Influencia y política: ¿Por qué Irán financia milicias extranjeras?

Publicado el Por Karim El-Bar (author), Arabia Watch (author)

Lugar(es): Teherán

 

En un desfile militar en conmemoración del 36º aniversario de la guerra entre Irán e Irak, el jefe de las fuerzas armadas iraníes habló claramente y sin rodeos. Teherán domina más de cinco países árabes.

El Mayor general Mohammed Bagheri habló sobre El Líbano, Yemen, Palestina, Siria, e Irak.

Su enemigo, el ministro de Exteriores, Mohammad Javad Zarif, escribió un controvertido artículo en el New York Times el mes pasado sobre el wahabismo, la rama ultraconservadora del Islam sunita propagada por Arabia Saudita.

En algunos de estos países, como El Líbano, Irán tiene una larga historia. En otros, como en Yemen, se han involucrado recientemente. La causa palestina, y por extensión la enemistad con Israel, es una piedra angular de la legitimidad interna del régimen teocrático.

En los últimos años, sin embargo, Siria e Irak han dominado los titulares mundiales y la política exterior iraní. Damasco y Bagdad, históricamente capitales del califato islámico sunita, están ahora bajo el control predominantemente chiíta de Irán; un giro mal recibido en amplios sectores de la población local.

La dimensión sectaria de la implicación de Irán en la guerra civil de Siria es difícil de ignorar. A finales del mes pasado, el líder del Movimiento Najbaa de chiítas iraquíes visitó Alepo. En un vídeo propagandístico publicado después de su visita, se puede oír una canción de fondo en la cual su coro canta: "Alepo es chiíta".

Más de 10.000 soldados chiítas están actualmente concentrados fuera del este de Alepo controlado por los rebeldes, donde los ataques aéreos conjuntos entre el régimen y Rusia prácticamente han destruido esa parte de la ciudad.

Lo que une a la política exterior de Irán en todos estos países, en las décadas desde la revolución islámica de 1979, es el firme apoyo de Teherán a estas milicias extranjeras y a sectores no estatales en todo Oriente Medio.

La pregunta es ¿por qué?.

 

¿Mesianismo o nacionalismo?

Un informe desclasificado de la CIA, escrito en 1986, dice que si bien el apoyo de Teherán para agentes no estatales en el extranjero estaba destinado a fomentar su interés nacional, también tenía su origen en la creencia de que "tienen un deber religioso de exportar su revolución islámica y librar, por cualquier medio, una lucha constante contra los Estados que perciben como opresores”.

La naturaleza mesiánica de la ideología dominante de Irán se cita a menudo como una explicación para el apoyo de los grupos extranjeros de Irán, con el famoso preámbulo de su constitución comprometiéndose "al establecimiento de un gobierno santo universal y la caída de todos los demás”.

Ha habido un largo debate sobre si el apoyo de Irán a los grupos extranjeros se basa en el interés nacional o en la ideología.

"Creo que es muy fácil de aferrarse a este concepto ideológico de ‘exportar la revolución’ como una justificación o explicación de las políticas de Irán" dijo el Dr. Sanam Vakil, miembro asociado de la Chatham House.

“Es más sobre el elemento pragmático", dijo. "Se trata de los intereses nacionales".

Ellie Geranmayeh, del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores, estuvo de acuerdo: "Irán no está haciendo esto partiendo del celo ideológico".

Geranmayeh dijo que la política de Irán en la región tiene mucho más que ver con su política de seguridad nacional" y no por cualquier especie de gran ambición por exportar ideales revolucionarios en toda la región".

Ella señaló el hecho de que muchos de los ciudadanos predominantemente chiítas de Irán no asociaría religiosamente al régimen alauita de Assad con su propia religión.

 

Intervención regional

Esto no ha impedido a Irán sumergirse en la guerra civil siria para preservar su esfera de influencia, incluso contratando a chiítas pobres tan lejanos como Costa de Marfil, Yemen, Afganistán y Pakistán para luchar en su nombre en Siria y sumarse a los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI) y su rama de élite, la Fuerza Quds.

Hezbolá se mostró reticente a involucrarse en un primer momento. Su participación sigue siendo un tema de controversia dentro del movimiento, con el ex líder Subhi Al-Tufayli condenando recientemente su "agresión" en Siria y calificando a cualquier persona que lucha junto a los rusos, o los estadounidenses, como "enemigo" de Dios.

"Irán ha alimentado y tal vez incluso dio a luz a Hezbolá, pero cualquier padre te dirá que los niños no siempre te escuchan a lo largo de su vida", dijo Vakil.

Su líder, Hassan Nasrallah, según los informes, sólo accedió después de recibir una petición personal de Jamenei .

"Hezbolá no es necesariamente un títere de Irán como se describe en los medios de comunicación, a pesar de que una gran parte de la financiación proviene de Irán. Tiene una gran cantidad de objetivos nacionales y consideraciones dentro del Líbano, que son muy importantes para el éxito del movimiento", manifestó Geneive Abdo, investigadora política del Consejo del Atlántico.

“Tampoco lo son las milicias chiítas en Irak”, agregó, “algunas de las cuales son más leales al influyente clérigo chiíta iraquí Ali Al-Sistani que al líder supremo de Irán, Ali Al-Jameini”.

"Es muy complicado", dijo Abdo. "Aunque Irán y la Guardia Revolucionaria tienen una gran influencia sobre estas fuerzas, no necesariamente significa que ellos las controlan al cien por cien".

Vakil, por su parte, expresó un nivel similar de precaución: "Decir que Irán es responsable de todo es degradante a muchos niveles”.

"Irán tiene influencia, tiene dinero, pero no tiene el control total de cada situación", dijo. "Es importante no exagerar la capacidad de Irán para gestionarlo todo. Creo que hay gran cantidad de exageración y como resultado todo el mundo asume que Irán es más grande de lo que es, más potente y más influyente de lo que es”.

"En efecto, los CGRI y Qassem Soleimani crean esta impresión ‘mítica’ en la región sobre lo que está pasando", agregó.

Las relaciones entre Hamas e Irán se deterioraron considerablemente tras el estallido de la revolución siria en 2011. Al año siguiente, los líderes del grupo salieron de Damasco después de haber tenido su sede allí durante más de una década. Su financiación se redujo drásticamente en breve a partir de entonces.

"Nuestra posición sobre Siria afectó las relaciones con Irán. Su apoyo a nosotros nunca se detuvo, pero las cantidades (de dinero) se redujeron de manera significativa", dijo un alto funcionario de Hamas en 2013.

En respuesta a este giro de los acontecimientos, Irán intensificó la financiación de otros grupos palestinos, en particular de la Yihad Islámica Palestina.

El aumento de la participación de Irán en Oriente Medio" comenzó en Irak con la invasión de Estados Unidos y el papel de los Estados Unidos en la creación de un gobierno liderado por los chiítas en Irak", considera Abdo.

"Eso abrió el camino para la participación de Irán a partir de 2003, no sólo en Irak, sino también en otros países árabes", dijo.

Por ejemplo, la Fuerza Quds, según se ha informado, arma a los hutíes de Yemen desde 2012.

En 2013, la guardia costera yemení interceptó un barco lleno de armas, explosivos y misiles antiaéreos que se sospecha provenían de Irán.

En enero de 2014, las autoridades de Baréin también interceptaron un barco con destino a Irak con más de 220 libras de explosivos y otras armas tales como explosivos C-4, minas y granadas.

 

El legado de la guerra Irán-Irak


Cualquiera análisis del papel de Irán en Irak, y de hecho en Oriente Medio Medio en general, debe incluir una referencia a la sangrienta guerra de ocho años de Irán con el Irak de Saddam Hussein.

Geranmayeh hizo hincapié en la autonomía de los propios actores "teniendo en cuenta la cercanía inminente de la caída de Bagdad en 2014, Irán ofreció su ayuda a Bagdad, y esa ayuda fue legítimamente aceptada por el gobierno central de Bagdad”.

La investigadora considera la experiencia de Irán en la guerra Irán-Irak como crucial para el apoyo de Irán a las milicias extranjeras en todo el Oriente Medio en general, y en Irak en particular: "El Ejército (iraní) se debilitó durante la guerra de ocho años con Saddam Hussein y surgió la fuerza paramilitar de voluntarios Basij".

“Una gran cantidad de personas que están en el ejército iraní han visto por sí mismos en la guerra Irán-Irak cómo movilizar las operaciones locales de seguridad en tiempos de necesidad y en momentos en los que no hay esencialmente un vacío de seguridad. Así que sin duda han transportado un poco de esa fórmula a Irak”.

Ella dice que una dinámica similar está en juego en Siria y las pro-gubernamentales Fuerzas de Defensa Nacional (FDN):"Lo que ellos (en Irán) dicen sobre las FDN es que se encuentren en Siria apoyando al gobierno legítimamente reconocido por la ONU de Siria, el régimen de Assad, y que el papel que desempeñan es como asesores en el terreno de grupos locales, que a su vez luchan esencialmente cuando hay un vacío de seguridad”.

"Los CGRI siempre han desempeñado un papel fundamental en la política exterior de Irán", continuó Geranmayeh. "Ellos tienen una larga historia, una gran cantidad de estas personas, por supuesto combatientes en la guerra Irán-Irak, que comprenden los países vecinos muy bien porque pasaron mucho tiempo en esos países".

"Ellos (CGRI) son conocidos por su defensa de Irán durante la guerra Irán-Irak y la traducción de esa defensa en apoyo a sectores no estatales en otros países de todo el mundo y en el propio Oriente Medio; Hezbolá es su ‘bebé’, lo han creado", dijo Vakil. "El concepto en Siria es el mismo”.

"El ascenso del grupo ferozmente anti-chií Estado Islámico ha aumentado la popularidad interna del CGRI en los últimos años", afirma Geranmayeh: "Los CGRI son vistos ahora como un aparato de seguridad que protege Irán de ser contaminado por los combatientes de Estado Islámico. En Siria, por ejemplo, la elección es vista como o Assad o Estado Islámico".

Abdo enfatizó que los CGRI son una "fuerza económica, una fuerza política, y una fuerza ideológica". "Tenemos que ser específicos, son los guardianes de la revolución que controlan y financian las milicias", dijo.

 

Rastreo del dinero

Irán no sólo es uno de los tres únicos países considerado un patrocinador oficial del terrorismo por parte de Estados Unidos, sino que fue añadido a la lista negra del Departamento de Estado el 19 de enero de 1984. Los únicos otros países que se mencionan son Sudán y Siria.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Estados Unidos dijo en 2013 que según informes sobre el terrorismo afirmaron que Irán apoya a actores no estatales en el Líbano, Palestina, Siria, Yemen, Baréin e Irak.

"Creo que a Irán se le ha abierto una oportunidad en el mundo árabe", dijo Abdo. "Durante muchas décadas, Irán no tuvo la oportunidad que tiene ahora en el mundo árabe. Es un resultado de la era post levantamiento árabe".

Naame Shaam, un grupo de campaña independiente centrado en el papel de Irán en Siria, publicó un informe en diciembre de 2015 diciendo que cree que Irán proporcionó apoyo a los actores no estatales en toda la región.

"La clave es que simplemente no sabemos a cuánto ascienden estas cifras, sólo estimaciones de diferentes fuentes", dijo.

El importe exacto de las inversiones de Irán en Siria es una gran pregunta en última instancia. Sabemos que es mucho, pero simplemente no sabemos cuánto es. Y el hecho de que han invertido mucho, obviamente, es una clara indicación de que esta estrategia significa algo para ellos y tienen algún tipo de plan a largo plazo. Pero, de nuevo, hay una gran cantidad de opacidad.
 
A Pesar de ello, Naame Shaam - compuesto por activistas y periodistas iraníes, sirios y libaneses - utilizó los datos disponibles públicamente para hacer las estimaciones:
  • Líbano: Desde la década de 1980 hasta el comienzo de la primavera árabe, Hezbolá recibió entre $100 y $200 millones al año desde Irán. El declive económico interno y la creciente intervención en Siria llevaron a recortar este importe hasta entre 50 y 100 millones de dólares a partir de 2010.
  • Irak: Desde la invasión de Irak en 2003 hasta el final de la presidencia de Bush, Irán proporcionó a milicias chiitas de Irak entre 10 y 35 millones de dólares al año, un número que se disparó después de 2009, situándose entre los 100 y 200 millones de dólares al año.
  • Palestina: A partir de su consolidación en el poder en 2007 hasta el inicio de la Primavera Árabe en Siria, Hamas recibió aproximadamente entre 100 y 250 millones de dólares al año de Irán. La negativa de Hamas a respaldar a  Assad dio lugar a una disminución dramática en la financiación.
  • Yemen: Los hutíes han recibido entre 10 y 25 millones de dólares al año desde 2010.
  • Siria: Las fuerzas del gobierno de Assad y sus milicias aliadas recibieron entre 15 y 25 mil millones durante los primeros cinco años del conflicto. Cifra que ha ascendido de 3 a 5 mil millones de dólares al año. 

 

En general Naame Sham estima que durante el período de tiempo mencionado anteriormente, la financiación de Irán a las milicias extranjeras y actores no estatales oscila entre una estimación a la baja de 20 mil millones de dólares y una estimación al alza de 80 mil millones de dólares.

El dinero proviene en parte de los presupuestos públicos, pero en gran parte de las enormes sumas de dinero bajo el control directo del líder supremo y los CGRI. Estos fondos provienen de las redes de negocios clandestinos por miles de millones de dólares de ingresos, y son imposibles de encontrar ya que no son públicos, de acuerdo con Naame Shaam.


Historia y coherencia

El ministro de Defensa de Irán, Hossein Dehghan fue el comandante de la milicia que orquestó el bombardeo de un cuartel de los marines en Beirut en 1983, un ataque que mató a 241 soldados estadounidenses en el ataque terrorista más mortífero en la historia de Estados Unidos antes del 9/11. Cincuenta y ocho soldados franceses murieron en la misma operación en un cuartel militar francés.

 Al año siguiente, presenció el secuestro del jefe de la CIA, William Francis Buckeley, que fue torturado y ejecutado por Hezbolá.

En 1992, la embajada de Israel en Argentina fue bombardeada, matando a 29 personas. Dos años más tarde un centro cultural judío fue bombardeado en Buenos Aires, matando a 85 personas.

Irán y sus aliados libaneses estaban vinculados a ambos ataques. Argentina ordenó la detención del famoso comandante de Hezbolá Imad Mughniyah por su participación en el ataque de 1992, así como de Ali Akbar Velayati, asesor de Jamenei, por orquestar este último ataque.

En 1996, otros 19 soldados estadounidenses murieron a manos de un grupo respaldado por Irán. Ahmed Al-Mughassil, el presunto autor intelectual del ataque, fue arrestado el año pasado en Beirut, después de haber vivido bajo la protección de Hezbolá desde el ataque.

El alcance de Irán no se limita al mundo árabe. Su vecino Azerbaiyán, de mayoría chiíta, pero firmemente secular, también ha sentido el largo alcance de brazo de Teherán.

En 2006, Bakú detuvo a 15 de sus ciudadanos con enlaces a Irán y Hezbolá, que estaban planeando una serie de ataques contra los visitantes israelíes y occidentales.

Dos años más tarde, Azerbaiyán frustró un plan conjunto entre Irán y Hezbolá para bombardear la embajada de Israel en el país en venganza por el asesinato de Mughniyah de 2008.

En 2012, Bakú llevó a cabo una nueva oleada de detenciones para prevenir otra campaña de bombardeos planificados, nuevamente se encontraron vínculos con Irán y Hezbolá.

El mismo año vio a cinco israelíes muertos en Bulgaria en un ataque que Sofía dijo que tenía "vínculos evidentes" con Hezbolá.

En su testimonio en 2014 ante el Comité de la Cámara de Asuntos Exteriores, el Dr. Matthew Levitt del Instituto Washington para Política de Oriente Próximo dijo que el incremento de las actividades de la fuerza de élite iraní Quds se remonta a los repetidos fracasos de Hezbolá para vengar el asesinato de Mughniyah en Azerbaiyán y en otros lugares, lo que llevó a una frustración cada vez mayor dentro de las filas de los CGRI. 

"Los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI) ya no dependen exclusivamente de Hezbolá para llevar a cabo ataques terroristas en el extranjero", dijo al comité. "Ahora se despliegan operativos de la Fuerza Quds, no sólo como apoyo logístico a Hezbolá".

Por estas razones, el Departamento de Estado informó en 2012 de "un resurgimiento del terrorismo marcado por el patrocinio estatal de Irán, a través de los Quds, su Ministerio de Inteligencia y Seguridad, y el aliado de Teherán: Hezbolá. La actividad terrorista de Irán y de Hezbolá ha alcanzado un ritmo no visto desde la década de 1990" concluyó.

El año anterior, Irán incluso trató de asesinar al embajador saudí en Estados Unidos, Adel Al-Jubeir, en Washington.

Manssor Arbabsiar, un ciudadano iraní-estadounidense, se declaró culpable de la trama en junio de 2013 y admitió que "conspiró con miembros de las fuerzas armadas iraníes", según informó la CNN en ese momento.

Irán negó con vehemencia su participación, pero la trama supuestamente fue frustrada cuando el contacto de Arbabsiar en el cartel de la droga mexicano trató de reclutarlo para llevar a cabo el asesinato, y resultó ser un agente encubierto de Estados Unidos.

  

Conexiones con Al-Qaeda

Las tensiones de los iraníes con Estados Unidos no hicieron más que aumentar después de los ataques del 11 de septiembre de 2001.

Aunque las ramas ejecutivas y legislativas en Estados Unidos se han dedicado a decidir si se debe permitir a las familias de las víctimas del 9/11 demandar a Arabia Saudita, el papel de Irán también ha sido un punto de controversia.

Irán condenó rápidamente el ataque terrorista, pero el informe de la Comisión 9/11, publicada tres años después del ataque, encontró que ocho de los 10 secuestradores viajaron a través de Irán entre finales de 2000 y principios de 2001.

Ellos se aprovecharon de un acuerdo con el gobierno iraní que implicaba que los pasaportes de los miembros de Al-Qaeda no eran sellados a su paso por el país.

En una línea similar, a la figura principal de Al-Qaeda en Irak -Abu Musab Al-Zarqawi- se le dio refugio en Irán en 2001 y 2002, según los informes Teherán se negó a extraditarlo a Jordania. Los vínculos se dice que han continuado y en 2012, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos criticó a la principal organización de Inteligencia de Irán, el Ministerio de Inteligencia y Seguridad (MOIS), por su "apoyo a los grupos terroristas, como Al-Qaeda y Al-Qaeda en Irak”.

En julio, el Tesoro de Estados Unidos impuso sanciones a tres altos miembros de Al-Qaeda, todos ellos residentes en Irán. Faisal Al-Khalidi es un ex comandante de Al-Qaeda y juega un papel fundamental en la adquisición de armas, mientras que el veterano miembro  Yisra Bayumi sirvió como mediador con las autoridades iraníes en el 2015 y facilitó la transferencia de fondos a Al-Qaeda, y Abu Bakr Ghumayn en 2015 asumió el control de la financiación y organización de los miembros de Al-Qaeda en Irán.

En cuanto el refugio que Irán ha proporcionado a los miembros de Al-Qaeda, Vakil dijo que Teherán "quizás quiere utilizarlos como moneda de cambio".

"Hay un amor muy limitado entre Irán y Al-Qaeda, no tienen simetría ideológica en casi nada", dijo.

 

Rouhani y el régimen

Hassan Rouhani a menudo se ha considerado como un moderado, al menos en comparación con su predecesor de línea dura Mahmoud Ahmadinejad. Se dice que se enfoca en reconstruir la destrozada economía de Irán y en la normalización de las relaciones con Occidente.

Los expertos están de acuerdo, sin embargo, en que su impacto en la política exterior ha sido mínima.

Vakil cree que Rouhani en realidad no tiene mucho control e influencia sobre la política exterior de Irán

"Es de suponer que el presidente está a cargo de estas cosas, pero en realidad no lo está", agregó." El ámbito de la política exterior está sobre todo en las manos del líder supremo”.

"Creo que su impacto ha sido mínimo", dijo Abdo. "Creo que ha sido utilizado como un instrumento de manera similar a la que Mohammed Khatami fue utilizado como un instrumento para lograr un objetivo determinado régimen. En el caso de Rouhani fue el acuerdo nuclear, en el caso de Khatami, fue para tratar de mejorar las relaciones con Occidente”.

A través de este prisma, el acuerdo nuclear no fue "necesariamente una victoria Rouhani" dijo, sino de “lo que el líder supremo le autorizó”.

 

 Acuerdo nuclear

En 2006, la entonces la secretaria de Estado estadounidense, Condoleezza Rice, dijo: “Irán ha sido en muchos sentidos una especie de banquero central del terrorismo”.

Una década más tarde, el acuerdo nuclear de Obama implicó que Irán recibió más de $100 mil millones en alivio de las sanciones, así como la reinserción en el sistema bancario internacional.

Rouhani también ha hecho una serie de visitas a Occidente para mejorar lazos económicos.

El levantamiento de las sanciones financieras es un tema polémico, de tal manera que cuando la administración Obama envió 400 millones de dólares en efectivo a Irán, mantuvo su propio ejército fuera de la operación.

"Hubo mucha oposición al levantamiento de las sanciones contra Irán, en particular en Estados Unidos, basada en el argumento de que el dinero va a ser canalizado para financiar las políticas regionales de Irán que se oponen esencialmente a los intereses occidentales", dijo Geranmayeh.

Este fue sin duda la posición de Naame Shaam, que escribió en la conclusión de su informe que "ha existido el temor de que, junto a las necesidades de inversión nacionales, parte de los fondos liberados podrían terminar alimentando conflictos en Oriente Medio, aún más debido al aumento de los gastos militares y el respaldo financiero de las milicias aliadas y gobiernos como el régimen de Assad en Siria”.

"El aumento de la actual presupuesto de defensa de Irán 2015/16 pueden ser un primer signo de esto", continuó. "En los últimos meses, el ayatolá Ali Jamenei, y el ministro iraní de Defensa, Hossein Dehqan, dejaron claro que no tenían intención de reducir su apoyo a Hezbolá, Hamas, la Yihad Islámica (palestina), las milicias hutíes en Yemen, los gobiernos sirio e iraquí y sus milicias, a pesar del acuerdo nuclear”.

Geranmayeh tiene una opinión diferente, sin embargo, ella cree que la mayor parte del dinero va a financiar proyectos de inversión local para reducir el desempleo, para promover el crecimiento, y para abordar el problema de la inflación.

Vakil está de acuerdo: "El país necesita el dinero internamente porque si Irán va a golpear a todos sus marcadores de crecimiento para los próximos 10 años, tiene que haber una gran cantidad de inversión en la economía iraní. Para el régimen iraní esa es en gran parte de la razón por la que firmó el acuerdo nuclear. No se trataba de cualquier otra cosa excepto la economía, y está tratando de poner su economía en marcha, y tratando de generar inversión extranjera e interna en diferentes sectores de la economía iraní. Se trata de la sostenibilidad a largo plazo de la república islámica”.

Por su parte Abdi cree que el dinero se dirige hacia los actores no estatales en el extranjero. "Creo que es muy desafortunado, pero que la estrategia del régimen se basa en mantener el compromiso económico mínimo requerido para evitar la disidencia y la revuelta, y siempre y cuando puedan mantener este bajo nivel de servicio a su propio pueblo - el cual significa que los subsidios se cortan y el valor de la moneda es bajo y así sucesivamente - tendrá recursos para el dominio regional”.

"Queda muy claro si vas a Irán que los salarios son bajos, la economía está en una mala situación", dijo. "Pero ellos están gastando enormes cantidades de dinero en sus ambiciones regionales”.

 

Sectarismo y supervivencia

Irán apoya a los actores no estatales en Oriente Medio Oriente porque “quieren tener un punto de apoyo político en el mundo árabe", dijo Abdo.

"Creo que también hay una dimensión religiosa y muchas personas están de acuerdo conmigo", dijo.

"Si vas hacia atrás y prestas atención a los discursos de Jamenei durante los primeros años de la revuelta árabe, habló mucho sobre el despertar islámico. Esto es sólo pura retórica", dijo. "De hecho lo que ha sucedido es que los iraníes están apoyando a grupos chiítas en el mundo árabe".

"Nasrallah ha dejado muy claro en los últimos dos años que Hezbolá ahora funciona como una milicia chiíta", dijo Abdo. "Tanto Irán como Hezbolá nunca habían jugado la carta chiíta, nunca dijeron que ellos son la fuerza militar para los chiítas en la región, pero han comenzado a hacerlo hace aproximadamente dos años y ahora no hay duda de que tanto Hezbolá como Irán son las fuerzas militares que apoyan a los chiítas en la región”.

"Esto supone un cambio muy importante en su retórica histórica desde la revolución", dijo ella.

"Los iraníes están bien encaminados porque los chiítas en muchos de estos países no están teniendo ningún apoyo de sus propios gobiernos", dijo. "Irak es un ejemplo perfecto de esto".

El artículo de Zarif en el New York Times ha vuelto a centrar la atención en que una guerra de poder sectaria actualmente asola todo Oriente Medio.

"No hay duda de que los saudíes tienen papel decisivo en la conducción de este conflicto, pero creo que hay una diferencia importante y es que ideológicamente los saudíes no necesitan este conflicto para su supervivencia", dijo. "El Estado iraní depende ideológicamente del conflicto con Occidente y con sus vecinos para mantener su supervivencia y su legitimidad".

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “Influencia y política: ¿Por qué Irán financia milicias extranjeras?”

Dejar una respuesta