La Nakba, 70 años después: lo que los jóvenes palestinos esperan para el futuro

Publicado el Por Arabia Watch (author)

 

David Ben Gurion, el primer primer ministro de Israel, dijo que "los viejos morirán y los jóvenes lo olvidarán". Si bien la fuente de la cita no está clara, es una línea que se ha utilizado durante mucho tiempo para simbolizar las esperanzas de muchos de que las futuras generaciones de palestinos renunciarán a sus pretensiones sobre la Palestina histórica.

Hoy martes, los palestinos conmemoran la Nakba, que significa "catástrofe", que marca 70 años desde la expulsión de más de 700.000 personas de sus hogares durante la creación del estado de Israel y el conflicto que siguió.

Actualmente hay más de cinco millones de refugiados palestinos registrados, de los cuales más de un tercio viven ahora en los territorios palestinos ocupados (1,3 millones en Gaza y más de 800.000 en Cisjordania, según el OOPS). La Oficina Central Palestina de Estadísticas estimó en 2016 que el 40% de los palestinos en el territorio ocupado eran refugiados.

Pero a pesar de que casi el 70 por ciento de la población palestina tiene menos de 29 años, los jóvenes -particularmente los refugiados- continúan siendo marginados política y económicamente en la sociedad palestina.

'Mi realidad diaria es Nakba'

Sin embargo, los refugiados entrevistados por Middle East Eye, muchos de los cuales nunca tuvieron la oportunidad de visitar las tierras de sus abuelos, siguen estando totalmente en contra de la ocupación y se comprometen a buscar justicia para su comunidad.

Hamza, de 24 años, trabajador de un centro juvenil, vive en el campo de refugiados de Dheisheh en el sur de Cisjordania, cerca de Belén. Él dice que es increíble cuántos niños que han crecido en el campamento conocen sobre sus pueblos ancestrales, que ahora se encuentran en el Israel actual.

Refugiados en la región que rodea a Belén -que incluye los campamentos de Aida, al-Azza y Dheisheh- hablaron a MEE de recuerdos transmitidos por los familiares que huyeron en 1948.

Ghaida, una joven de 23 años que vive en Aida, dice: "La Nakba necesita ser enseñada en nuestras escuelas. Esta no es solo la causa de los refugiados, también es la causa de todos los palestinos".

Todos los jóvenes refugiados que hablaron con MEE enfatizaron que no ven la Nakba como un evento histórico que comenzó y terminó en 1948.

Las condiciones de vida en los campos de refugiados hoy, que incluyen pobreza, hacinamiento, infraestructura de mala calidad y falta de espacio público, se ven agravadas por las frecuentes incursiones nocturnas de las fuerzas israelíes, numerosos arrestos e innumerables víctimas debido al uso de municiones y gas lacrimógeno por parte del ejército.

Inas, un aspirante a abogado de 24 años, explica: "Mi realidad cotidiana en el campo de refugiados es la Nakba. El hecho de que, todos los días, el ejército israelí entra aquí y nos dispara, es la Nakba. Haber visto a mi vecino asesinado a tiros fuera de mi casa es la Nakba".

Ghaida, que también estudió leyes, describe lo que ella considera la opresión rutinaria de las fuerzas israelíes como un intento deliberado de crear una "cultura de miedo y sumisión" entre los refugiados.

"La Nakba no se trata solo de la tierra que se tomó", dice. "Efectivamente, la tierra fue tomada y debería ser devuelta, pero también tengo derechos que fueron confiscados y deben ser devueltos. Tengo derecho a vivir en paz, el derecho a una buena educación. La Nakba es muy importante para los refugiados, porque sus derechos humanos fueron robados".

'Los campamentos de refugiados no son nuestro destino final'

Los jóvenes refugiados siguen comprometidos con la idea del derecho al retorno a la patria de sus antepasados, como lo garantiza la Resolución 194 de las Naciones Unidas.

"La justicia debería ser para todos los refugiados, deberían tener la opción de regresar o no, así como la opción de obtener ayudas para arreglar sus hogares", dice Ghaida.

Mientras tanto, Hamza dice que, para él, el campamento es una sala de espera. "Esto es también lo que enseño a los más jóvenes aquí en la comunidad", dice, "que estamos aquí temporalmente, que este no es el destino final".

La Autoridad Palestina, liderada por Fatah, ha visto su imagen severamente deteriorada entre los palestinos por varias razones, incluida la ausencia de elecciones presidenciales desde 2005, su aquiescencia a los términos y políticas israelíes que se consideran perjudiciales para el pueblo palestino, y su respaldo de una solución de dos estados, que en esencia significaría renunciar al derecho de retorno.

Al menos el 50 por ciento de los encuestados que respondieron a una investigación llevada a cabo por el Centro Palestino para Políticas y Encuesta en marzo de 2018 dijeron que consideran a la Autoridad Palestina como una carga para el pueblo palestino.

 “Ahora hay tres generaciones de israelíes que han crecido en nuestra tierra, y tres generaciones de palestinos que han crecido en los campamentos”, dijo Ghaida.

Hana, de 23 años, dice: "La Autoridad Palestina puede renunciar al derecho de retorno para satisfacer a Israel y Estados Unidos, pero el pueblo no lo aceptará. No sufrimos y perdimos las vidas de nuestra gente, para que ahora un partido político nos venda”.

Si bien los líderes políticos no han podido resolver el conflicto palestino-israelí durante siete décadas, ahora la solución parece estar fuera del alcance de todos.

Nada dura para siempre

Sin embargo, a pesar de enfrentar inmensos obstáculos, los jóvenes refugiados tienen esperanzas de que su propia generación pueda llegar a una solución justa, incluso si no están de acuerdo con la manera de hacerlo, ya sea la lucha armada, las manifestaciones pacíficas, el alcance internacional, el BDS (boicot, desinversión y sanciones) movimiento o una combinación de todo lo anterior.

Mohamed, otro palestino añade: "Hay movimientos juveniles, no solo para los refugiados, sino en el norte y el sur, en los campamentos, en las aldeas. El papel de la juventud es muy importante, y estamos estudiando política para especializarnos en la causa palestina y centrarnos en nuestra futuro."

La falta de sanciones significativas de la comunidad internacional contra las reiteradas violaciones del derecho internacional por parte de Israel ha convencido a los refugiados de que la clave de su destino está en sus propias manos.

"No tengo ninguna esperanza en la comunidad internacional, solo tengo esperanza en nosotros, el pueblo palestino", dice Sami.

Con casi tres cuartas partes de los palestinos demasiado jóvenes para recordar un momento antes del establecimiento de la Autoridad en 1993, la desilusión generalizada con las instituciones políticas palestinas ha convencido a muchos de que el camino hacia la liberación requiere un levantamiento contra el gobierno de Abbas.

"Un movimiento juvenil contra la Autoridad Palestina para cambiar el liderazgo es la única forma en que podemos cambiar nuestra realidad", dice Hamza, otro palestino. "Solo un estallido de la juventud puede cambiar el liderazgo actual y la situación".

Inas concluye: "Tiene que empeorar para que las cosas mejoren, pero pase lo que pase, la injusticia terminará. No puede continuar para siempre ".

Por su parte, Mohammed tiene esperanza. "Así como la esperanza permaneció con mi padre, mi abuelo, mi madre y mi familia, ahora se queda conmigo. Si no tenemos esperanza, no podemos construir una nueva generación".

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “La Nakba, 70 años después: lo que los jóvenes palestinos esperan para el futuro”

Dejar una respuesta