Una exposición de arte financiada por Arabia Saudí en Estados Unidos exalta la libertad mientras el país toma medidas contra los críticos

Publicado el Por Agencias / Arwa Desk (author), James Reinl (author)

La exposición de Razan Al Sarraf presenta retratos de dibujos animados de combatientes del grupo del Estado Islámico (MEE / James Reinl)
La exposición de Razan Al Sarraf presenta retratos de dibujos animados de combatientes del grupo del Estado Islámico (MEE / James Reinl)

NUEVA YORK, Estados Unidos - Arabia Saudí ha financiado una serie de exposiciones de arte de un año de duración en algunas de las galerías más importantes de Nueva York, que tratan temas de religión, feminismo, refugiados y homosexualidad.

Aún así, el evento se produce en medio de una represión saudí contra los críticos del gobierno, incluido el periodista Jamal Khashoggi, quien desapareció la semana pasada en Estambul.

La Iniciativa de Arte y Educación Árabe es una serie de eventos destinados a construir puentes entre el mundo árabe y las principales galerías de arte de Nueva York, como el Museo de Arte Moderno y el Museo Guggenheim.

A pesar de una agenda que aboga por la libertad de expresión, los críticos apuntan a uno de los patrocinadores clave del festival, el gobernante de facto de Arabia Saudí, el príncipe heredero Mohammed bin Salman (MBS), quien está acusado de suprimir tales libertades en el reino del Golfo.

Los eventos en el Museo Metropolitano de Arte y otros institutos de Manhattan se han abierto bajo la nube de la desaparición de Khashoggi. Se sospecha que Khashoggi, columnista del Washington Post que había estado viviendo en el exilio autoimpuesto en los EE.UU., fue asesinado o secuestrado en Turquía después de criticar la agresiva agenda de bin Salman.

Lyndal Rowlands, una defensora de Civicus, un grupo de campaña por los derechos civiles, dijo que el gasto de bin Salman en firmas de relaciones públicas extranjeras y proyectos de arte en los EE.UU. estaba blanqueando los abusos contra los derechos de los que se le acusa en el Medio Oriente.

"Desde hace mucho, ha sido claro para quienes siguen la política saudí que las recientes propuestas de MBS a Occidente con proyectos de arte y portadas de revistas han sido poco más que escaparates", dijo Rowlands a Middle East Eye.

"Esto fue obvio cuando el reino saudí encerró a las mismas mujeres que hicieron campaña para que se levantara la prohibición de conducir y se ha vuelto muy clara en los últimos meses a medida que más y más activistas y periodistas se enfrentan a la muerte por hablar".

La exposición de arte está respaldada y parcialmente financiada por el Instituto de Arte Misk, que Bin Salman estableció el año pasado para promover el arte árabe. Como parte del festival, el director de Misk, el médico saudí convertido en artista Ahmed Mater, hablará en la Universidad de Columbia el 22 de octubre.

 

Ninguna presión saudí sobre las obras de arte

El primer espectáculo, llamado ‘Siria, antes y ahora: Historias de Refugiados en un Siglo’, se estrena en el Museo de Brooklyn el sábado. Presenta artefactos de la Raqqa medieval junto con obras de artistas contemporáneos en respuesta a la crisis de los refugiados.

Presenta el trabajo del artista sirio Issam Kourbaj, quien diseñó pequeños barcos de refugiados modelo a partir de viejas piezas de bicicleta y fósforos quemados para representar la terrible experiencia que enfrentan sus compatriotas en los arriesgados cruces del Mediterráneo.

Las obras de Mohamad Hafez y Ginane Makki Bacho también abordan las dificultades de los migrantes, con la esperanza de que los visitantes "piensen por un momento lo que sucedería si ellos mismos fueran refugiados", dijo la directora de la exposición, Aysin Yoltar-Yildirim.

Hablando con MEE, Yoltar-Yildirim notó las acusaciones que relacionan a Riad con la desaparición de Khashoggi, un destacado periodista que desapareció la semana pasada después de visitar el consulado saudí en Estambul.

"No podemos controlar lo que hacen nuestros líderes", dijo Yoltar-Yildirim.

Yoltar-Yildirim agregó que, a pesar de que Misk financió totalmente el proyecto en el Museo de Brooklyn, no jugó ningún papel para decidir qué obras se presentaron en la exposición, que se extiende hasta el 13 de enero.

Bin Salman "no dicta cuál es nuestro producto final. Tiene que convivir con la exposición que presentamos al final del día”, dijo Yoltar-Yildirim. Sin embargo, señaló que una exposición comparable sobre la guerra de la coalición liderada por Arabia Saudí en Yemen sería imposible.

Razan Al Sarraf, un artista nacido en Kuwait, residente en los Estados Unidos que fue director de un espectáculo llamado Young Arab Artists (Jóvenes Artistas Árabes), que se inauguró en ArtX, una improvisada galería en el moderno Meatpacking District, expresó puntos de vista similares.

Esa exposición muestra los retratos de dibujos animados de Sarraf de combatientes del grupo Estado Islámico (EI), junto con el ensayo fotográfico de Farah Salem sobre mujeres vestidas de abaya y la visión de Tareq Sultan sobre la escena gay de Kuwait.

Sarraf le dijo a MEE que tenía rienda suelta para mostrar su trabajo pionero.

"Tenía total libertad para organizar esta exposición en lo que quiero", dijo.

"No hubo censura que me retuviera, por lo que decidí intentarlo todo, conseguir terroristas, artistas LGBTQ, conseguir feministas”.

 

La desaparición de Khashoggi es una 'situación seria'

Aún así, el festival se abre en medio de un creciente escrutinio sobre Riad por la desaparición de Khashoggi y una represión contra los saudíes que critican a Bin Salman mientras desarrolla su ambiciosa agenda de reforma de la Visión 2030.

La presión se intensificó el miércoles, cuando el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, instó a Arabia Saudí a explicar lo que le sucedió a Khashoggi y dijo que quería llegar hasta el fondo de lo que llamó "una situación muy grave".

En una nueva pista, un diario turco progubernamental publicó pruebas de investigadores que dijeron que identificaron a un grupo de la inteligencia saudí de 15 miembros involucrados en la desaparición inexplicable de Khashoggi el 2 de octubre.

Khashoggi, ex editor de un periódico y crítico prominente de la guerra de bin Salman en Yemen y otras políticas, fue visto por última vez entrando al consulado de Arabia Saudí en Estambul para obtener documentos para su matrimonio planeado.

Su prometida turca, Hatice Cengiz, quien estaba esperando afuera, dijo que nunca volvió a aparecer. Fuentes turcas dijeron que creen que Khashoggi fue asesinado dentro del edificio y retirado, acusaciones que Riad desestima como infundadas.

Bin Salman ha recibido elogios y apoyo del gobierno de Trump por su búsqueda de privatizar la compañía petrolera Aramco, encontrar empleos para los jóvenes saudíes y aflojar las reglas ultra estrictas que prohibían los cines y que las mujeres condujesen.

Pero los críticos dicen que también ha restringido las libertades intelectuales con una ola de arrestos de académicos, escritores y figuras religiosas, mientras Riad se impone a nivel regional contra la percepción del expansionismo iraní en Yemen, Siria y Líbano.

Esto se ha unido a los esfuerzos por pulir la imagen de Arabia Saudí en el extranjero. En los EE.UU., Riad ha gastado millones de dólares en empresas de presión y relaciones públicas de Washington, así como en grupos de expertos.

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “Una exposición de arte financiada por Arabia Saudí en Estados Unidos exalta la libertad mientras el país toma medidas contra los críticos”

Dejar una respuesta