Operación “pegarse un tiro en el pie” en Yemen

Publicado el Por David Hearst (author), Arabia Watch (author)

Lugar(es): Riad, Arabia Saudita, Saná, Yemen

 (fotografía: AFP)
(fotografía: AFP)

 

¿Recuerda el nombre que los saudíes dieron a su operación en Yemen cuando la lanzaron el 25 de marzo de 2015?, era Operación: ‘Tormenta decisiva’.

El 21 de abril, la tormenta fue declarada oficialmente. Los ataques aéreos continuaron, por supuesto, pero los ataques en hospitales, escuelas y, en un incidente notorio, en la fiesta de una boda en Saná, eran ahora parte de una operación rebautizada como "Restauración de la Esperanza".

Dos años y medio después, la miseria colectiva soportada por los yemeníes de todas las tribus continúa, pero la coalición de las fuerzas terrestres que los saudíes reunieron está mostrando signos de desmoronamiento.

Las divisiones están surgiendo entre las fuerzas terrestres yemeníes y extranjeras que luchaban contra los hutíes en el país, y podrían poner en peligro el futuro de la coalición liderada por Arabia Saudita.

 

Sudán

Las fuerzas de Sudán, que constituyen la mayor parte de los 10.000 combatientes extranjeros en la coalición liderada por Arabia Saudita, están sufriendo grandes bajas. Una fuente cercana a la presidencia en Jartum dijo que más de 500 de sus tropas ya habían muerto en Yemen.

Hace sólo dos meses, el comandante de la fuerza de apoyo rápido del Ejército de Sudán, el general Mohammed Hamdan Hamidati, dió una cifra de 412 soldados muertos, incluyendo a 14 oficiales, según fue citado por el diario Al Akhbar de Sudán.

"Existe una enorme presión para retirarse de esta lucha en curso", dijo la fuente de Sudán.

Una fuerza de hasta 8.000 soldados sudaneses. liderada en parte por funcionarios de Emiratos Árabes Unidos, están desplegados en el sur de Yemen, así como en el sur y oeste de Taiz, en Al-Makha.

En el país, el presidente de Sudán, Omar Al-Bashir, también está teniendo serias dudas. Se acuerda de la línea de vida que llegó cuando Riad depositó $1 mil millones en el Banco Central de Sudán hace dos años, seguido por $ 1,22 mil millones de Qatar. Pero no disfruta por ser conocido como "el presidente de los mercenarios", y tiene otras relaciones a considerar.

El jueves, Bashir se convirtió en el último de una procesión de líderes árabes en abrir camino hacia la puerta de entrada a Vladimir Putin. Le dijo al presidente ruso que necesitaba la protección de EE.UU., estaba en contra de la confrontación con Irán, y apoyó la política de mantener al líder sirio, Bashar Al-Assad en el poder.

Esto sigue a un incidente que fue descrito como ‘espionaje y un intento de golpe’. Taha Osman Ahmed Al Hussein fue despedido como director de la Oficina del presidente de Sudán, después de que fue descubierto con un pasaporte saudí y un permiso de residencia en Emiratos Árabes Unidos. Fue capturado manteniendo contactos secretos con ambos.

 

Islah

El motín también está teniendo lugar en las filas de los yemeníes que hace dos años y medio apoyaron la ofensiva de Arabia Saudita contra los hutíes, que trataban de tomar el control de todo el país.

La relación de Arabia Saudita con Islah, el mayor grupo de combatientes yemeníes en la fuerza de tierra empleada por la coalición, ha sido ambivalente. El aliado más cercano del príncipe Mohammed bin Salman en Yemen, Mohammed bin Zayed, príncipe heredero de Abu Dhabi, es abiertamente hostil a las fuerzas yemeníes afiliadas a la Hermandad Musulmana.

Con el uso de las tropas sudanesas, los emiratíes han aplicado el bloqueo de Taiz -la fortaleza Islah- por el sur y el oeste, a la vez que luchan contra los hutíes en el norte.

Sin embargo, los propios saudíes tienen como huésped al líder de Islah en Riad, donde se encuentra el presidente internacionalmente reconocido de Yemen, Abd Rabbuh Mansour Hadi.

La línea que separa un hotel de un centro penitenciario parece ambigua estos días en Riad, y esto se aplica a los aliados de Yemen, así como a los libaneses.

Una fuente cercana a Hadi describe las condiciones en que se encontraba recluido Hadi como "de comodidad y cortesía, pero no de libertad". Hadi, dijo, se encuentra efectivamente en una "jaula de oro", no pueden visitar Yemen o hacer declaraciones, aunque se le permitirá salir para recibir tratamiento médico en Estados Unidos.

Sin embargo, el liderazgo regional de Islah en Yemen es libre de actuar y está mostrando signos de actuar por su cuenta.  

Ellos están sintiendo el precio político que están pagando por el apoyo a una campaña que veían como necesaria para liberarse de la ocupación.

También están pagando un precio físico. Un número de jeques y académicos de Islah, así como los salafistas que rechazaron el liderazgo de Emiratos han muerto o han sido blanco de intentos de asesinato.

La lista está creciendo: Se han producido los asesinatos de Khaled Ali al-Armani, un líder en el Partido Islah, el 7 de diciembre de 2016; del jeque Abdullah Bin Amir Bin Ali Bin Abdaat al-Kathri, el 23 de noviembre de 2017 Hadhramaut; de Abdelmajeed Batees (relacionado con Saleh Batees) un líder en el Partido Islah, el 5 de enero de 2017 Hadhramaut; de Mohammed Bin Lashgam, Director Adjunto del Estado Civil, el 17 de enero de 2017 y de Khaled Ali Al-Armani, un líder en el Partido Islah, el 7 de diciembre de 2016.

Además, el jeque Mohammed Ali Al-Naashri, el imán de la mezquita Al-Rahman y un líder del partido Islah; Faraj Naaji Bin Taleb, el alcalde de la ciudad de Shibam en Hadhramaut; Khaled Al-Jamaa'ee, Abdelhafiz Al-Fagee, presidente de la oficina ejecutiva de la Asamblea Islahi en Taiz, y Arafat aA-Halami, un líder de la milicia de al-Dhali, han sobrevivido a intentos de asesinato.
 
Ya es demasiado. El liderazgo regional de Islah ahora está hablando de iniciar negociaciones directas con los hutíes, dijo una fuente de alto rango de Islah.

"Los emiratíes no ocultan su hostilidad a Islah. Jeques y académicos Islahi están siendo asesinados, y esto está siendo coordinada por la milicia pro-emiratí. Además, EAU está aplicando claramente un bloqueo a Taiz, y apoyando la retención para nuestros combatientes en la ciudad ", dijo la fuente.

 

"Como consecuencia de esto, una gran cantidad de miembros de base y líderes regionales de Islah están empezando a sentir que esta coalición es un precio demasiado alto a pagar, sobre todo porque la popularidad de la coalición liderada por Arabia Saudita entre los yemeníes que apoyaron la intervención hace dos años está en su nivel más bajo".

 

El cálculo de islah es triple: Islah todavía tiene un núcleo totalmente equipado de unos 20.000 combatientes en la reserva,, por lo que cree que si se inicia negociaciones con los hutíes sería desde una posición de fuerza militar.

En segundo lugar, los líderes regionales ya han comenzado a desplegar fuerzas en Marib y Al-Jof, independientemente de los deseos del resto de la coalición liderada por Arabia Saudita.

"Islah sacrificó mucho para ser parte de la coalición, pero no está recibiendo recompensa. De hecho estamos sufriendo la conspiración de un miembro de la coalición: EAU", dijo la fuente.

"Es por eso que los líderes de la región de Islah están empezando a tomar decisiones por sí mismos, consolidando de su presencia en Marib y Al-Jof, independiente de las decisiones de la coalición".

 

En tercer lugar, Islah calcula que los hutíes podrían tener sus propias razones para hablar. Los hutíes consideran una manifestación masiva en Saná reciente convocada por su antiguo aliado, Ali Abdullah Saleh, como un intento de golpe.

A pesar de las negativas de Saleh, los hutíes afirman que cruzó una línea roja y juega a dos bandas en la guerra. Saleh ha estado en silencio y ahora es una figura marginal, pero la sensación de traición de los hutíes perdura.

 

Omán

Los saudíes han tratado de evitar un motín en las filas prestando más atención a la dirección Islah en Riad. El príncipe Mohammed bin Salman se reunió recientemente el jefe del partido Islah, Mohammad Al-Yidumi.

Esto creó una tormenta de comentarios sarcásticos en las redes sociales, debido a que el príncipe  que se refiere a los Hermanos Musulmanes como "terroristas" en otros lugares de la región.

Además, los saudíes permitieron al vicepresidente de Hadi, el general Ali Mohsen Al-Ahmar, volver a la primera línea cerca de la capital Saná, haciendo caso omiso de las objeciones de Abu Dhabi. El general, es considerado como cercano a las fuerzas islamistas que llegaron a un primer plano en Yemen después de la Primavera Árabe de 2011.

Estos movimientos son considerados por las bases de Islah como demasiado poco y demasiado tarde.

Como si el equilibrio de fuerzas externas que compiten en Yemen no fuera bastante complicada; introduzca también a Omán.

Omán, que considera el sur de Yemen como su patio trasero, está particularmente preocupado por la adquisición de una serie de puertos estratégicos e islas en Yemen por parte de los emiratíes. Una fuente diplomática qatarí describió esto el 'imperio marítimo' emiratí, pero los omaníes están molestos por esto también.

Se entiende que los omaníes están en contacto en silencio con líderes de las tribus yemeníes locales en el sur de Yemen, algunos de ellos de las fuerzas separatistas, para organizar una "respuesta orquestada" a las milicias pagadas y controladas por Abu Dhabi.

Con todo, el primer esfuerzo militar lanzado por el príncipe saudí de 32 años como ministro de Defensa es un desastre táctico y estratégico.

El príncipe, bien recibido en los círculos occidentales como un ‘reformador’ que va a encabezar un impulso hacer hacer retroceder a Irán, ha conseguido unir a todos los yemeníes; contra él, un hecho raro en un mundo polarizado. De hecho se ha disparado a sí mismo, en varias ocasiones, en el pie.

 
 

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “Operación “pegarse un tiro en el pie” en Yemen”

Dejar una respuesta