El derrumbamiento de la reputación de Sisi

Publicado el Por David Hearst (author), Arabia Watch (author)

Lugar(es): El Cairo

Sisi despide al rey Salman (fotografía: SPA)
Sisi despide al rey Salman (fotografía: SPA)

 

El presidente Abdel Fattah Al-Sisi ha quemado la vela por ambos extremos. Se abrió camino quemando al partido político más grande de Egipto, los Hermanos Musulmanes, y dio después a los liberales seculares que apoyaron su golpe contra Mohamed Morsi el mismo tratamiento: Encarcelamiento, tortura o destierro. Una parte significativa de la élite política e intelectual de Egipto está ahora en el exilio.

La fuente de legitimidad de Sisi en el otro extremo ha sido la comunidad internacional. Sisi esta semana, ha estado quemando también ese extremo de la vela.

La semana de Sisi debería haber comenzado por lo alto, con la visita del rey saudí Salman. Después de toda la tensión entre los dos países (en el momento de la sucesión de Salman, los medios de comunicación servilmente pro-Sisi calificaron al entonces príncipe de la Corona como ‘no apto’ para el cargo) y después de que todos los informes sobre que el flujo de dinero saudí se estaba secando, esto debería haber sido una ocasión para silenciar a todos los escépticos: Salman estaba invirtiendo $22 mil millones en Egipto. La presidencia egipcia describió la visita de Salman como “la culminación de los estrechos lazos de hermandad entre los dos países”. La visita de Salman estaba precedida de mucha propaganda, al igual que lo estuvo la visita de Sisi a Gran Bretaña en noviembre del año pasado. Sisi esperaba en ambas ocasiones lograr grandes avances. Sin embargo, durante su visita a Londres, Cameron canceló todos los vuelos de British a Egipto como consecuencia de la explosión de un avión de pasajeros ruso sobre el Sinaí, tocando una marcha fúnebre sobre la industria del turismo egipcio. Un desastre similar esperaba a Sisi con la visita de Salman.

Parte del trato de hermandad fue entregar los saudíes dos islas deshabitadas pero estratégicas en el Golfo de Aqaba que habían estado bajo control egipcio durante gran parte del siglo pasado y fueron devueltas a Egipto por Israel en 1982. Egipto informó a Israel con antelación de su intención de dar las dos islas a los saudíes.

La rendición de la tierra de Egipto a su vecino Arabia no recibió muy buena acogida a nivel nacional, menos viniendo de un presidente que ha construido su imagen en ser “el nuevo Nasser de Egipto”. Los Hermanos Musulmanes dijeron que nadie tenía derecho a vender la propiedad del pueblo egipcio por un puñado de dólares. Ayman Nour dijo que el acuerdo se rescindirá "una vez que el pueblo egipcio sea libre". El movimiento de oposición secular 6 abril tiene prevista una arriesgada manifestación en la calle el viernes.

Ibrahim Eissa, anteriormente uno de los ‘rottweilers’ de Sisi, dio la espalda a su antiguo maestro diciendo: "El Egipto de Sisi se está poniendo detrás de Arabia Saudí, no por delante de él como lo hicieron Nasser y Sadat, y no a su lado como lo hizo Mubarak".

Ahmed Shafiq, dijo que independientemente de la historia de las islas, esto es un desastre para Egipto. La visita fraternal se convirtió en una pesadilla para el presidente egipcio.

La cesión de las islas a cambio de inversiones importantes de Arabia Saudí inevitablemente alimenta la impresión de que Sisi está vendiendo territorio egipcio para obtener ganancias financieras. Nour, líder del partido liberal Gahd El Thawra fue más allá al filtrar lo que según dijo era un documento de la embajada saudí que demuestra que los saudíes habían regalado caros relojes Rolex al presidente, el presidente del Parlamento y el primer ministro, además de relojes analógicos a cada miembro del Parlamento. Sin embargo, el embajador saudí en El Cairo dijo que el documento era un fraude.

La segunda calamidad que cayó esta semana sobre el presidente egipcio fue la retirada del embajador de Italia, después de la tortura y el asesinato de un estudiante italiano en El Cairo. Lo que pasó con el estudiante de doctorado de Cambridge, Giulio Regeni, no fue diferente a la suerte que corrieron miles de víctimas egipcias de las fuerzas de seguridad, a la que Sisi ha dado inmunidad general. De acuerdo con los informes forenses preliminares, sus manos y pies habían sido cortados; presentaba quemaduras de cigarrillos alrededor de los ojos y los pies y numerosos cortes en la cara. Su columna vertebral estaba rota. El valiente estudiante resistió durante 10 días.

El jefe de la Unidad de Investigaciones de Giza, Khaled Shalaby, afirmó inicialmente que Regeni había muerto en un accidente de tráfico y luego se dijo que unos delincuentes lo habían asesinado. La diferencia esta vez es que a los italianos se les mintió, pero su respuesta fue de indignación.

Matteo Renzi, el primer ministro italiano, que en una entrevista con Al Jazeera describió a Sisi como un gran y ambicioso líder, se ha visto obligado a hacer un brusco cambio de sentido, incluso para la forma de conducir italiana. Renzi vio en Sisi una oportunidad para abarcar juntos los intereses de seguridad, de negocios y de la política exterior de Italia en la región. La gigante petrolera italiana ENI encontró el yacimiento de gas más grande del Mediterráneo, en la costa de Egipto. El mayor banco de Italia, Banca Intesa, tiene grandes intereses en Egipto. Italia fue un entusiasta de Sisi, y lo vio como un combatiente del terrorismo no sólo en Egipto, sino también en Libia.

Italia, fue el primer país europeo que visitó a Sisi, y ahora se ha convertido en el primero en retirar a su embajador. Italia se ha encontrado de repente con lo que se siente al estar en el extremo receptor de las graves violaciones de los derechos humanos en Egipto. Ahora está pidiendo la solidaridad de la UE en sus exigencias de la verdad sobre Regeni.

El miércoles, Sisi la emprendió contra sus críticos, por segunda vez en un mes, culpó a todo el mundo menos a sí mismo por los dos desastres de relaciones públicas. Él dijo que los logros de Egipto no tenían precedentes en 20 años. Defendió a su Parlamento, a sus servicios de Inteligencia y llamó a la demarcación de las fronteras marítimas con Arabia SaudÍ. Egipto, dijo, se está deshaciendo porque "la gente del mal está entre nosotros, dentro de nosotros". Dijo que el pueblo egipcio se estaba haciendo daño a sí mismo al hablar sobre el acuerdo fronterizo.

En discurso en el que se contradijo a sí mismo frase por frase, Sisi dijo a los egipcios a dejen de hablar de las dos islas y esperen al debate parlamentario. Este debate es que el supuestamente se llevará a cabo de manera imparcial por parte de todos los miembros del Parlamento con sus nuevos caros relojes deportivos en la muñeca. Sisi se esforzó en explicar que “ no hemos abandonado algo que nos pertenecía, simplemente dimos a la gente lo que era suyo, Egipto no ha abandonado un solo átomo de arena y se le ha dado a los saudíes”.

Sisi además culpó a los medios egipcios por el clamor internacional ante la muerte de Regeni: "Somos nosotros, las personas de los medios, que nos hacemos esto a nosotros mismos, somos nosotros los que creamos el problema, con todo lo que se ha publicado... hay entre nosotros y dentro de nosotros gente mala que están sentados haciendo este tipo de trabajo, que anuncian un proyecto o una decisión y luego la ponen en duda y que acusan el Estado de ello”.

Sisi incluso se refirió al ‘elefante en la habitación’ del hombre que lo nombró ministro de Defensa, y al que ha puesto en la cárcel, Mohamed Morsi. Dijo: "Yo le dije ( a Morsi) que la gente lo había elegido, y le ayudarían, por el bien de las personas y por el bien del país".

Emad Shahin, profesor visitante en la Escuela de Servicio Exterior de la Universidad de Georgetown, dijo : "Sisi está sufriendo el dilema de seguridad. Cuanto más intenta construir su seguridad, cuanto más se basa en el miedo y la división, más se desconfía de las instituciones civiles y se desconfía totalmente del Ejército, más inseguro se vuelve. Es como alguien que tiene fuego dentro de su casa y que se oculta en la hierba de fuera para estar más seguro. Al final, el fuego lo encontrará un día dondequiera que intente ocultarse”.

"La gente piensa en él como el general que puede proporcionar seguridad pero sacrificar deliberadamente la libertad. Esta apuesta no ha valido la pena. La mayoría de sus proyectos están fallando, ya sea el canal de Suez, o las islas. El problema con las islas es ni siquiera fue tratado con un nivel mínimo de transparencia. Nos despertamos y nos dijeron que estas islas nunca nos pertenecieron a nosotros, cuando todos los libros de texto de todos los escolares dicen que si nos pertenecen".

La referencia de Sisi a Morsi fue una admisión espontánea después de tres años en el gobierno de que Sisi no puede estabilizar el país. ¿Cuántos de estos discursos desesperados se verá obligado a hacer Sisi? Es obvio para la oposición egipcia, secular y religiosa. Es obvio para Italia. ¿Cuándo va a ser obvio para los propios egipcios?.

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “El derrumbamiento de la reputación de Sisi”

Dejar una respuesta