Bin Nayef: Una muerte política lenta y dolorosa

Publicado el Por Arabia Watch (author), Olivia Alabaster (author)

Lugar(es): Riad, Arabia Saudita

Mohammed bin Nayef (fotografía: AFP)
Mohammed bin Nayef (fotografía: AFP)

Cuando un decreto real de la noche a la mañana despojó a Mohammed bin Nayef de su título de príncipe heredero y simultáneamente de su cargo como viceprimer ministro y ministro del Interior, las imágenes transmitidas por la televisión estatal saudí mostraron una oficializada entrega a su primo mucho más joven.

“Voy a descansar ahora, que Dios te ayude”, le dijo el ex príncipe heredero, a lo cual su sustituto respondió: “Que Dios te ayude, nunca lo haré sin tu consejo”.

Pero a los 51 años, el "Príncipe de las tinieblas", un apodo que ganó mediante de su estrecho control de los servicios de espionaje de Arabia Saudita, no parece un hombre listo para la jubilación. Y mientras que la transición es probable que sea suave, eso no significa que sea sin resentimiento.

Cuando su sucesor, Mohammed bin Salman, de 31 años, fue nombrado segundo príncipe heredero en abril de 2015, por su padre, el rey Salman, “Mohammed bin Salman fue fotografiado besando la mano de su primo mayor Bin Nayef, pero era sólo cuestión de tiempo antes de que aprendiera a morderla", escribió David Hearst en abril.

Y ahora lo ha hecho.

Muchos observadores y ciudadanos saudíes esperaban que el poderoso Mohammad bin Salman -MBS, como se le conoce- ascendería probablemente a heredero, pero el ritmo al que ha sucedido, y el momento escogido, parecen haber dado muchas sorpresas.

Pero ahora parece ser la conclusión lógica de dos de los años más frenéticos de la historia saudí -una serie de eventos en los que el MBS estuvo muy involucrado, desde la guerra en Yemen hasta los cambios en la política económica y la privatización de las empresas estatales.

Ofrecer garantías de una continuación de estas políticas es una motivación clave detrás de la reorganización del miércoles, de acuerdo con Andrew Hammond, un investigador de la Universidad de Oxford que actualmente escribe un libro sobre Arabia Saudita.

 

Continuidad política

Mohammed bin Salman (MBS) ha sido promovido ahora, dijo Hammond, debido a "la importancia de ofrecer garantías a los gobiernos occidentales y regionales, los inversores y prestamistas sobre la continuidad de las políticas extranjeras y económicas, todas los cuales están vinculados a Mohammed bin Salman".

"No había ninguna garantía de que bin Nayef mantendría esas políticas (al convertirse en rey) o mantuviera a bin Salman como su heredero".

La posición del ministro del Interior ha sido entregada al sobrino de Nayef, el príncipe Abdulaziz bin Saud.

La semana pasada, Madawi Al-Rasheed pronosticó correctamente la reorganización real de esta semana.

Bin Nayef, escribió, "es conocido por llenar las cárceles saudíes de disidentes y activistas, lo que le ha llevado a ganarse el título de 'El príncipe de la Oscuridad', que opera constantemente detrás de la gruesa cortina de hierro de seguridad y bajo el pretexto de combatir el terrorismo".

A pesar de cualquier preocupación por los derechos humanos, Bin Nayef "debe ser el candidato preferido de los servicios de Inteligencia occidentales de Washington a Londres", agregó.

En sus varios papeles en el ministerio del interior, Nayef fue elogiado en Estados Unidos por presidir el programa de contra-terrorismo del país, y resultó herido él mismo en un intento de asesinato en 2009, llevado a cabo por un miembro de la filial de Yemen de Al Qaeda.

Luego, en enero de 2015, después de la muerte del rey Abdullah, otro tío, el rey Salman, promovió a Nayef como príncipe heredero, reemplazando al Príncipe Muqrin y al hermano menor de Abdullah como príncipe heredero en abril de ese año.

Este paso de eliminar a un príncipe heredero fue por sí sin precedentes, y puso en marcha la ascensión rápida de MBS, y el despido de Mohammed bin Nayef esta semana.

El movimiento dejó a Mohammed bin Nayef como el primero de la segunda generación, o nietos del fundador del reino, Abdul Aziz bin Saud, en la línea de sucesión.

Pero pronto, escribió Hearst, el terreno estaba cambiando bajo los pies del príncipe heredero, con su corte real abolida.

Y su antipatía personal hacia Mohammed bin Zayed, el príncipe heredero de Abu Dhabi, no fue un buen presagio para Nayef, ya que bin Zayed y MBS se hicieron cada vez más cercanos.

En los recientes correos electrónicos filtrados enviados por el embajador emirati en Estados Unidos, Yousef Al-Otaiba, escribió al periodista David Ignatius sobre "cambios" en Arabia Saudita en los últimos dos años. "Creo que todos debemos estar de acuerdo en que estos cambios en Arabia Saudita son muy necesarios”.

"Nuestro trabajo ahora, es hacer todo lo posible para asegurar que MBS tenga éxito", escribió Otaiba.

 

¿Golpe por decreto?

A lo largo de los últimos meses, una serie de decretos reales han ido desmenuzando poco a poco el poder de Mohammed bin Nayef.

Uno nombró a un sobrino y aliado de Mohammed bin Salman en el cargo de vicegobernador de la rica Provincia Oriental, gobernada por el hermano de Mohammed bin Nayef, Saud bin Nayef. Otro restableció un Consejo de Seguridad previamente abolido, que responde ante la corte real directamente.

Y luego, por supuesto, en abril vino la visita del Presidente de los Estados Unidos Donald Trump, una visita enormemente simbólica, y la primera del nuevo presidente en el extranjero.

Para un ciudadano saudí que vivía en el extranjero -y no quiere ser nombrado- la visita de Trump fue clave para la confirmación de MBS.

"Bin Nayed era el hombre de Washington, fue erigido como un héroe de la guerra contra el terror, después de sobrevivir a un intento de asesinato hace unos años", dijo.

"Todo el esplendor alrededor del viaje de Trump a Arabia se diseñó definitivamente para convencer a Trump de que MBS es el caballo ganador".

 
Bernard Haykel, profesor de Near Eastern Studies en Princeton, dijo a Reuters que la reorganización tenía como objetivo evitar una lucha de poder entre MBS y Mohammed bin Nayef estableciendo claramente la línea de sucesión.

"Es claramente una transición que ha ocurrido sin problemas y sin sangre, ahora está claro, es sencillo, ese tipo de claridad reduce el riesgo, no hay duda de quién va a estar a cargo".

Pero lo que depara el futuro aún no está claro.

No comparto en absoluto la opinión popular acerca de MBS como el Gran Reformador, creo que es impetuoso y demasiado ambicioso para su propio bien", dijo el ciudadano saudí anónimo.

"MBN y sus servicios de seguridad estaban persiguiendo y encerrando a los disidentes bajo el disfraz de antiterrorismo como si no hubiera mañana" -, dijo, sin estar convencido de que MBS sea el líder competente que Arabia Saudita necesita, una vez que el actual monarca de 81 años de edad ya no esté en el poder.

"La guerra en Yemen y la crisis de Catar, son señales de un gobernante impetuoso y ambicioso, son señales preocupantes para el futuro".

 
 
 
 

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “Bin Nayef: Una muerte política lenta y dolorosa”

Dejar una respuesta