Después de la purga de Arabia Saudita: $ 106 mil millones recaudados y preguntas en el aire

Publicado el Por Dania Akkad/ Nadine Dahan (author), Arabia Watch (author)

Lugar(es): Riad, Arabia Saudita

Hotel Ritz-Carlton de Riad
Hotel Ritz-Carlton de Riad

 

Mientras las habitaciones de $650 la noche del hotel Ritz-Carlton de Riad vuelven a estar a disposición de los clientes, una investigación plantea interrogantes sobre las ‘enérgicas medidas contra la corrupción’ adoptadas por Arabia Saudita.

Apple y Amazon están pensando invertir en el reino y el príncipe Mohammed bin Salman (MnS) emprenderá una "gira para mostrar el reino" a inversores con nervios de acero provenientes de las capitales financieras occidentales en las próximas semanas.

Pero la investigación revela que preguntas básicas sobre el evento que comenzó el 4 de noviembre continúan en el aire, cuando un grupo de miembros de la realeza y hombres de negocios fue convocado al hotel de cinco estrellas, para lo que creían sería una reunión nocturna con MbS.

No había ninguna reunión, fueron, en cambio, detenidos en el hotel de lujo. Algunos miembros de la realeza de alto rango fueron golpeados y torturados para revelar detalles sobre sus cuentas bancarias y necesitaron tratamiento hospitalario.

Después de que la mayoría de los príncipes y magnates fueron puestos en libertad, el fiscal general de Arabia Saudita, Saud Al-Sheikh Mojeb dijo que más de $106 mil millones habían sido incautados a 381 ciudadanos saudíes a fecha del 30 de enero.

Pero la investigación muestra que se sabe muy poco acerca de la mayoría de los que estaban encerrados, sobre qué tipo de activos pueden haber sido forzados a entregar o si las cifras finales coinciden.

Un asesor financiero en el Golfo con el conocimiento detallado de varios de los detenidos, dijo: "Los números no cuadran".

MbS y sus partidarios dicen que la represión fue una especie de "terapia de choque" necesaria para frenar a décadas de corrupción de altos vuelos que han dejado el reino con un déficit de $52 mil millones.

"Es complicado, es perjudicial, tiene consecuencias negativas a corto plazo, pero a largo plazo, es un hecho muy positivo", dijo Ali Shihabi, director de la Fundación Saudita con sede en Washington, dijo a la CNBC.

Pero la falta de transparencia en torno a la campaña sugiere que los mismos personajes y prácticas utilizadas antes de la purga continúan.

Bruce Riedel, un ex analista de la CIA y el director del proyecto Brookings de Inteligencia, dijo: "Si era una verdadera investigación de corrupción, entonces el gobierno tendría un gran interés en asegurar que todo el mundo supiera quién fue detenido y cuáles eran los cargos".

Si los detalles no están disponibles, es porque el gobierno saudí está tratando de ocultar algo y que todo esto no es sobre la corrupción en absoluto. Esto se trata de recaudar dinero para un país que tiene un problema económico grave.

 

¿Quieres eran los otros 350 detenidos?

Las identidades de alrededor de 30 de los saudíes detenidos en la campaña de noviembre han sido bien documentadas. El más conocido, y rico, es el príncipe Alwaleed bin Talal, quien fue liberado el mes pasado, y concedió una entrevista cuando aún estaba en el Ritz diciendo que todo había sido un "malentendido".

Otros detenidos fueron destacados empresarios de diversos sectores; miembros de la familia real entre ellos el príncipe Miteb bin Abdullah, quien fue una vez un aspirante al trono saudí, y varios funcionarios del gobierno anterior y actual.

Uno de los detenidos, Ibrahim Al-Assaf, un ministro de Estado actual y consejero del rey Salman, estuvo suspendido en sus funciones, pero después de su liberación encabezó la delegación de Arabia Saudita en el Foro Económico Mundial de Davos en enero.

La investigación ha identificado a 34 detenidos. Pero si, según Al-Mojeb, 381 personas fueron detenidas, entonces, ¿quiénes son los otros?.

Apenas unas semanas antes de la purga de noviembre, un grupo de más de 60 clérigos, activistas de derechos humanos, periodistas y poetas fueron detenidos.

Aunque sus detenciones recibieron mucha menos atención de los medios, sus identidades son conocidas en gran parte a las organizaciones de derechos humanos y se han recopilado en una lista de Al-Qst, una organización saudí de derechos humanos con una red anónima de activistas en el reino.

No ha ocurrido lo mismo con los detenidos en noviembre. La investigación contactó con las cuatro principales organizaciones de derechos humanos que vigilan Arabia Saudita - Human Rights Watch, Amnistía Internacional, Fundación Alkarama y Al-Qst - para ver si podían suministrar una lista de los detenidos.

Sólo Al-Qst tenía una lista, y tenía sólo a 30 personas en ella.

"¿La mayoría de la gente?" dijo Yahya Assiri, fundador de Al-Qst. "Nadie sabe nada de ellos".

 

¿Qué parte de esos $106 mil millones es dinero en efectivo?

Días después de las primeras detenciones en noviembre, las autoridades saudíes dijeron que pretendían recaudar unos $800 mil millones en efectivo y otros activos. Diez días después, esa cifra redujo a la mitad a entre $400 y $300 mil millones. Ahora son $106 mil millones.

"Lo que esto muestra es que no fue muy bien planeado, y eso no es una sorpresa", dijo Riedel.

Una de las razones de que la estimación se ha reducido pueden ser las dificultades que las autoridades saudíes han tenido para incautar activos fuera del reino. Algunos activos han estado fuera de su alcance por acuerdos legales que hacen el cambio de propiedad complicado o se encuentran en bancos suizos, donde los intentos de apropiarse de los fondos han sido rechazados, según el Financial Times.

Pero incluso la cifra de $106 mil millones plantea preguntas. Las cifras en dólares han sido mencionadas en dos liberaciones - las del príncipe Alwaleed bin Talal ($6 mil millones) y el príncipe Miteb bin Abdullah ($1 mil millones) - que representan $7 mil millones. Sin embargo, bin Talal, ha puesto en duda esa cantidad y le dijo a Reuters en una entrevista el mes pasado que él no esperaba entregar "nada en absoluto".

Además de los dos príncipes, hay otros siete según los informes que han llegado a acuerdos:

  • Bakr Bin Laden, presidente del Grupo Binladin Arabia, según los informes, junto con miembros de la familia, ha transferido algunas acciones de Binladin Arabia al Estado, pero aún así la empresa continúa siendo de gestión privada. Sin embargo, una fuente de Arabia Saudita bien informada dijo el lunes que Bin Laden todavía está bajo custodia del Estado.

  • Waleed Al-Ibrahim, presidente de Oriente Medio Broadcasting Center (MBC), que ha recibido la orden de entregar una participación de MBC valorada en más de $2 mil millones.

  • Mohammad Al-Tobaishi, ex jefe de la corte real, ha entregado cantidad no especificada de dinero en efectivo y una propiedad. 

  • Mohammed bin Hamoud Al Mazyad, ex ministro adjunto de Finanzas.

  • Saoud Al-Daweesh, ex director general de Saudi Telecom.

  • Saleh Kamel, presidente y fundador del grupo Dallah Albaraka. 

  • El príncipe Turki bin Khalid.

 

No se han reportado detalles acerca de cuáles son los activos que los otros cinco debieron entregar, si los hubiere. La misma fuente saudí dijo el lunes que Amr Dabbagh, presidente y CEO del Grupo Al-Dabbagh, también había llegado a un acuerdo, pero no ha sido puesto en libertad.

Las autoridades saudíes han dicho que esperan que los $13.3 mil millones de los $106 mil millones lleguen a las finanzas del Estado para el final del año.

Sin embargo, el asesor financiero del Golfo familiarizado con los detenidos, que pidió el anonimato debido a que continúa trabajando en la región, dijo que los números no cuadran.

Aparte de Bin Talal y Mohammed Al-Amoudi, un hombre de negocios en Arabia Saudita y Etiopía, dijo que los otros detenidos "son mucho más pequeños". Si Bin Talal dio 6 mil millones de dólares- y él lo niega- entonces ¿cómo es posible recaudar $99 mil millones del resto?.

El asesor señaló que aunque el Estado se hubiera apropiado de la mitad de la riqueza de las 350 personas, y dicha riqueza estuviera estimada entre 100 a 500 millones en la mayoría de casos, aún así las cifras no cuadran.

Una forma de llegar a $100 mil millones, explicó, es contabilizar el valor de los bienes incautados, pero eso no significa tener dinero en efectivo en las arcas del Estado.

"¿A quién se las van a vender?" dijo el asesor. "(muchas de ellas) son terrenos en el desierto, por lo que sería muy difícil".

La otra explicación es que el gobierno puede haber contabilizado también el dinero que le debe a las empresas y no va a pagar, como al Grupo Binladin Arabia, al que según los informes el Estado debe alrededor de $30 mil millones.

Una vez más, se ahorrarían dinero, pero eso no significa recaudarlo.

 

¿Por qué no sabemos más?

Julia Legner, de la Fundación Alkarama, explicó que los detenidos en noviembre son parte del gobierno o lo necesitan para operar. Esto está en contraste con los detenidos en septiembre, que se han pronunciado en contra del Estado en el pasado.

"Si usted es un hombre de negocios o un miembro de la familia real, se necesita una red. No se les puede denunciar (públicamente)", dijo. "Hay una gran cantidad de dinero y la existencia (del reino) en juego".

Tanto Assiri como Legner dijeron que aunque las desapariciones y las detenciones eran comunes en Arabia Saudita, el volumen de las detenciones en noviembre, junto con la falta de información sobre quién estuvo involucrado, no tiene precedentes.

"Todo el mundo en Arabia Saudita piensa, ¿estoy yo en la cola?", Dijo Assiri.

Y hay otras preguntas sin respuesta, dijo Riedel. ¿Cuáles son las condiciones, por ejemplo, que se han establecido para los que son puestos en libertad? En particular, ¿son libres de utilizar sus activos?.

"La suposición obvia sería que cualquier persona que pasó por esta experiencia, una vez que fue puesta en libertad, se iría a casa e intentaría transferir todos sus activos fuera del reino a EE.UU. y el Reino Unido, donde estarían a salvo", dijo.

Y todavía falta la respuesta a la última pregunta: ¿dónde están esos $106 mil millones ahora?.



 
 
 

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “Después de la purga de Arabia Saudita: $ 106 mil millones recaudados y preguntas en el aire”

Dejar una respuesta