¿Por qué Egipto tiene un creciente problema con la insurgencia?

Publicado el Por Omar Ashour (author), Arabia Watch (author)

Lugar(es): El Arish, Sinaí, Egipto

Control de seguridad en el desierto al suroeste de El Cairo (fotografía: Reuters)
Control de seguridad en el desierto al suroeste de El Cairo (fotografía: Reuters)

 

"Había alrededor de 10 o 12 de ellos, eran jóvenes, tenían unos 20 o 21 años... atacaron a más de 70 de nosotros que teníamos nuestras armas nuevas y vehículos blindados nuevos", dijo un agente herido a un médico en un audio filtrado de seis minutos que describe el ataque a las fuerzas de seguridad en el desierto occidental, el 21 de octubre.

Como siempre, la declaración oficial del Ministerio del Interior contradice tanto la versión de los testigos como las declaraciones oficiales hechas por agentes de seguridad a los medios de comunicación.

Según el Ministerio, el número de muertos fue de 16 policías y 15 atacantes. Sin embargo, los médicos y fuentes de seguridad dieron un saldo de más de 50 muertos, sin pérdidas reportadas en el lado de los atacantes.


La represión brutal

Este fue el cuarto ataque importante en el desierto occidental desde el comienzo de 2017, por no hablar de escaramuzas menores. Viene como parte de una ola sin precedentes contra la brutal represión y la violencia insurgente, que rápidamente se extendió desde el golpe militar en julio de 2013, seguido de una serie masacres contra los manifestantes contra el golpe entre julio y agosto.

El diario semi-oficial Al-Ahram registró 1.165 ataques contra las fuerzas armadas y la policía entre 2014 y 2016. Esto se traduce en una campaña sostenida de un ataque al día durante tres años, con una escalada evidente en 2017.

Una parte de la tragedia es que está cifra no es real. La otra parte es que el general Abdel Fattah Al-Sisi organizó el golpe y fue "elegido" cuando se presentó a las elecciones en una plataforma de "lucha contra de prevención del terrorismo". No hay mucho progreso en ese ámbito, sin embargo.

La situación de seguridad en Egipto se deterioró desde la existencia de una insurgencia de bajo nivel con solamente una organización principal activa entre agosto de 2009 y julio de 2013 en el noreste más remoto del Sinaí, hasta aumentar a al menos cinco organizaciones insurgentes de baja capacidad de funcionamiento en toda la superficie de la península del Sinaí, el Valle de Damietta, en el norte de Asiut, en el sur, y el desierto occidental.

Esto no incluye las organizaciones decapitadas y células pequeñas dispersas a través de los distritos densamente poblados y empobrecidos de El Cairo y el valle del Nilo. Pero más importante que la cantidad, la intensidad o el alcance geográfico; es la calidad de las tácticas de los insurgentes. El ataque en Wahat es un ejemplo de ello.

 

Emboscada de libro de texto: 12 horas de infierno

¿Cómo y por qué llegó el convoy de seguridad al kilómetro número 135 en la carretera hacia el oasis de Wahat Bahariyya? Sigue sin estar claro. Los informes iniciales indicaron que el convoy estaba de camino para detener a ocho presuntos miembros de HASM, una organización armada del desierto (que prometió lealtad al Dáesh en 2014).

El agente herido, sin embargo, acusa al informante, que proporcionó la Inteligencia, de ser un doble agente que no sólo condujo al convoy a una emboscada, sino que también identificó a los oficiales capturados y los separó de los soldados capturados.

En cualquier caso, el ataque fue ejecutado como una emboscada de libro de texto. Suponiendo que la exactitud de las cifras dadas por el agente herido y las otras comunicaciones filtradas entre el Ministerio del Interior en El Cairo y los comandantes y soldados que huyeron, la proporción era de aproximadamente 7 a 1 frente a la insurgencia.

Una vez que el convoy alcanzó un valle rodeado de colinas de tierras bajas, el ataque se produjo. Al comienzo de la batalla,  los vehículos blindados delanteros y traseros fueron destruidos simultáneamente con lo que parecía ser granadas propulsadas por cohetes (el tipo no está claro, pero sin guía en la oscuridad, se requiere una gran habilidad, estar muy cerca o una gran cantidad de suerte).

Esto dejó a los vehículos central encerrados. Luego fue vino una sesión ‘caza de patos’ para los insurgentes, que dispararon desde las colinas. Algunos de los oficiales y soldados supervivientes fueron capturados. "Si eras un oficial tenías una bala, querían enviar un mensaje a los soldados… ‘si eres un soldado que disparó obtienes una bala en la mano y la pierna ... si eres soldado que no disparó y arrojó el arma, vives’ ", dijo el agente herido.  

La ruta de retirada táctica de los atacantes aún no está clara. Pero se aseguraron de recoger los dispositivos de navegación, gasolina, llantas, dos ametralladoras medianas, fusiles automáticos y otras armas, según el oficial.

También tuvieron tiempo para perseguir a los oficiales y soldados que huyeron, después de tomar uno de ellos, al capitán Mohammed Al-Hayes, como rehén. "Ellos le preguntaron si preferiría vivir o morir? ... Dijo que quería vivir, por lo que se lo llevaron".

Desde el comienzo del ataque hasta la llegada de los refuerzos aéreos, el episodio duró aproximadamente 12 horas.

 

Los problemas persisten

Suponiendo que la exactitud de las cifras no oficiales es real (58 muertes: 23 oficiales y 35 soldados), esta sería la peor pérdida para el Ministerio del Interior de Egipto, incluso en comparación con los tiempos en que policías egipcios fueron los insurgentes, superaría en número a la lucha contra las fuerzas británicas en la batalla de Ismailia en enero de 1952 (alrededor de 50 muertes).

La emboscada desembocó en los resultados habituales: Algunos de los generales fueron despedidos. Esto incluyó a los jefes del Sector de Seguridad Nacional (anteriormente fuerzas de Investigaciones de Seguridad del Estado) y el Departamento de Seguridad Nacional en Giza; También fue despedido el director de operaciones en el Sector de la Seguridad Central, y el jefe de la Dirección de Seguridad de Giza.

El jefe del Estado Mayor del Ejército egipcio y cercano a Sisi, el general Mahmoud Hegazy, también fue despedido, a pesar de no ser el responsable del error en Wahat.

El Ministerio del Interior quería una "victoria" sin la participación del Ejército, y no se coordinó con el Ministerio de Defensa. La eliminación de Hegazy probablemente tenía otras razones políticas.

Rivalidades, tácticas de saqueo y enfrentamientos por competitividad, incluso armados, entre las instituciones armadas tienen una larga historia en Egipto.

Pero incluso si hubiera una mejor coordinación, una mejor formación, mejores soldados, mejor estado de ánimo y razones para luchar, y mejor Inteligencia, un resultado favorable es menos probable en este entorno.

 

Los problemas de seguridad en Egipto

Los principales problema de seguridad de Egipto pertenecen al nivel ‘macro’, y están enraizados en la crisis actual de la reconciliación nacional, el medio de un ambiente socio-político muy polarizado y la ausencia de un mecanismo de resolución de conflictos no violenta.

Además, la brutalidad sin precedentes del régimen en el poder hacia la disidencia, la falta de reforma del sector de la seguridad, y la deficiencia estructural en las relaciones entre civiles y militares están alimentando la violencia.

En general, la insurgencia no plantean importantes amenazas para los gobiernos legítimos y bien institucionalizados que llevan a cabo prácticas contrainsurgentes competentes.

Este no es el caso de Egipto, donde se pone en duda la legitimidad, las instituciones son corruptas y las prácticas de contrainsurgencia han sido ilegales e ineficaces al mismo tiempo.

En general, es casi seguro que los defectos en los esfuerzos de contrainsurgencia y lucha contra el terrorismo requieren importantes reformas internas y cambios de política en Egipto, y mucho más que despedir a algunos generales.

 

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “¿Por qué Egipto tiene un creciente problema con la insurgencia?”

Dejar una respuesta