Los agricultores de Yemen obligados a comer hojas mientras la guerra arrasa las cosechas

Publicado el Por Agencias / Arwa Desk (author)

Lugar(es):

Abdullah Wesabi dejó de cultivar en 2015 por el aumento en los precios del combustible debido a la guerra y se fue a buscar trabajo a Arabia Saudí (MEE)
Abdullah Wesabi dejó de cultivar en 2015 por el aumento en los precios del combustible debido a la guerra y se fue a buscar trabajo a Arabia Saudí (MEE)

Khalid Abdullah, residente de 33 años de la provincia Hajjah de Yemen, trabajaba en las granjas que había heredado de su padre.

Plantaba tomates, cebollas, patatas, maíz y otros tipos de verduras y granos, y nunca pensó que se encontraría desempleado y dependiendo de la ayuda ajena.

Pero todo es posible cuando su país está en un conflicto, y el estallido de la guerra civil de Yemen en 2015 cambió las vidas de los agricultores de la tierra de Abdullah.

Hajjah es una provincia rural, a 127 km de la capital, Sanaa, en el territorio controlado por los hutíes.

Los rebeldes hutíes han estado sumidos en una guerra contra las fuerzas gubernamentales, que desde 2015 han sido respaldadas por una coalición liderada por los saudíes.

"Solía ​​mantener a mi familia con la agricultura, pero en 2015 los precios del combustible se doblaron y no podía comprar combustible para la bomba de agua, por lo que mis tierras se volvieron estériles", contó Abdullah a Middle East Eye.

"Hice todo lo posible por llevar el agua en bidones para regar las granjas, pero no fue suficiente y perdí mi única fuente de ingresos debido a causa del precio del combustible".

El precio de 20 litros de diesel aumentó de 2.500 riales (10 dólares) a más de 12.000 riales (48 dólares) en 2015, y aunque ahora ha bajado a 7.500 riales (30 dólares), el precio sigue siendo inasequible.

Abdullah solía enviar la cosecha de sus granjas a diferentes zonas del país, pero ahora su área se enfrenta a una gran necesidad de alimentos.

"La cosecha de mis granjas solía enviarse a varias provincias, y no necesitaba que nadie me ayudara, pero todo ha cambiado".

Los precios de los alimentos han aumentado en un 150 por ciento desde que comenzó el conflicto, dejando a unos 20 millones de personas en Yemen con inseguridad alimentaria.

En ausencia de la cosecha, o de la ayuda de la administración hutí, las organizaciones internacionales no gubernamentales (ONGI) han intervenido para tratar de ayudar en la situación.

"Hemos estado esperando a que las organizaciones nos ayudasen con algo de comida que nos permita sobrevivir. No solo a mí, sino a la mayoría de los agricultores que hacen frente al mismo sufrimiento", dijo Abdullah. “Las organizaciones son ahora la principal fuente de ingresos y ayudan a muchas personas en Hajjah, pero todavía hay una gran escasez de ayuda y no todas las personas necesitadas obtienen alimentos.

"Algunas familias, incluida la mía, por lo general recurrimos a comer hojas Halas, así que pido a las ONG internacionales internacionales que redoblen sus esfuerzos en Hajjah".

Halas es una planta trepadora, con hojas brillantes y de aspecto coriáceo.

Los yemeníes solían comer las hojas en la antigüedad cuando el hambre se extendía en el país, y ahora algunas familias en áreas rurales como Hajjah están recurriendo nuevamente a hervir las hojas para comerlas.

 

Funcionaros que ya no reciben salarios

Junto con los que dependían de la agricultura, los residentes de Hajjah que alguna vez recibieron salarios de funcionarios públicos también dependen de ayuda ajena.

"El gobierno ha estado ausente de Hajjah desde agosto de 2016, cuando recibimos nuestro último salario y hoy dependemos de las ONGI para que nos ayuden con la comida", dijo a MEE Gamal, un maestro de Hajjah.

"Si no fuera por las ONGI, moriríamos de hambre. Algunos niños ya lo han hecho en Hajjah".

Según UNICEF, 1,8 millones de niños sufren desnutrición aguda en Yemen, incluidos 400.000 que padecen "malnutrición grave y necesitan urgentemente alimentos que puedan salvar sus vidas".

Gamal dijo que la crisis actual ha dejado a la mayoría de los residentes en Hajjah y otras provincias en paro a pesar de ser todavía jóvenes y estar en la flor de la vida.

"Pido a las ONG internacionales que continúen proporcionándonos alimentos suficientes hasta que recibamos nuestros salarios y los agricultores reanuden sus trabajos", dijo.

  

Huyendo de los necesitados

En octubre, las autoridades hutíes en Saná formaron la Autoridad Nacional para la Gestión y Coordinación de Asuntos Humanitarios y Respuesta a Desastres.

La autoridad está formada por representantes de 12 ministerios y trabaja bajo la dirección del gerente de la oficina de la presidencia.

La autoridad supervisa y organiza el trabajo de las ONGI en las áreas controladas por los hutíes y proporciona a las ONG internacionales información sobre las personas y áreas más afectadas.

Abdul Rahman al-Muayyad, un supervisor de la autoridad en Hajjah, dijo a MEE: "Hay personas desesperadas en Hajjah que no tienen ninguna fuente de ingresos y la ayuda que llega a algunos distritos no es suficiente para todas las personas necesitadas, así que recurren a comer halas.

"Las ONGI son la principal fuente de ingresos y nadie puede negar su papel en ayudar a los yemeníes, pero esperamos recibir más ayuda por su parte para cubrir todas las necesidades".

Muayyad confesó que a veces huye de las personas necesitadas porque se siente triste cuando la gente le pide una ayuda que no puede proporcionar.

 

'Logré mi sueño’

Abdullah al-Wesabi es un agricultor de 35 años de la aldea de al-Anasi en el distrito Bani Qais de Hajjah.

Wesabi planta diferentes tipos de vegetales, como tomates, cebollas, rábanos, berros y granos.

Ha estado trabajando en su granja desde que era un niño, y nunca pensó que algún día esas tierras se volverían estériles.

Al igual que con muchos otros agricultores, Wesabi dejó de cultivar en 2015 debido al aumento de los precios de los combustibles y salió a buscar trabajo a Arabia Saudí. Tan solo duró allí unos meses antes de regresar a Yemen, donde por suerte la situación se volvió favorable.

"El año pasado, la organización Vision Hope International (VHI) nos apoyó con semillas, rehabilitó el pozo, construyó un tanque de almacenamiento de agua, nos proporcionó una bomba y energía solar además de una red de agua", dijo.

El agua llega a varias granjas de la zona, incluida la de Wesabi. Ahora ha podido reanudar la actividad agrícola, y los ingresos de la granja cubren las necesidades de su familia.

"El VHI logró mi sueño y hoy recibimos agua gratis, por lo que muchas granjas han vuelto a funcionar", dijo Wesabi.

 

'Esperamos que vuelva la agricultura en Hajjah’

VHI es una de las ONG internacionales que han comenzado a apoyar a los agricultores, basándose en la premisa de que ayudarlos a ganarse una vida decente para ellos y sus familias es mejor que simplemente proporcionarles comida.

Kamel Salah, jefe de los comités de la comunidad en la aldea de al-Anasi, dijo que el principal problema es el agua y las semillas.

"La mayoría de los residentes de esta área son agricultores, pero no pudieron comprar combustible para las bombas de agua, por lo que la intervención de las organizaciones les ha ayudado a reanudar sus trabajos en la agricultura", dijo Salah a MEE.

"Algunas ONGI han comenzado a ayudar a los agricultores, y esperamos ver que la agricultura en Hajjah regrese a su estado previo a la crisis".

Abdullah, también agricultor, cree que las ONGI son las únicas que pueden ayudarlo hoy en día.

"Ayudarnos con la rehabilitación de un pozo y proporcionarnos una bomba o energía solar es mejor que ayudarnos con alimentos", dijo.

"Espero reanudar mi actividad agrícola para poder ayudar a las personas necesitadas en lugar de esperar a que las ONGI me ayuden".

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “Los agricultores de Yemen obligados a comer hojas mientras la guerra arrasa las cosechas”

Dejar una respuesta