¿Qué les está ocurriendo a los medios de comunicación árabes?

Publicado el Por Fatima Yaseen (author)

El emir de Qatar, Sheij Tamim Bin Hamad al-Thani, asiste a la 37ª Cumbre del Consejo de Cooperación del Golfo, en Manama (Bahréin) e 19 de diciembre de 2016 (fotografía: AA)
El emir de Qatar, Sheij Tamim Bin Hamad al-Thani, asiste a la 37ª Cumbre del Consejo de Cooperación del Golfo, en Manama (Bahréin) e 19 de diciembre de 2016 (fotografía: AA)

 

Los vientos del cambio han sacudido el Golfo Pérsico y las audiencias del mundo árabe están listas para sentarse ante sus televisores y creerse todo lo que digan los medios árabes sin sentirse en absoluto perturbados. Así ocurre incluso cuando el presentador de televisión informa de hechos contradictorios que ocurren de manera simultánea.

Los canales árabes de televisión emplean mucho tiempo en denostar a sus rivales políticos, e informar de la actualidad ha pasado a ser una prioridad de segundo orden. El enemigo, en esta ocasión, es un estado árabe que ha estado a nuestro lado incluso en los momentos de mayores penurias económicas y de inestabilidad política.

Reproducir contradicciones, a la vez que se insiste en explicar hechos de manera poco convencional, es propio de analistas experimentados que subrayan la diferencia entre el boicot económico y el bloqueo que los países del Golfo han impuesto sobre Qatar. Tampoco olvidan señalar que su objetivo es el gobierno y no el pueblo de Qatar, y que este último no se verá afectado por la retención de productos en las fronteras. Un ministro de estos países no negará los hechos, sino que pasará por encima de ellos y responderá al presentador de televisión de tal manera que parezca más inteligente que él. De manera similar a como el presidente sirio Bashar Al-Assad elige cuidadosamente los términos, escogiendo aquellos más sencillos para los oyentes, especialmente cuando las noticias se dirigen al público internacional.

Los medios de las dictaduras de Siria, Libia y Egipto no son muy diferentes de los canales que se hacen llamar “profesionales”. Han pasado de informar sobre ceremonias de bienvenida y recepciones para firmar acuerdos con “aliados” a emitir noticias acerca de los peligrosos secretos que posee sobre “el enemigo” y que ha guardado durante décadas para revelarlos justo ahora. Parece que el interés en esta causa por parte de canales como Al-Arabiya y Sky News es enorme, tal y como demuestra su rapidez en borrar los vídeos de sus páginas webs en los que se ensalzaba la alianza del golfo con Qatar.

Los vídeos de saudíes y emiratíes elogiando a Qatar desaparecieron por completo. Ambos canales pasaron de la neutralidad a la abierta hostilidad, a diferencia de otros medios más modestos como Al-Ekhbariya News y similares.

En el caso de Al-Ekhbariya todo se mantuvo igual, quizás por la pereza de sus empleados o por su conocido estado de precariedad, que evita que ningún empleado haga horas extra, pues sabe que no recibirá recompensa ninguna. O tal vez porque aquellos a cargo de dichos canales de televisión saben que nadie está viéndoles, pues su canal tiene un nivel de audiencia muy bajo. Sin embargo los dos canales anteriores consiguieron hacer desaparecer cualquier documento que mostrara relaciones de amistad o cualquier evento patrocinado por Qatar. Por ejemplo, el reportaje en vídeo de la cumbre del Golfo llevada a cabo en 2014 en Doha, en la cual emires y reyes de la región elogiaban la alianza con Qatar y sus políticas, desapareció. A pesar del hecho de que estos canales de noticias hubieran cubierto cada segundo de la conferencia, ahora no tienen siquiera los discursos de las delegaciones que participaron de la conferencia. Tampoco olvidaron borrar las entrevistas realizadas a lo largo de los años que subrayaban la unidad de los países del Golfo.

Este borrado de documentos gráficos tan perfectamente calculado recuerda a la novela de George Orwell, “1984”, cuando al protagonista se le encomienda la tarea de destruir aquellos antiguos periódicos que contradicen el nuevo discurso oficial. Sin embargo, borrar vídeos de una web parece mucho más fácil que destruirlos en una gran hoguera para reescribir la historia. Por ello, podemos criticar sin miedo al que ideó la tecnología que hace que guardar y destruir documentos sea mucho más fácil.Todo esto se ha hecho así porque los responsables de ello pensaban que podían controlar la memoria de la gente simplemente eliminando unos vídeos.

Un cambio en tu posición política no debería ir acompañado de la destrucción y borrado del pasado, como si nunca hubiera ocurrido. Si el pasado era realmente tan terrible y justifica esta abierta hostilidad, deberíamos preguntarnos qué significa ser un medio “profesional” si todos estos hechos fueron ocultados durante décadas siempre que los hubiera hecho un aliado o un hermano.

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “¿Qué les está ocurriendo a los medios de comunicación árabes?”

Dejar una respuesta