Analistas iraníes consideran que el papel regional de Arabia Saudita está disminuyendo

Publicado el Por Jonathan Steele (author), Arabia Watch (author)

Lugar(es): Riad, Teherán

Manifestantes incendiaron la embajada saudí en Teherán durante una manifestación en contra de la ejecución del clérigo chií Nimr Al-Nimr en Arabia Saudita (fotografía: AFP)
Manifestantes incendiaron la embajada saudí en Teherán durante una manifestación en contra de la ejecución del clérigo chií Nimr Al-Nimr en Arabia Saudita (fotografía: AFP)

 

En una garita frente a la embajada saudí en Teherán un policía solitario mantiene la guardia. Casi no tiene que molestarse. No hay diplomáticos dentro, y el edificio está en ruinas.

Las puertas de metal del balcón del primer piso de la villa abandonada cuelgan abiertas. Los cristales rotos de las ventanas no han sido sustituidos, y ahora anidan palomas en su interior.

Una multitud de manifestantes iraníes protestó frente a la embajada el 2 de enero. Algunos de ellos prendieron fuego a la embajada.

Otros saquearon las oficinas, antes de que la policía llegara y extinguiera las llamas. El personal de la embajada de Arabia Saudita resultó ileso. Poco después, el reino rompió relaciones que aún no han sido restauradas.

Los manifestantes estaban furiosos con la ejecución en Arabia Saudita de una destacada figura de la oposición, el clérigo chiíta Nimr Al-Nimr. El líder supremo iraní, el ayatolá Ali Jamenei, condenó la ejecución, pero también denunció el ataque a la embajada. Un portavoz del poder judicial de Irán anunció tres semanas después que cerca de cien personas habían sido detenidas. Algunos fueron liberados más tarde.

A pesar de la finalización de las relaciones oficiales entre los dos países y la ira por la ejecución del clérigo, los analistas iraníes parecen notablemente relajados hoy sobre el papel regional de Arabia Saudita. Ellos sienten que está en declive.

En mayo de 2015, el segundo príncipe heredero Mohammed bin Salman, considerado como el hombre que maneja el poder detrás del trono saudí, llevaba sólo cuatro meses como ministro de Defensa y acababa de formar una coalición militar liderada por Arabia Saudita para intervenir en Yemen con una campaña de bombardeos.

Los medios de comunicación iraníes estaban llenas de relatos de ataques aéreos saudíes matando y mutilando a civiles. Carteles en las principales calles de Teherán denunciaron la agresión de Arabia Saudita.

Altos funcionarios criticaron las acciones de Arabia Saudita como peores que las de Israel.

Ahora, el estado de ánimo es diferente. Aunque la cobertura de la guerra en Yemen sigue siendo una sección básica en las noticias de televisión, ahora analistas y funcionarios exudan una confianza tangible en que bin Salman ha mordido más de lo que puede masticar. Ellos consideran el acuerdo nuclear con Estados Unidos y sus socios del Consejo de Seguridad de la ONU como un cambio de juego regional que ha aislado a Arabia Saudita.  

También sienten que la guerra en Siria les está favoreciendo, en un momento en el que su aliado Bashar Al-Assad parece estar ganando terreno militar sobre los grupos rebeldes respaldados por Arabia Saudita. El aliado de Arabia Saudita, Turquía, ha comenzado a disminuir su hostilidad hacia Al-Assad.

"Los saudíes están utilizando conceptos anticuados para hacer de la amenaza iraní la cuestión principal para legitimar su política, pero el tiempo para eso ya ha pasado. Se podría pensar que la doctrina Salman es una buena idea, pero la región no tiene ánimo para las ofensivas”. dijo Kayhan Barzegar, el director del Instituto de Estudios Estratégicos para Oriente Medio.

El concepto básico de Barzegar, que él aplica a Turquía y a su propio país, fue que los Estados no pueden actuar más allá de sus capacidades, al menos no por mucho tiempo.    

Irán ha tenido que llegar a un acuerdo con Estados Unidos,Turquía tuvo que hacer uno con Rusia después de caer en la confusión de que podría desafiar a Vladimir Putin por el derribo de un cazabombardero ruso el pasado otoño.  

Lo mismo ocurre con Arabia Saudita.  

"Puede ser que piensen que puedan traer la política anti-iraní de Estados Unidos a la región de nuevo, pero eso no va a suceder, especialmente en un momento en que Rusia y china están desarrollando sus relaciones con Irán", dijo.

La guerra en Yemen va de mal en peor para Arabia Saudita. Las fuerzas hutíes a quienes están tratando de derrotar, están en la frontera norte de Yemen con Arabia Saudita, y bombardean la ciudad saudí de Najran, así como las instalaciones petroleras.

"Los saudíes tienen que comprometerse en Yemen. No estoy diciendo que los iraníes quieren que pierdan, pero el tiempo ajustará la política de Arabia Saudita al igual que el tiempo ha ajustado la de Turquía", dijo.

A algunos iraníes les gustaría tener una respuesta contundente a las provocaciones de Arabia Saudita, pero esto sería arriesgado, según Foad Izadi, profesor en la Facultad de Estudios del mundo en la Universidad de Teherán.  

"No hay consenso en la respuesta que Irán debe dar ante la agresión saudí, pero una pelea con Arabia Saudita será costosa y no conduce a nada", dijo.

"Por desgracia, no es visto de la misma manera en el lado de Arabia Saudita. Salman parece no tener límite a la hora de empujar a Irán. Esto está llevando a algunas personas en Irán a reconsiderar la situación", dijo, "pero hay mucho en juego. Instalaciones de petróleo de Irán están en el sur y los sauditas están en el este, relativamente cerca unos de otros".

“Ambos podrían ser rápidamente destruidos en una guerra" agregó.  

La mejor esperanza es que la gente en Arabia Saudita se replantee la situación. Cada vez hay más desacuerdo en Arabia Saudita sobre la política de Salman en Yemen, ven que está fallando, concluyó Barzegar.

Heshmatollah Falahatpisheh, un miembro del parlamento iraní de la comisión de Seguridad Nacional y la comisión de Asuntos Exteriores, también siente que el tiempo está del lado de Irán.  

"Arabia Saudita es un gran país en el mundo musulmán. Pero en mi opinión, se encuentran ahora afectados por el suicidio en la política exterior" dijo en una entrevista.  

En referencia a la posición del líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Jamenei, dijo: "Si se presta atención a la posición del líder supremo con respecto a Arabia Saudita, se verá que insta constantemente a Arabia Saudita a abandonar este camino suicida y asesora a sus jóvenes líderes para que moderen su comportamiento. Creo que el consejo del líder supremo a los funcionarios sauditas es fraternal, un consejo paternal”.

“Los gobernantes de Arabia Saudita están preocupados por las demandas de democracia que se extienden a través de la región del Golfo, desde Yemen a Baréin”, dijo.

"Por lo general, cuando los sistemas reaccionarios se enfrentan a la búsqueda de la democracia, lo primero que hacen es atacar a los sistemas avanzados. Así que atacan a la República Islámica de Irán, como sistema más avanzado que es", añadió.

Por su parte el gobierno iraní está adoptando una posición de esperar y ver qué hace Arabia Saudita. Niega enérgicamente las afirmaciones de que arma a los hutíes en Yemen, una acusación vertida recientemente por el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, en una visita a Riad.

Contrariamente a la política de Estados Unidos, Irán apoya al “gobierno provisional”, conocido como el consejo de gobierno, que fue establecido en la capital Saná la semana pasada por los hutíes y representantes del ex presidente de Yemen, Ali Abdullah Saleh.

Javad Zarif, ministro de Asuntos Exteriores de Irán, se ha ofrecido a ir a Riad para restablecer las relaciones, pero los sauditas han rechazado sus propuestas.   

"En la actualidad, no hay negociaciones entre ellos y nosotros”, dijo Ali Shamkhani, el secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán,  al canal de televisión Russia Today la semana pasada.

"Vemos que los saudíes actúan irracionalmente. Han comenzado a exagerar en los medios en contra de nosotros y siguen acusándonos. No cerramos la puerta del diálogo con ningún país, excepto con el régimen de ocupación de Israel".

 





Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “Analistas iraníes consideran que el papel regional de Arabia Saudita está disminuyendo”

Dejar una respuesta