La revisión de la Hermandad Musulmana como reflejo de las relaciones entre Reino Unido y Emiratos Árabes Unidos

Publicado el Por Arabia Watch (author), Rori Donaghy (author)

Lugar(es): Londres

 Mohammed bin Zayed Al-Nahyan ha sido una figura crucial detrás de la opinión británica sobre la Hermandad Musulmana (fotografía: AFP)
Mohammed bin Zayed Al-Nahyan ha sido una figura crucial detrás de la opinión británica sobre la Hermandad Musulmana (fotografía: AFP)

 

El Gobierno del Reino Unido publicó el jueves las principales conclusiones de una revisión a la Hermandad Musulmana, poniendo fin a una historia que ha estado sumida en la controversia y ha planteado preguntas sobre la influencia de los intereses extranjeros sobre funcionarios británicos.

La revisión, dirigida por el ex embajador de Reino Unido en Arabia Saudí, Sir John Jenkins, no ha proscrito a la Hermandad Musulmana como una organización terrorista, pero el primer ministro, David Cameron, dijo que pertenecer al grupo es un "posible indicador de extremismo".

Este resultado probablemente está muy por debajo de las expectativas de los Emiratos Árabes Unidos, quien se sabe ha desempeñado un papel clave - si no crucial - en su puesta en marcha.  

En noviembre, The Guardian reveló que los Emiratos Árabes Unidos había presionado al primer ministro Cameron para que reprima a la Hermandad a cambio de lucrativos contratos comerciales.

De acuerdo con The Guardian, varias figuras de alto perfil de los Emiratos Árabes Unidos estaban involucradas, pero la figura clave fue el príncipe heredero de Abu Dhabi, Mohammed bin Zayed Al-Nahyan; que es conocido popularmente como MBZ en el Golfo.

MBZ es ampliamente reconocido como el presidente de facto de los Emiratos Árabes Unidos,  mientras que Khalifa bin Zayed Al-Nahyan raramente es visto en medio de rumores de que está seriamente enfermo.


Intereses personales de MBZ

El orígen de la revisión de la Hermandad por parte del Reino Unido no se puede entender sin entender el odio de MBZ contra los islamistas.

Muchos consideran la elección del líder de la Hermandad, Mohammed Morsi, a la presidencia de Egipto en 2012 como el primer detonante que llevó finalmente al Reino Unido a anunciar la revisión a manos de Jenkins el 1 de abril de 2014.

Para MBZ, la elección de Morsi señaló el potencial de la Hermandad de extenderse en una región en constante cambio y de llevar su marca de la democracia islámica hasta el Golfo autocrático.

La raíz del odio de MBZ hacia la Hermandad no se conoce públicamente, sin embargo, hay una historia frecuentemente relatada entre los analistas regionales que indica que el príncipe heredero de joven 'casi' se unió al grupo, pero se alejó con disgusto ante lo que percibía como su cooptación de la religión para alcanzar el poder político.

La posición de MBZ también puede ser entendida a través del prisma de un gobernante autoritario que cree sus “súbditos”, en gran medida conservadores y religiosos, podrían encontrar en la Hermandad un grupo atractivo al que unirse.

La elección de Morsi en El Cairo podría haber encendido la alarma de MBZ, que ya había estado luchando contra la Hermandad a nivel nacional por un período de tiempo significativo.

El grupo de los Emiratos afiliado a la hermandad, Al-Islah - que pretendía ser exclusivamente una organización interna centrada en la reforma social y política - fue abordado por MBZ en 2003, cuando mantuvo conversaciones con ellos para intentar poner fin a sus actividades y cortar sus presuntos vínculos con organizaciones internacionales lideradas por la Hermandad.

Islah rechazó la propuesta al tiempo que aumentó sus llamamientos a la reforma política. Durante la década siguiente, Islah se ha enfrentado a una creciente represión y el grupo se ha disuelto, proscrito como una organización terrorista, y sus líderes han sido encarcelados u obligados a vivir en el exilio.

Filtraciones del Departamento de Estado de Estados Unidos, publicadas por Wikileaks, mostraron que en 2004 MBZ creía que Islah se infiltró en el Gobierno de los Emiratos Árabes Unidos. También dijo a funcionarios estadounidenses que si hubiera elecciones en los Emiratos Árabes Unidos, Islah ganaría fácilmente.

Después que levantamientos populares se extendieron por todo el mundo árabe en 2011, estas preocupaciones nacionales se expresaron en términos regionales, con MBZ presenciando cómo los partidarios de la Hermandad estaban aprovechando el descontento popular para salir de las sombras, y cómo potenciales líderes políticos emergían en países como Libia, Túnez, Egipto y Yemen.

Cuando Morsi fue anunciado como el primer presidente democráticamente electo de Egipto el 24 de junio de 2012, MBZ estaba supervisando una ofensiva contra Islah en los Emiratos Árabes Unidos. Sus dirigentes habían sido detenidos, encarcelados, y se dijo que el grupo estaba planeando un golpe secreto para hacerse con el poder de la familia gobernante.

 

Estrategia de los EAU en el Reino Unido

Las revelaciones publicadas por The Guardian el mes pasado se refieren a notas informativas escritas entre el jefe de relaciones públicas de Abu Dhabi y el ciudadano británico Simon Pearce, en las que se planteó la idea de presionar al Reino Unido para que reprima a la Hermandad a cambio de ofertas de petróleo y armas por valor de miles de millones de libras.

Una parte clave de este esfuerzo por parte de Abu Dhabi de ejercer su influencia sobre el gobierno británico incluía la petición de MBZ a Cameron para reprimir a la BBC, por supuestamente tener infiltrados a "simpatizantes islamistas".

En julio de 2012,  Abdulla Nasser Al-Suwaidi, director general del Estado de la Abu Dhabi National Oil Company, confirmó que el gigante petrolero BP no había recibido una carta invitándoles a presentar ofertas para las nuevos y lucrativas concesiones petroleras en los Emiratos Árabes Unidos.

En agosto surgieron informes sugiriendo que la exclusión en la licitación petrolera BP pudo, al menos en parte, haberse debido al enfado de los Emiratos sobre lo que veía como el apoyo británico a la Primavera Árabe. Fundamentalmente, en este momento varios líderes de Islah llegaron a Londres y solicitaron asilo político.

Al mismo tiempo, los grupos de derechos humanos comenzaron a publicar las denuncias de que las autoridades de los Emiratos Árabes Unidos estaban torturando a los líderes de Islah detenidos, dando lugar a numerosos informes en la prensa británica, lo que fue interpretado por Abu Dhabi como una traición por parte de Londres.

En septiembre de 2012, BP anunció un contrato de gas por $11 mil millones en una rueda de prensa conjunta con el presidente y líder de la Hermandad, Mohamed Morsi. Tras el anuncio de BP, el ministro de Exteriores británico, William Hague, extendió una  invitación a Morsi para visitar el Reino Unido y reunirse con Cameron.

El mes siguiente, el líder de Islah, Said Nasser Al-Teniji, que estaba viviendo en el exilio fuera de los Emiratos Árabes Unidos, escribió un artículo de opinión en The Guardian sobre la represión de los Emiratos Árabes Unidos en contra de la Hermandad. Teniji también fue invitado por la BBC en árabe para discutir los arrestos a miembros de Islah y las denuncias de tortura, lo cual motivó una importante campaña de Emiratos Árabes Unidos en las redes sociales contra el Reino Unido.

A mediados de octubre, The Guardian publicó un editorial criticando severamente la alianza entre el Reino Unido y los Emiratos Árabes Unidos a la luz de la represión Islah.  

Una semana después del editorial de The Guardian, el Financial Times publicó un  informe citando a una fuente oficial de los Emiratos Árabes Unidos diciendo que la exclusión de BP de las concesiones petroleras "no era una decisión definitiva" al tiempo que advirtió que "las cosas pueden deteriorarse" y los Emiratos Árabes Unidos podría "desconectarse" del Reino Unido.

El 5 de noviembre, el primer ministro Cameron aterrizó en los Emiratos Árabes Unidos para tratar de persuadir a Abu Dhabi de la compra de 100 aviones de combate por valor de más de 6 mil millones de libras.

El 6 de noviembre, el Reino Unido y los Emiratos Árabes Unidos anunciaron una asociación formal en Defensa e Industria por miles de millones de libras en aviones de combate.

El 28 de noviembre, el príncipe de Abu Dhabi anunció que iba a comprar activos de BP por valor de más de $1,3 mil millones, el cual fue reportado como un signo de que las relaciones entre el Reino Unido y los Emiratos Árabes Unidos estaban en vías de recuperación.  A mediados de diciembre BP fue invitado a presentar su ofertas para la concesión petrolera de Abu Dhabi.


Compromisos cambiantes del Reino Unido

Durante los primeros seis meses de 2013, las alianzas políticas delicadas y contradictorias en el Reino Unido se vieron equilibradas entre la visita de Estado de Khalifa bin Zayed Al-Nahyan de EAU y una reunión secreta que Cameron mantuvo con líderes de la Hermandad egipcia.

En junio, altos funcionarios egipcios se reunieron con sus homólogos británicos en Londres para preparar la visita del presidente Morsi prevista para el próximo mes. Fue una visita que nunca se llevó a cabo, ya que el 3 de julio se completó un golpe militar popularmente respaldado en El Cairo a manos del jefe del Ejército, Abdel Fattah Al-Sisi, que tomó el poder y encarceló a Morsi.

En el mismo día en el que se produjo el golpe militar en Egipto, los Emiratos Árabes Unidos anunciaron el resultado del mayor juicio político en la corta historia de su país. 69 líderes de Islah fueron enviados a prisión por períodos de entre 7 y 15 años, todos ellos condenados por cargos de sedición.

Este fue un momento decisivo para la Hermandad en el Reino Unido. A partir de entonces, el grupo al parecer dejó de tener utilidad para el gobierno británico, después de haber sido depuesto del poder en Egipto.

El triángulo político entre los Emiratos Árabes Unidos, Reino Unido y la Hermandad se convirtió fundamentalmente en un intento británico por aumentar el comercio con Abu Dhabi. El multimillonario acuerdo en venta de cazas de combate nunca fue formalizado, pese a nuevas visitas de Cameron a los Emiratos Árabes Unidos para tratar de cerrar la venta.

En diciembre de 2013, anunció que la empresa del ejército británico BAE Systems no había podido ganar el contrato de los Emiratos Árabes Unidos. El Reino Unido no estaba en condiciones de reaccionar con disgusto contra los Emiratos Árabes Unidos, al menos en público, debido a que el estado del Golfo seguía siendo un socio comercial clave con capacidad de proporcionar oportunidades lucrativas.

En 2009, el comercio bilateral entre los dos países ascendió a unos $11 mil millones. En 2013, esta cifra había aumentado a $18 mil millones.

En marzo de 2014, MBZ se reunió con Cameron en torno a la Cumbre de Seguridad Nuclear en los Países Bajos y discutieron "varias cuestiones regionales e internacionales". Menos de un mes después, el 17 de abril, Cameron anunció la revisión a la Hermandad y nueve días después, Jenkins se reunió con el alto funcionario de Abu Dhabi, Khaldoon Al-Mubarak, en su primera visita a Emiratos Árabes Unidos como parte de la revisión.

Mientras que el Reino Unido se alejaba de la Hermandad egipcia, en enero de 2014 se confirmó que varios dirigentes de Islah en Londres habían recibido asilo político, lo que enfureció claramente Abu Dhabi.

En mayo, los Emiratos Árabes Unidos anunció que iban a dejar de usar a oficiales británicos como instructores militares. El Financial Times informó que  los Emiratos Árabes Unidos estaba disconforme con lo que percibían como una continua aquiescencia del Reino Unido a la amenaza de grupos islamistas, incluido Islah.

La frustración en Abu Dhabi creció aún más debido a los rumores sobre que la revisión de la Hermandad del Reino Unido concluiría que el grupo no es un grupo terroristas.

En octubre MBZ se reunió con Cameron en Londres. Tres días después de la visita, el 19 de octubre, un informe publicado en Telegraph sugirió que habría una amplia ofensiva contra la Hermandad en el Reino Unido.

Sin embargo, otros informes de prensa  casi inmediatamente dijeron todo lo contrario, y al parecer confirma que la Hermandad sería absuelta de vínculos con el terrorismo.


Todo este juego político hace referencia al odio personal de MBZ contra la Hermandad. El dinero de su país, y su capacidad para ejercer influencia sobre países como el Reino Unido, han marcado la revisión de Jenkins. Queda por ver si el príncipe heredero de Abu Dhabi estará satisfecho con un resultado acompañado por Cameron dando un discurso de bajo perfil en el Parlamento diciendo que la Hermandad tiene una "relación muy ambigua con el extremismo".

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “La revisión de la Hermandad Musulmana como reflejo de las relaciones entre Reino Unido y Emiratos Árabes Unidos”

Dejar una respuesta