Assad e Israel: el resurgimiento del darwinismo político

Publicado el Por Muhammad Javed (author)

Lugar(es):

El presidente sirio Bashar Assad en Damasco, Siria, el 10 de mayo de 2010 [Sasha Mordovets / Getty Images]
El presidente sirio Bashar Assad en Damasco, Siria, el 10 de mayo de 2010 [Sasha Mordovets / Getty Images]

¿Qué hace que un régimen y su gobernante sean legítimos? La pregunta ha pasado por las mentes de los más grandes filósofos y politólogos desde la antigua Grecia hasta la Ilustración; de Platón a Kant; y abarca todo un discurso dentro de la ciencia política. ¿Es legítimo un gobierno o gobernante únicamente a través de la elección democrática de la mayoría? ¿La legitimidad depende de los derechos que el gobierno otorga a sus sujetos? ¿O es la fuerza militar y el poder sobre las instituciones la única legitimidad real que existe?

Cuando la guerra civil en Siria estalló en 2011, tras la brutal represión del régimen contra los manifestantes, reveló la fragilidad del estado y la falta de apoyo público para el gobierno del presidente Bashar Al-Assad. A pesar, por supuesto, del 98 por ciento de los votos que recibió en 2007 y el 88 por ciento en 2014.

A medida que varios grupos surgieron en el transcurso del conflicto, particularmente con las rápidas conquistas territoriales llevadas a cabo por Daesh en 2014, el control de Assad sobre el país le fue legado por su padre y el derrocamiento de su régimen cuando la rebelión llegó a las puertas de Damasco condujo a un creciente escepticismo en el mundo exterior sobre su legitimidad para gobernar. Fue suspendido por la Liga Árabe por cometer atrocidades contra su propio pueblo, se cortaron los lazos internacionales, se le impusieron sanciones a él y a sus afiliados, y el país sobre el que alguna vez tuvo el dominio absoluto fue presa de infinidad de fuerzas y representantes extranjeros.

Assad se convirtió esencialmente en un señor de la guerra dentro de un país invadido por señores de la guerra, y su legitimidad no fue reconocida por gran parte de la población siria ni por la comunidad internacional. En 2012, un año después de que comenzaran las protestas, la UE y EE.UU. reconocieron a la Coalición Nacional para las Fuerzas Revolucionarias y de Oposición sirias como los "representantes legítimos de las aspiraciones del pueblo sirio" y, en 2015, el régimen controlaba menos de la mitad del territorio de Siria, enfocando sus recursos cada vez menores en asegurar las áreas occidentales del país más cerca de Damasco para retener sus tierras alauitas.

 

Los fundamentos de la legitimidad.

Con las recientes victorias de Assad y su casi dominación de la guerra civil, su legitimidad es nuevamente reconocida gradualmente por aquellos que, hace apenas cuatro años, lo despreciaron y lo condenaron. La sede de la Liga Árabe en El Cairo se hace eco de la posibilidad de volver a admitir a Assad en su redil; el ministro de Asuntos Exteriores de Omán visitó Damasco en julio; Arabia Saudí simplemente ha dicho que es "demasiado pronto" para restablecer los lazos con Siria; y los EAU y Omán asisten y participan actualmente en la Feria Internacional de Damasco de este año.

Aunque difieren completamente en sus situaciones políticas actuales, los gobiernos de Israel y Siria pueden estar sujetos a una evaluación muy similar de su legitimidad. Antes y durante la "guerra de independencia" de Israel en 1948, ¿qué legitimidad tenía el estado naciente con sus milicias capacitadas y fundaciones territoriales? Los colonos sionistas, antes del establecimiento de Israel, establecieron sus cimientos a través de una red de compras de tierras, proyectos agrícolas en kibutzim y un fuerte aumento de la inmigración judía. El estado de Israel prosperó en ganancias territoriales, victorias militares, estructuras gubernamentales y lazos diplomáticos durante las siguientes décadas, y ahora es reconocido como un estado "legítimo" con el que se puede realizar comercio y todas las naciones pueden hacer alianzas, con excepción de algunas. Ese status quo se fortalece año tras año a través del avance de su base industrial, particularmente en tecnología y spyware, y los tratos que lleva a cabo con los estados, tanto a nivel regional como en el extranjero. La limpieza étnica que está llevando a cabo del pueblo de Palestina, en cuya tierra se creó Israel, es ampliamente rechazada por sus partidarios en Occidente.

Assad, al igual que Israel a lo largo de las décadas, está implementando y consolidando su autoridad y legitimidad, con victorias en el sur de la provincia de Idlib y una gradual aceptación en la región. Por lo tanto, tenemos un régimen una vez despreciado que ya no está condenado por las atrocidades que ha cometido desde 2011. Esto sugiere que el darwinismo político, con la "supervivencia del más apto" (o más fuerte), tiene un papel en Siria. Somos testigos de una manifestación de la creencia inexplicable (y su aceptación) de que "el poder es correcto", una dura realidad histórica que el orden liberal global de un sistema de unidad internacional lleno de matices y manifestado en las Naciones Unidas nunca ha sido capaz de aplastar.

Bajo tal concepto, la idea de un estado que no tiene derecho a existir es un mito, ya que el control del territorio, los recursos, el poder militar y una poderosa influencia sobre su pueblo es lo que le da legitimidad a un estado o régimen, no a la moral ni a la democracia. El gobierno de un estado que nació de la limpieza étnica (Estados Unidos, Israel e incluso un estado potencial como el "Califato" de Daesh, por ejemplo) es condenado un día, al día siguiente tiene potencial económico y al otro es reconocido y establecido con una pila de acuerdos financieros de entidades extranjeras.

 

Un arma de doble filo

Consideremos también la situación en Turquía: no existiría dicho país si los turcos selyúcidas bajo el mando del sultán Alp Arslan no hubieran ganado la batalla de Manzikert en 1071, abriendo las puertas de Anatolia. La Guerra de la Independencia en 1922, si no hubiera sido ganada por las fuerzas turcas restantes, habría visto a los griegos y armenios tener su propia legitimidad sobre partes de Anatolia.

Por lo tanto, que un gobierno o estado sea legítimo o ilegítimo está sujeto a la opinión de quien se ve afectado por él: un palestino que ha sido expulsado de su tierra natal verá inevitablemente a Israel como ilegítimo, mientras que un gobierno o empresa al otro lado del Atlántico probablemente lo vería como una entidad legítima en su búsqueda de ganancias económicas.

Aunque el hecho de que la legitimidad no se base enteramente en la voluntad del pueblo o en los fundamentos morales es desalentador, hay un elemento de esperanza en tal situación, ya que es un arma de doble filo. Si una coalición opositora cambiara el rumbo de Idlib y rechazara a las fuerzas del régimen sirio y sus aliados, retomando gran parte de su territorio conquistado y derrocando a Assad en las calles de Damasco, entonces cualquier gobierno resultante sería considerado legítimo a los ojos del mundo. Del mismo modo, si un partido palestino obtuviera el apoyo militar de países simpatizantes y declarara un Estado de Palestina, entonces eso también se consideraría sin duda legítimo en algún momento u otro, a menos, por supuesto, que el poder de Israel y sus aliados continúe aplastando el derecho de los palestinos a tener un estado propio.

La aceptación gradual de que Assad siga siendo el gobernante legítimo de Siria, junto con el restablecimiento de los lazos con su régimen, sigue el mismo camino que Israel tomó hace siete décadas y en el que aún sigue: las deficiencias morales y las violaciones de los derechos humanos no importan en un contexto mayor; los fines justifican los medios cuando los intereses económicos tienen prioridad. Para contrarrestar tal narrativa y evitar que se normalice, la comunidad internacional debería centrarse en boicotear el régimen de Assad, condenarlo por sus violaciones del derecho internacional y negarse obstinadamente a reconocerlo. Assad debería asumir la responsabilidad de los más altos estándares de derechos humanos, tal como muchos han estado tratando de hacer con Israel durante más de medio siglo. Por encima de todo, la justicia se pierde cuando se normaliza a un autor de abusos contra los derechos humanos, se le legitima y se le permite la entrada en la comunidad de naciones.

 

 

Fuente: Middle East Monitor

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “Assad e Israel: el resurgimiento del darwinismo político”

Dejar una respuesta