Las señales superficiales del malestar en las relaciones egipcio-saudíes

Publicado el Por Arabia Watch (author), Mamoon Alabbasi (author)

Lugar(es): El Cairo, Riad

El rey saudí, Salman bin Abdulaziz hablando con el presidente egipcio, Abdel Fattah Al-Sisi, en Riad el 1 de marzo
El rey saudí, Salman bin Abdulaziz hablando con el presidente egipcio, Abdel Fattah Al-Sisi, en Riad el 1 de marzo

 

Las señales de los desacuerdos entre Arabia Saudí y Egipto sobre sus políticas en Oriente Medio han surgido recientemente, la última de ellas parece haberse producido durante la cumbre de la Liga Árabe con sede en el balneario de Sharm Al-Sheikh el domingo.

Durante la cumbre el presidente egipcio, Abdel Fattah Al-Sisi, pidió que se leyera una carta escrita por el presidente ruso, Vladimir Putin, provocando la ira del ministro de exteriores saudí, Saud Al-Faisal, quien arremetió contra el contenido de la carta.

En la carta Putin criticó los ataques saudíes en Yemen y pidió “la resolución de todos los problemas a los que se enfrenta el mundo árabe a través de medios pacíficos sin ninguna interferencia externa”.

En respuesta a la carta Faisal acusó a Putin de hipocresía y dijo que el líder ruso “habla sobre los problemas de Oriente Medio como si Rusia no influyera en esos problemas”, y agregó que las políticas de Moscú son “la parte principal de las atrocidades que aquejan al pueblo sirio”.

En la cumbre no estuvo presente ningún representante de la oposición siria, a diferencia de la anterior reunión de la Liga Árabe. Hecho que algunos han interpretado como un paso más de Egipto hacia lograr lazos más fuertes con Rusia, que apoya al régimen del presidente sirio, Bashar Al-Asad.


Guerra mediática

Las declaraciones oficiales entre Arabia Saudí y Egipto no reflejan un distanciamiento entre los dos estados y Riad continuó respaldando financieramente a El Cairo desde el derrocamiento del presidente electo Mohammed Morsi el 3 de julio de 2013.

Sin embargo, medios destacados de ambos países recientemente han participado en una disputa pública que ha resaltado las diferencias políticas no reconocidas a nivel oficial.

Una serie de presentadores de televisiones privadas, emitidas por vía satélite, han criticado cada vez más al reinado de Salman, quien es rey desde enero tras la muerte del rey Abdullah que era conocido por su firme apoyo a El Cairo.

Los críticos egipcios del rey Salman no se alegraron por el aparente acercamiento entre Riad y Ankara tras la reciente visita del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, quien ha sido un firme partidario de Morsi.

La visita se ha interpretado como una señal de cambio en la política exterior del Reino saudí.

 

El cambio en la política exterior de Arabia

“Arabia Saudí ha pasado de su “obsesión” por los Hermanos Musulmanes a que otros estados del Golfo tuvieran que seguir su ejemplo”, dijo Jamal Khashoggi, columnista saudí y director general del canal Alarab.

Khashoggi reconoció que ha habido un cambio en las prioridades de la política exterior de Arabia Saudí que ahora se enfoca en lo que Riad considera las amenazas crecientes del Estado Islámico (ISIS) e Irán.

Voces egipcias, por su parte, han pedido mejores relaciones con Irán y Siria, cuyos gobiernos son respaldados por Rusia. Mientras Moscú ya ha estado fortaleciendo los lazos con Sisi.

Comentaristas como Ibhahim Issa y Youf Al-Hussaini han sido particularmente audaces en sus críticas a Arabia Saudí desde que reina Salman, recientemente con respecto a Yemen. Khashoggi acusó a los medios de comunicación egipcios de ser portavoces “del régimen”.

En respuesta, Hussaini aconsejó con sorna al columnista saudí que aprenda de los medios de comunicación de los Emiratos Árabes Unidos sobre la manera de formular observaciones sobre los asuntos egipcios.

 

Las fricciones sobre Siria

Mientras algunos observadores consideran que las posiciones en los medios de Egipto difunden los puntos de vista del presidente Sisi, como ya sugirieron anteriormente algunas filtraciones, otros analistas sostienen que tales posturas genuinamente representan el pensamiento de la izquierda egipcia.

Mohammed Mohsen Abo Al-Nour, analista político e investigador de relaciones internacionales y asuntos iraníes, dijo: “Los medios de comunicación egipcios son ricos en diferentes puntos de vista y orientaciones” y agregó que los izquierdistas de Egipto han sido tradicionalmente críticos con Arabia.

Sin embargo, Abo Al-Nour señaló que aunque El Cairo goza de un fuerte apoyo de Riad y el rey Salman asistió personalmente a la cumbre de Sharm Al-Sheikh, la adopción de Egipto de una “posición neutral con respecto al conflicto en Siria puede causar fricciones con sus socios del Golfo”.

“El rey Salman hizo algunos ajustes en la política exterior de Arabia Saudí incluyendo la restauración del equilibrio a la órbita suní para contrarrestar la órbita chií liderada por Irán”, añadió.

 

Lazos entre Moscú y Egipto: ¿reviven el nasserismo?

La mejora de los lazos de Egipto con Rusia se ha atribuido a una serie de factores pero los analistas advierten sobre las implicaciones en las relaciones bilaterales entre El Cairo y Moscú.

"Sisi quiere presentarse como el nuevo ex presidente egipcio Jamal Abdul Nasser cuyo ejército dependía en gran medida de armas soviéticas", dijo  Peter Oborne, ex jefe de la sección de comentario político del Daily Telegraph.

El líder egipcio actual está tratando de ser visto como independiente de Occidente pero tanto Washington como Moscú han alabado la "guerra contra el terror" de Sisi, en particular en la península del Sinaí, añadió Oborne, citando los anteriores puntos de acuerdo entre Estados Unidos y Rusia, incluyendo la guerra en Chechenia.

"La educación militar de Sisi ha sido formada por los americanos, no los rusos", dijo Kal Abraham, un analista con sede en Londres, y agregó que "el propósito de su cortejo de Moscú es sólo tener a Washington celoso con el fin de asegurarse un apoyo ineludible de Estados Unidos ".

Si este análisis es correcto entonces la política de Sisi de ser tolerante con Moscú así como la búsqueda para “diversificar” sus proveedores de armas mediante la compra de armas a Francia y Alemania parece haber funcionado.


EE.UU. levanta la congelación con envío de los F-16 a Egipto

El martes la Casa Blanca anunció el fin de la congelación de envío de material bélico con la entrega de una docena de aviones F-16 a Egipto, en vigor desde el derrocamiento de Morsi y la posterior represión gubernamental contra los manifestantes en 2013.

La industria militar egipcia depende principalmente de los Estados Unidos para los repuestos de su equipo y artillería, según Abo Al-Nour.

El anuncio de Estados Unidos llegó cuando Amnistía Internacional publicó un informe sobre la pena de muerte en 2014, en el cual Egipto aparece en segundo lugar, sólo por detrás de Nigeria en el número de sentencias de muerte, con un total de 509, aunque El Cairo sólo ha llevado a cabo una ejecución hasta el momento.

El anuncio también se produjo después de un reciente informe de la Comisión Europea criticando el expediente de derechos humanos y libertades personales de El Cairo.

"Egipto hizo un progreso limitado ... especialmente en una democracia profunda y sostenible", dijo el informe de la Unión Europea, que condenó las "restricciones a la sociedad civil y las manifestaciones pacíficas" de El Cairo, así como su uso de la pena de muerte.

Una de las razones por la cual algunos estados están dispuestos a pasar por alto las violaciones de los derechos en Egipto, según algunos observadores señalan, es la amenaza del terrorismo, contra el cual los funcionarios de El Cairo dicen constantemente que están luchando. Los egipcios también parecen haberse asegurado el respaldo del Golfo basado en el miedo de este último de la influencia de los Hermanos Musulmanes.  


Vientos de cambio en Yemen

Sin embargo ya que los temores por la Hermandad, según los informes, se han reducido en la nueva corte real de Riad a medida que ha aumentado el temor por la expansión de ISIS y la mayor influencia de Irán en la región. El Cairo parece estar tratando de promover su valor para Arabia Saudí a través de su rápido apoyo a las operaciones militares saudíes en Yemen.

El movimiento egipcio al parecer supone un cambio en su política hacia Yemen, teniendo en cuenta los informes sobre contactos secretos entre El Cairo y representantes de la milicia hutí respaldada por Irán, para contrarrestar la influencia de la inspiración de los Hemarnos Musulmanes en el partido Islah de Yemen.

La comunicación con Islah, se produjo antes de una esperada visita de Hamas a Riad, para disgusto de El Cairo, en un momento en que las relaciones entre el movimiento palestino e Irán están luchando para volver a su punto máximo desde el levantamiento de Siria en marzo de 2011, que Hamas y los saudíes apoyaron, mientras que Irán y Rusia apoyaron a Asad.

 

Fuerza árabe conjunta en medio de 'grandes diferencias'

Otra área donde los saudíes y egipcios son propensos a no estar de acuerdo es en la reciente propuesta de Sisi, ante los  22 miembros de la Liga Árabe, para establecer una fuerza conjunta, a pesar de bienvenida actual a la idea de Riad.

"La idea de una fuerza militar árabe verdaderamente conjunta sigue siendo más una aspiración que una realidad",  dijo Frederic Wehrey, un experto de la Fundación Carnegie para la Paz Internacional, añadiendo que se enfrenta a "la desconfianza política entre los estados".

La opinión de Wehrey es compartida por James Dorsey, un analista de Oriente Medio para la Escuela de Estudios Internacionales Rajaratnam con sede en Singapur.

"Yo no creo que exista demasiado contenido en esta fuerza", dijo Dorsey a la AFP, "a pesar de las declaraciones de unidad, hay grandes diferencias entre los estados árabes", añadió.

 

 

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “Las señales superficiales del malestar en las relaciones egipcio-saudíes”

Dejar una respuesta