Rusia corteja a Turquía con una alianza en Siria

Publicado el Por Suraj Sharma (author), Arabia Watch (author)

Lugar(es): Moscú, Rusia, Ankara, Turquía

 Putin y Erdogan durante el 23º Congreso Mundial de la Energía el 10 de octubre de 2016 en Estambul  (fotografía: AFP)
Putin y Erdogan durante el 23º Congreso Mundial de la Energía el 10 de octubre de 2016 en Estambul (fotografía: AFP)

 

Hace menos de un año, Turquía derribó un caza de combate de Rusia que volaba cerca de la frontera turca con Siria. El incidente provocó una guerra de palabras y sanciones entre Ankara y Moscú, y los temores de una escalada con la alianza más amplia de la OTAN debido al enfrentamiento con su antiguo enemigo de la Unión Soviética.

La situación ha cambiado rápidamente desde hace pocos meses a esta parte, y Rusia y Turquía, todavía en lados opuestos del conflicto sirio y aliados históricamente incómodos, están planeando una alianza.

El cambio, según los analistas, no es sólo el resultado de cuidadosos intentos de rebajar la tensión; es el deseo de Rusia de "salvar las apariencias" sobre su implicación en Siria, y los errores cometidos por los aliados de la OTAN tradicionales de Turquía para llevar a Ankara más cerca de su área de influencia.

Observadores turcos creen que el presidente ruso, Vladimir Putin, está dispuesto a retirar a sus fuerzas de Siria, o al menos no implicarlas más. Dicen que los rusos quieren mostrar cómo Rusia podría cambiar la ecuación en Siria, a la vez que demuestran que Estados Unidos no es el único poder con capacidad de decisión.

Una alianza con Turquía, que logre una solución política para Siria, sería adecuado tanto para Putin como para su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan.

Los rusos propusieron las bases de una alianza a Turquía durante la visita de Putin a Estambul a principios de esta semana, utilizando ofertas económicas como edulcorante.

"Este acuerdo ha estado en la mente de Rusia durante mucho tiempo. Una sucesión de eventos como el intento de golpe de Estado del 15 de julio y las realidades cambiantes sobre el terreno en Siria, e incluso Irak, han llevado a Moscú ha intensificar su búsqueda de una alianza de este tipo con Turquía", dijo una fuente cercana a las relaciones turco-rusas.

Sería un error, sin embargo, simplificar los intentos de Rusia de una alianza con Turquía a los problemas y dificultades económicas de Moscú para sostener financieramente una presencia militar a largo plazo en Siria, según la fuente.

"Occidente ha estado cometiendo el error de subestimar la capacidad de Rusia para financiar las operaciones militares desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Rusia ahora está en el camino de la expansión", dijo la fuente. "Los ejercicios de entrenamiento militar con Egipto y conversaciones para reabrir bases en todo el mundo, son parte de eso también".  

Los rusos están utilizando una serie de errores de la política estadounidense con respecto a Siria, Irak y Turquía para convencer a Ankara que su principal aliado en la OTAN lo ha abandonado. También recurrirá a la falsa propaganda para promover esta narrativa con el fin de convencer a Ankara, dijo la fuente.

Las ya tensas relaciones entre Estados Unidos y Turquía empeoraron notablemente después de que Washington optó por utilizar las Unidades de Protección Popular kurdas (YPG), el ala militar del Partido Unión Democrática de Siria (PYD), como su principal fuerza en el terreno.

Turquía está convencida de que el PYD es la extensión siria del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), considerada como una organización terrorista por Turquía y Estados Unidos.

Algunos observadores incluso han insinuado un posible acuerdo entre Rusia y Turquía mediante el cual Moscú permitiría a Ankara atacar libremente a las fuerzas del PYD y el YPG a cambio de retirar todo el apoyo a grupos rebeldes en Alepo.

Sin embargo, otros funcionarios con conocimiento de acontecimientos en Siria han negado las dichas especulaciones.

"El único país que no reconoce al PKK como terrorista es Rusia. Ellos lo han estado entrenando y alimentando durante años. Ellos no están dispuestos a sacrificar un peón tan importante en sus manos por una ganancia intangible", dijo una fuente.

Las recientes declaraciones de funcionarios iraquíes denunciando que el despliegue militar turco en Bashiqa, cerca de Mosul, es ilegal y que Ankara no es parte de los planes para liberar Mosul del control del grupo Estado islámico, han enfurecido a Ankara también.

En Siria, los acontecimientos sugieren que la feroz lucha en Alepo se intensificará y empeorará. Esto supone una amenaza de quedarse involuntariamente empantanados en Siria más tiempo del que esperaban tanto para Moscú como para Ankara.

La decisión de Estados Unidos de permitir que los rebeldes sirios puedan recibir mejores armas, incluyendo misiles lanzados desde el hombro tierra-aire, significa que los aviones, tropas y bases en Siria de Rusia están bajo una creciente amenaza.

La decisión de Moscú a principios de este mes para desplegar el avanzado sistema de defensa de misiles S-300 en su base naval militar en la ciudad costera siria de Tartus también es visto como una respuesta a esta creciente amenaza a sus fuerzas.

La decisión de Estados Unidos y otros países occidentales de acusar a Rusia de haber cometido crímenes de guerra en Alepo implica, a su vez, que la posibilidad de intentar negociar un camino político para Siria con Washington está prácticamente muerto.

La decisión de Turquía de lanzar una operación militar en el norte de Siria significa que el más mínimo incidente adverso que involucre a sus fuerzas podría arrastrar a Ankara en una participación prolongada allí también.

Algunos informes sugieren incluso que las tropas turcas y los rebeldes sirios respaldados por Turquía se encuentran a poco más de un kilómetro de distancia de las milicias chiítas apoyadas por Irán que combaten en algunas áreas.

Además de la nueva amenaza para los intereses turcos en Siria, el deseo de Erdogan de impulsar su imagen regional e incluso como un líder mundial bien podría hacer la oferta de una alianza de Moscú más aceptable para Ankara.

Los analistas coinciden en que Ankara puede usar cualquier acuerdo con Rusia sobre Siria como contrapeso contra las acciones actuales de Estados Unidos, que considera perjudiciales para sus intereses.

Ali Faik Demir, un experto en Rusia del Departamento de Relaciones Internacionales de la Universidad Galatasaray de Estambul, dijo que la firma de importantes acuerdos de infraestructura garantiza que Rusia y Turquía no entrarán en conflicto en Siria por más tiempo.

"Cualquier acuerdo entre Turquía y Rusia sobre Siria será una buena cosa. Rusia ya tiene una alianza con Irán, y si Turquía se convierte en parte de eso, se puede crear una alternativa a Estados Unidos en la región. Tanto Moscú como Ankara necesitan encontrar un camino intermedio para llegar a un acuerdo", dijo Demir.

"La firma del acuerdo para construir el oleoducto Turkish Stream entre Rusia y Turquía, es exactamente el tipo de cosa que evitará cualquier conflicto entre los dos países en otros lugares como Siria", dijo.

Las relaciones entre Turquía y Rusia tocaron fondo después que aviones turcos derribaron un caza ruso en la frontera con Siria en noviembre del año pasado.

De acuerdo con Nursin Guney, profesor y jefe del Departamento de Relaciones Internacionales en Estambul de la Universidad técnica de Yildiz, el diálogo entre Ankara y Moscú es de suma importancia debido a que Rusia es un actor importante en Siria.

"Hay muchas posibilidades de que los acuerdos económicos y energéticos den lugar a conversaciones políticas sobre Siria y otros lugares. Turquía siempre ha mantenido la puerta abierta a este tipo de negociaciones", dijo Guney

"No va a ser fácil, pero ambas partes están interesadas en una solución política para Siria. El tema principal será el posible papel de Assad durante una transición", concluyó.

Por otro lado, Erkan Buyukakinci, profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad de Galatasaray de Estambul, piensa que las diferencias entre rusos y turcos son demasiado grandes para permitir cualquier alianza o cooperación significativa sobre Siria.

"Turquía puede sin duda utilizar la tarjeta de Moscú como moneda de cambio para intentar que Estados Unidos cambie sus actuales políticas de Siria e Irak", dijo.

"Por supuesto que va a negociar, pero sus intereses en Siria son demasiado diferentes para desembocar en una alianza significativa. La única razón por la que Turquía ha sido empujado más cerca de Rusia son las relaciones cada vez más estrechas de Estados Unidos con los kurdos”.

Los expertos están de acuerdo, sin embargo, en que la situación en Siria, en particular en el campo de batalla de Alepo, es poco clara por el número de actores involucrados, y esto es lo que va a desempeñar un papel importante en la definición de las futuras intrigas en la relación ruso-turco-estadounidense.

 

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “Rusia corteja a Turquía con una alianza en Siria”

Dejar una respuesta