Nueva generación de arqueólogos lleva el antiguo Egipto al siglo XXI

Publicado el Por Arabia Watch (author), The Guardian (author), Patrick Kingsley (writer)

Lugar(es): Pirámides de Guiza

Turistas en las pirámides de Giza. Hasta hace poco,  solo algunos expertos egipcios tenían entrenamiento de campo significativo (fotografía: Steven Allan )
Turistas en las pirámides de Giza. Hasta hace poco, solo algunos expertos egipcios tenían entrenamiento de campo significativo (fotografía: Steven Allan )

 

Hace tan solo 5 años, cuando los arqueólogos excavaban en las ruinas faraónicas de Egipto y encontraban huesos humanos, por lo general, los desechaban. “La mayoría de las investigaciones arqueológicas egipcias consideraban los restos humanos como basura”, asegura Afaf Wahba, una joven oficial del Ministerio de antigüedades de Egipto.

Sin embargo, la osteología, estudio de los huesos, es una práctica habitual en las excavaciones fuera de Egipto. Wahba quiere que los egipcios integren este tipo de prácticas en los hallazgos arqueológicos. Después de una campaña de 5 años de promoción cada provincia egipcia está en camino de producir expertos osteólogos, por lo que Wahba espera que el ministerio cree su propio departamento en la materia. “Estoy luchando para informar a los responsables del órgano rector del Ministerio sobre la importancia del estudio de los restos humanos”.

La misión de Wahba es un ejemplo de un cambio generacional que los optimistas esperan que pueda reformar poco a poco las instituciones estatales burocráticas de Egipto. En este caso concreto se apunta al Ministerio de Estado para las antigüedades, MSA, el cual tiene jurisdicción final sobre algunos de los monumentos y museos más impresionantes del planeta, incluyendo la tumba de Tutankamón, la mezquita medieval de El Cairo y las pirámides de Guiza.

Sin embargo, a pesar de su potencial, el Ministerio, como muchas otras instituciones egipcias, a menudo es acusado de aquejar una lenta burocracia. Numerosos arqueólogos extranjeros han mostrado su descontento al no poder importar el equipo que necesitan, o exportar muestras de rocas para su análisis. Extraer este tipo de muestras para laboratorios extranjeros está prohibido y, como consecuencia, las excavaciones locales no son tenidas en cuenta por los donantes internacionales, que dan prioridad a los proyectos con acceso a las últimas técnicas de investigación. “La burocracia es un monstruo en Egipto” señala Giulio Lucarini, un profesor de arqueología cuya excavación está entre las afectadas por la prohibición.

Los arqueólogos locales tienen sus propias frustraciones, muchos quieren un mejor entrenamiento de campo y más oportunidades de promoción, pero se quejan de que que sus ideas rara vez son escuchadas. “Si quieres hacer lo que sea, se lo dices a tu jefe, y tu jefe a su jefe, y este a su otro jefe, y así sucesivamente hasta obtener el permiso”, dijo Moamen Saad, otro joven funcionario del Ministerio.

El proceso para decidir sobre un proyecto es opaco: los activistas dicen que las pirámides más antiguas de Egipto se han arruinado debido a la gestión de su restauración por parte del Ministerio. El ministro niega tales acusaciones, pero sin un arbitraje independiente es difícil saber quién tiene la razón.

Según Naunton, “hay muy pocos mecanismos para quejarse del ministerio, y eso no es saludable”. Tal vez haya otra manera de hacer las cosas, la esperanza está en él y en toda la nueva generación de funcionarios, que tienen un nuevo enfoque sobre la arqueología en la universidad estatal más importante de Egipto. El nuevo liderazgo que el ministerio ha dado a los arqueólogos ofrece expectativas de un cambio progresivo. Wahba y Saad personifican la nueva generación, que apuesta por nuevos enfoques de proyectos que, implícitamente, ayudan a mejorar los ministerios en su conexión con los expertos.



En 2012, Saad y sus colegas crearon su propio campo de entrenamiento, mientras trabajaban en Luxor, para funcionarios de investigación -que en este momento reciben escasa formación teórica y ninguna formación práctica por parte del Ministerio-, donde han ofrecido formación a cien funcionarios para que desarrollen nuevas habilidades. Ahora pretende repetir ese esquema en diferentes lugares.

Mohamed Gamal, de 33 años, ex procurador del Gran Museo egipcio, expresó que no está claro cómo podrán convivir 3 museos y complementarse entre sí, refiriéndose a los dos nuevos museos sin terminar. “Se les hace una pregunta muy simple, ¿por qué tendrá dos nuevos museos la misma ciudad? ¿qué vais a hacer con el antiguo Museo egipcio? Durante los últimos años, nadie ha podido dar una buena respuesta a esto”, dijo Gamal. “Con la propuesta en la que estoy trabajando espero obtener la respuesta”.

Gamal, Saad y Wahba no están solos, ellos calculan que forman parte de un grupo de más de 60 jóvenes que quieren hacer mejoras y reformas en el ministerio, que cuentan con el apoyo de grupos extranjeros que les están ayudando con becas y subvenciones. No obstante, de una forma discreta porque en Egipto aún se puede ver la sombra del colonialismo. Ahora en Egipto, por primera vez, las excavaciones están siendo atendidas por los mismos egipcios.

Por su parte, el ministerio dice que quiere modernizarse, recoge positivamente proyectos extranjeros como el de crear escuelas de campo, por ejemplo, así como las becas que se les ofrecen para formarse en el extranjero. De esta forma, los investigadores podrán transferir su experiencia a sus compañeros en museos y excavaciones.

Siempre existen deficiencias y a menudo están fuera del control del Ministerio: en 2011 los levantamientos de la primavera árabe colapsaron el turismo, provocando una reducción de los ingresos del ministerio en un 95%, lo que conllevó problemas para pagar a sus 44.000 empleados. Se hizo imposible embarcarse en grandes proyectos de reformas. Por otra parte, los saqueos en cientos de lugares de interés arqueológico se deben principalmente a un vacío de seguridad causado también por el levantamiento.

El ministro de antigüedades recién nombrado, Momdouh Damaty, dice que está abierto a actualizaciones y nuevas ideas, y ya ha nombrado a caras nuevas para puestos clave. Quiere fomentar a una generación más joven, eligiendo a las personas adecuadas para los puestos correctos, sin importar su edad sino sus experiencias e ideas. Los funcionarios más jóvenes esperan para ver los primeros resultados prácticos de esta promesa de cambio, que confíe en las nuevas generaciones.

 

 

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “Nueva generación de arqueólogos lleva el antiguo Egipto al siglo XXI”

Dejar una respuesta