Jordania teme “disturbios” mientras los saudíes se apresuran por abrazar a Israel

Publicado el Por David Hearst (author), Arabia Watch (author)

Lugar(es): Ammán, Jordania

Rey Salman de Arabia Saudita y el rey jordano Abdullah II (fotografía: AFP)
Rey Salman de Arabia Saudita y el rey jordano Abdullah II (fotografía: AFP)

 

Arabia Saudita está dejando de lado a Jordania en su huida hacia delante para normalizar las relaciones con Israel, ofreciendo concesiones relativas a los refugiados palestinos, que podrían poner en peligro la estabilidad del reino hachemita, y poner en peligro su estatus como custodio de los sitios sagrados de Jerusalén, dijo un alto funcionario de la corte real jordana a The Middle East Eye.

El funcionario, que habló bajo condición de anonimato, acusó el príncipe heredero saudí, Mohammed bin Salman (MbS) de tratar a Jordania con desprecio. "Trata a los jordanos y a la Autoridad Palestina como si fuéramos sus sirvientes, y él nuestro amo; y tenemos que seguirlo en lo que él hace. Ni nos consulta ni nos escucha", dijo el funcionario.

Las alarmas se dispararon en Ammán a consecuencia de filtraciones semi-oficiales que sugieren que Arabia Saudita está dispuesta a renunciar al derecho de retorno palestino, a cambio de poner Jerusalén bajo una soberanía internacional, como parte de un acuerdo de paz en Oriente Medio que facilite la creación de una alianza saudí-israelí para enfrentar a Irán.

Tal acuerdo podría comprometer la condición especial de Jordania como custodio del Haram Al-Sharif, como se dice en el tratado de paz entre Israel y Jordania de 1994.

"Los palestinos suponen la mitad de la población de Jordania y si se habla en Riad del fin del derecho de retorno, esto creará agitación dentro del reino. Estos son temas sensibles tanto para los jordanos de la orilla oriental como para los palestinos", dijo el funcionario.

 

Reacción violenta jordana

De hecho, el 65% de la población de Jordania son palestinos, en su mayoría de la Cisjordania ocupada. Ellos tienen la ciudadanía jordana y acceso a atención médica, pero están insuficientemente representados en el Parlamento, y tienen poca presencia en Ejército y los servicios de seguridad jordanos.

Además, cualquier intento de dar a los palestinos más derechos en Jordania provocaría una reacción violenta entre la población jordana, dijo el funcionario.

Él dijo que cualquier acuerdo de estatus final que implique a los refugiados palestinos tendría que incluir un paquete de compensación a Jordania.

En el mismo acuerdo, el funcionario jordano dijo que lo que se le ofrece a Mahmoud Abbas, el presidente de la Autoridad Palestina, es peor que antes.

“Él (MbS) está preocupado por la normalización de las relaciones entre Israel y Arabia Saudita, y no se preocupa por nada más. Se necesita ‘una hoja de parra’ para empezar esta normalización", dijo el funcionario.

Una fuente occidental en contacto con algunos príncipes saudíes, confirmó por separado la importancia de Israel como un factor detrás de una oleada de detenciones recientes en Riad contra príncipes, magnates de negocios y otros saudíes influyentes.

Dijo que varias de las personas detenidas bajo la cobertura de una campaña contra la corrupción habían actuado como "guardianes de la financiación saudí" a Israel. sugirió que MbS querían mantener el monopolio de estos contactos para sí mismo. Por esta razón, se pregunta si los detenidos serían llevados a juicio público, o si en lugar de ello los juicios serán secretos.

Esta fuente descartó la idea de que en Arabia Saudita se está llevando a cabo una verdadera campaña contra la corrupción: "La familia saudí no gobierna Arabia Saudita. Ellos son sus dueños. Ese es su punto de vista. Ellos crearon el país. Ellos son los dueños, y por lo tanto no pueden ser corruptos".

La corte real en Ammán también está preocupada por la presión que se aplica sobre Jordania para unirse a una campaña anti-Irán y las consecuencias potencialmente graves de lo que considera las “imprudentes políticas saudíes”.

“Las cosas en Siria van en beneficio de Irán, y sus aliados, y el enfoque jordano fue tratar de abrir canales con Irán y Rusia para calmar a los iraníes y llegar a algún tipo de acuerdo en el sur", dijo la fuente.

“Pero los saudíes están en “modo enfrentamiento” total, desestabilizando Líbano. Si Irán quiere tomar represalias, podría tomar represalias en toda la región, lo que podría afectar Jordania directamente y que es lo último que Jordania quiere que hagan".

Presionado por los saudíes, Jordania redujo sus relaciones diplomáticas con Qatar, pero claramente no las cortó, como hicieron Baréin, Emiratos Árabes Unidos y Egipto el día que se anunció el bloqueo. Lo que Jordania hizo, sin embargo, fue cerrar la oficina de Al Jazeera, la cadena de televisión qatarí, que Arabia Saudita ha pedido a Doha cerrar.

A diferencia del presidente palestino, Mahmoud Abbas, el rey Abdullah no ha sido invitado a Riad para expresar estas frustraciones en persona. Ha visitado Baréin, pero regresó a casa poco después.

  

Las promesas rotas

El tercer motivo de preocupación jordano sobre la forma en que Arabia Saudita se está comportando es económico.

Jordania ha perdido dinero como resultado del boicot regional contra Qatar, y actualmente está perdiendo ingresos que obtuvo a través del tránsito de mercancías, como resultado de la reapertura de un cruce entre Arabia Saudita e Irak en Arar, un cruce que había sido cerrado durante 27 años desde la invasión de Saddam Hussein a Kuwait en 1990.

Antes de la reapertura de Arar, todo el comercio de Irak pasaba a través de Jordania. Con la apertura de Arar, Irak comenzará a utilizar los puertos de Arabia Saudita en el Mar Rojo para exportar a Europa, en lugar del puerto jordano de Aqaba.

En el palacio real se palpa indignación acerca de las promesas de ayuda de Arabia Saudita, pero no hay indicios de que el dinero llegue a sus cuentas bancarias.

Una fuente jordana separada dijo: “El rey de Jordania y la autoridad jordana están molestos por las promesas hechas por los saudíes para compensar a Jordania por su pérdida de ingresos con Qatar, y el hecho de que no las han cumplido hasta ahora".

Un cuarto motivo de queja jordano es el reciente anuncio de los planes para construir una mega ciudad de alta tecnología “Neom” que según MbS tiene previsto se extenderá a través de las fronteras de Jordania y Egipto. El funcionario dijo que Jordania estaba "mal informado" sobre el proyecto, lo cual ha fomentado la  sospecha de que el beneficiario principal en la construcción de la ciudad no será Jordania o Egipto, sino Israel, que ha establecido una ventaja regional en las exportaciones de alta tecnología.

 Dijo que circulan "algunos comentarios positivos" en el lado jordano, pero en general, han reaccionado con cautela ante el anuncio.

El funcionario dudaba de que Israel se embarque en una guerra con Hezbolá debido a que MbS había calculado mal la reacción a su ofensiva en Líbano, tras la repentina renuncia del primer ministro libanés Saad Hariri desde Riad a principios de este mes.

Hariri, que es un ciudadano saudí con intereses comerciales importantes en el país, sin embargo, no ha regresado aún a Beirut, y el presidente libanés Michel Aoun dijo el el miércoles que creía que estaba detenido allí.

"El análisis de Jordania es que ni Israel ni Estados Unidos van a ir a una guerra, y que nosotros, los jordanos cargaremos con las consecuencias de una confrontación directa con Irán y que tendremos que pagar las consecuencias de esto", dijo el funcionario.

 


Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “Jordania teme “disturbios” mientras los saudíes se apresuran por abrazar a Israel”

Dejar una respuesta