'Vinieron a matarlo': los palestinos lloran a la última víctima de la ocupación israelí

Publicado el Por Arabia Watch (author)

El cortejo fúnebre de Ezz al-Din Abd al-Hafeezh Tamimi  (fotografía: (MEE / Tessa Fox))
El cortejo fúnebre de Ezz al-Din Abd al-Hafeezh Tamimi (fotografía: (MEE / Tessa Fox))

NABI SALEH, Cisjordania ocupada - Decenas de hombres, jóvenes y viejos, de la aldea palestina de Nabi Saleh se alineaban en la entrada de la morgue en el hospital de Ramallah.

Todos esperaban ver a Ezza al-Din Abd al-Hafeezh Tamimi, de 21 años, que fue asesinado a tiros por las fuerzas israelíes el miércoles por la mañana durante una incursión militar israelí en Nabi Saleh, al noreste de Ramallah en Cisjordania.

El activista israelí Jonathan Pollack dijo a Middle East Eye que las imágenes de video tomadas en el momento de la muerte de Tamimi muestran que no había piedras arrojadizas en ese momento.

Solo tres muchachos jóvenes estaban en el campo, un lugar donde las fuerzas israelíes disparan gas lacrimógeno, incluso munición real, a los manifestantes, según dijeron testigos.

"En el video, se ve a un soldado dirigiéndose por la calle, posicionándose detrás de un árbol y disparando en vivo. Estos son los disparos que mataron a Ezz al-Din Abd al-Hafeezh", explicó Pollack.

Disparado desde atrás

A Ezz al-Din le dispararon a la nuca. La bala hizo una salida limpia.

El soldado estaba a unos 45 metros del joven, estimaron los aldeanos.

"Cualquier justificación del soldado de supuesta autodefensa o sobre supuestas amenazas a su vida queda completamente anulado tanto por el video como por la distancia", dijo Pollack.

Ala Barghouthi, de 21 años, era un amigo cercano de Tamimi. "Estoy seguro que vinieron a matarlo", dijo Barghouthi a Middle East Eye.

Las fuerzas israelíes en el lugar de los hechos negaron a Tamimi atención médica inmediata.

"Le dispararon directamente en el cuello y luego lo dejaron en el suelo durante 10 minutos después de recibir el disparo. Hubiera muerto de todos modos ", dijo Barghouthi, refiriéndose al tiempo que llevó llevar a Ezz al-Din al hospital.

Nabi Saleh se ha convertido en un símbolo de la resistencia palestina desde el comienzo de las protestas semanales en 2010 contra el asentamiento israelí ilegal de Halamish en las cercanías.

El asentamiento se construyó en tierra palestina y sus colonos también se hicieron cargo de la fuente de agua de Nabi Saleh.

Por las protestas, Nabi Saleh ha mantenido una presencia activa en los medios, documentando las acciones de los soldados en su aldea.

Muertes todos los días

Los residentes de Nabi Saleh se han acostumbrado a los asesinatos, arrestos y hostigamiento de las fuerzas israelíes.

En febrero pasado, 11 personas de la aldea fueron detenidas. Pollack dijo que los soldados vinieron a buscar a Ezz al-Din; cuando no pudieron encontrarlo, arrestaron a su padre y a su hermano mayor y los llevaron a ser interrogados por el Shin Bet, el servicio de inteligencia de Israel.

"No fueron cuestionados en absoluto; solo estaban amenazados. Les dijeron que entregaran a Abd al-Hafeezh o que el Shin Bet seguiría entrando en su casa y arrestando a su madre", explicó Pollack.

"Incluso amenazaron explícitamente con matar a Abd al-Hafeezh, [antes] de liberarlos".

De vuelta en la morgue del hospital de Ramallah, el cuerpo de Tamimi yacía sobre una losa cubierta con la bandera palestina. Los niños pequeños comenzaron a repartir carteles con la foto del hombre muerto antes de llevar su cuerpo a una ambulancia en espera, que encabezó una marcha por las calles de Ramallah.

"Los que gritan, nunca mueren", cantaban los hombres. "Descansa ahora, mártir, continuaremos la lucha".

No les dejaron pasar

Pero la marcha no pudo llegar a la aldea. El ejército israelí informó a la oficina palestina de coordinación del distrito que no permitirían que la procesión fúnebre pasara por la calle principal de Nabi Saleh.

El prominente activista de Nabi Saleh, Manal Tamimi, escribió en su página de Facebook: "Como si no fuera suficiente que mataran a Ezz [al-Din], [ellos también quieren] pararnos. Pero todavía no entienden que nadie puede dar órdenes a los Tamimis".

Llenos de desconsolados, los coches que intentaban llegar a Nabi Saleh desde Ramallah para el funeral fueron detenidos por soldados israelíes, que bloquearon la carretera.

Solo permitieron que la ambulancia con el cuerpo de Tamimi procediera, y empujaron y amenazaron a los que intentaban cruzar, antes de dispararles bombas sonoras.

Solo después de una hora los soldados comenzaron a dejar que los coches pasaran, antes de irse a la estación al pie de la aldea.

Ezz al-Din Abd al-Hafeezh Tamimi finalmente fue sepultado en el cementerio de Nabi Saleh.

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “'Vinieron a matarlo': los palestinos lloran a la última víctima de la ocupación israelí”

Dejar una respuesta