¿Por qué las grabaciones de "Mekameleen" podrían derrocar al gobierno de Al-Sisi?

Publicado el Por David Hearst (author), Arabia Watch (author)

Lugar(es): El Cairo

 Las voces en la grabación de audio al parecer corresponden a altos funcionarios en la oficina de Abdel Fattah al-Sisi
Las voces en la grabación de audio al parecer corresponden a altos funcionarios en la oficina de Abdel Fattah al-Sisi

 

La investigación de la policía británica de las acusaciones sobre la responsabilidad del gobierno egipcio en las torturas y el maltrato de prisioneros, ha generado pruebas que autentifican la grabación en la que funcionarios de alto rango en la oficina de Abdel Fattah Al-Sisi discuten cómo fabricar pruebas de cara a la detención ilegal de Mohamed Morsi.

La verificación de la grabación es crucial para un proceso judicial en Gran Bretaña, ya que el contenido de la grabación establece el papel central de Sisi y de su círculo más cercano en las detenciones y el socavamiento del imperio de la ley en Egipto. Si la prueba es aceptada por la Fiscalía de la Corona, podría ser utilizada para detener a ex ministros y generales egipcios si se hallaren bajo jurisdicción de los tribunales británicos, según ha explicado un destacado asesor legal.


Pruebas forenses

Una sección de 30 minutos de la grabación fue examinada por el principal laboratorio forense de análisis acústico de Gran Bretaña, que suele ofrecer análisis forense de voz a los tribunales británicos, así como asesoramiento y formación a organismos internacionales.

El equipo forense tuvo la tarea de analizar si la voz del participante principal en la discusión, el general Mamdouh Shahin, asesor jurídico del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas (CSFA) era verídica o no.

El equipo comparó la cinta con otras muestras grabadas de su voz, concluyendo que: “Hemos evaluado la probabilidad de encontrar (...) la posibilidad de que la voz de Mandouh Shahin fuera de otra persona (...) hemos considerado el grado de similitud entre la (grabación) de referencia y otras grabaciones (...) Sobre la base de estas evaluaciones, nuestra opinión es que la evidencia proporciona un fuerte apoyo a que el orador en cuestión es el Sr. Mandouh Shahin”, así mismo, el laboratorio rechazó la posibilidad de que las cintas, que habían sido emitidas por la cadena de televisión turca Mekameleen, hubieran sido fabricadas o manipuladas electrónicamente, y procedieron a explicar los indicios técnicos que les han llevado a concluir que la grabación es auténtica.

Fuentes cercanas al canal declararon que esta es la primera vez que una grabación difundida por Mekameleen se ha investigado, y su autenticidad abre la puerta a que otras grabaciones sean examinadas por un forense.

Aparte de la policía británica, las evidencias también se enviarán a la Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos -que el año pasado ordenó una moratoria sobre la pena de muerte en Egipto- y a la Comisión de Derechos Humanos de la ONU.

La verificación socava aún más la imagen de Sisi a los ojos de su jefe entre los donantes del Golfo, Arabia Saudí. En conversaciones posteriores filtradas de Sisi y su gabinete, éstos menosprecian a sus donantes del Golfo, calificándoles de “semi-Estados”, y discute cómo canalizar el dinero que Egipto está recibiendo de Arabia Saudí, Kuwait y Emiratos Árabes Unidos a cuentas bancarias utilizadas por el ejército egipcio.

En un discurso del domingo, Sisi se dirigió directamente a sus “hermanos del Golfo” con las siguientes palabras: “La tecnología está siendo utilizada con el fin de lograr metas (...) debemos estar atentos a lo que se hace con el fin de crear división y discordia. Me he reunido con todos los estamentos de la sociedad egipcia, yo hablaba y mi voz se grababa hasta mil horas. En las mil horas no hay ni una sola violación o abuso que salga de mi boca en contra de nadie, ni de un Estado, ni de una facción, ni grupo ni entidad”.

 

“La falsificación está a la orden del día”

Las cintas verificadas corresponden a una conversación en la que asesores superiores de Sisi intentan resolver el problema planteado por la detención inicial de Morsi, que era ilegal bajo la ley egipcia. Morsi estaba recluido en un cuartel militar en la base naval de Abukir cerca de Alejandría, mientras que los fiscales del gobierno en una audiencia en la Corte habían afirmado que Morsi estaba bajo la custodia del Ministerio del Interior.

En la grabación se oye decir que si los fiscales pierden el caso de la detención de Morsi en la Corte, “los cargos de espionaje y el caso de asesinato” colapsarían. Después, se escucha a Shahin dirigirse a Abbas Kamil, director de la oficina de Sisi, y advertirle de que tienen que proporcionar a los fiscales una orden de arresto firmada por el general Mohamed Ibrahim, el ministro del Interior “con efecto retroactivo al día del golpe”. Shahin se aseguraría de que la orden parezca legítima.

En la misma cinta, se escucha a Shahin y a Kamil hablando con el comandante de la base donde se llevó inicialmente a Morsi, Osama Al-Gindy. Shahin trata de convencer al comandante de disfrazar su base naval para que parezca una prisión del Ministerio del Interior.

Kamel y Shahin discutieron también sobre cómo enviar guardias a la prisión recién convertida, así como inventar un registro de visitas con las fechas reales y los nombres de las delegaciones de los líderes africanos y abogados de derechos humanos egipcios. Para agregar un grado extra de autenticidad, Kamel sugirió agregar una sala de torturas para mostrar cómo los prisioneros son colgados de los pies. Shahin, por último, bromea: “Siempre se puede mandar hacer… la falsificación está a la orden del día”.

 

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “¿Por qué las grabaciones de "Mekameleen" podrían derrocar al gobierno de Al-Sisi?”

Dejar una respuesta