Las guerras por el agua son una gran amenaza para el futuro de Oriente Medio

Publicado el Por Arabia Watch (author)

Una reciente disputa entre Egipto y Etiopía sobre el agua del Nilo es un ejemplo de la intensificación de los conflictos sobre el agua (fotografía: IPS)
Una reciente disputa entre Egipto y Etiopía sobre el agua del Nilo es un ejemplo de la intensificación de los conflictos sobre el agua (fotografía: IPS)

 

WASHINGTON - En un Medio Oriente con  aparentemente interminable conflictos, se está desviando la atención y los recursos sobre una amenaza a largo plazo más grave que se cierne sobre toda la región: la creciente escasez de agua. Y la situación va a empeorar antes de mejorar - si es que alguna vez mejora.

Años de guerra, una gestión del suministro de agua descuidado, el crecimiento incontrolado de la población, las políticas agrícolas imprudentes, y los subsidios que fomentan el consumo; todo esto ha llevado a una zona básicamente árida del mundo a ser un voraz consumidor de agua, mantener esta tendencia no es sostenible.

Esas fueron las sombrías aunque nada sorprendentes conclusiones de una conferencia de tres días sobre el tema en Estambul la semana pasada. Libia, Irak y Yemen, tienen demasiada gente y demasiados animales y han estirado los recursos de agua más allá de sus límites. Algunos países en los que la urgencia es mayor, incluyendo Siria y Yemen, están al menos equipados en prevención de una crisis seria de agua.

Jordan que siempre tiene escasez de agua, se ha visto desbordado por una avalancha de refugiados procedentes de Siria. Irak, que llegó a tener agua suficiente, ha perdido suministros críticos en la guerra y las presas construidas por Turquía agua arriba en los ríos Tigris y Eufrates.

Egipto tiene el doble de personas que tenía hace 50 años, pero no tiene recursos de agua adicionales. La aislada franja de Gaza ha estado lidiando con una crisis de agua por año. Y los escaso suministro de agua de Yemen están siendo engullido por la producción descontrolada del qat, una cosecha que necesita mucha agua sin ningún valor nutricional. Masticar la hoja de qat, que es ligeramente narcótico, es el pasatiempo nacional de Yemen.

"Si  les das más agua,  sólo va a crecer más qat", un participante de la conferencia, dijo sombrío.

Pero no todas las noticias son malas. Países estables con un montón de dinero, liderados por Arabia Saudita, están haciendo notables progresos en el suministro, la gestión y la educación del consumidor.

En otros lugares, sin embargo, el pronóstico es desalentador. Nadie predice un brote de "guerras del agua", ni conflictos armados por el suministro de agua, un espectro que a menudo ha sido evocado, pero nunca se ha materializado.

Pero en algún momento en un futuro no muy lejano, la escasez de agua podría provocar migraciones en masa, penurias humanas , malas cosechas y una cierta forma de "triaje" en las poblaciones donde los gobiernos están obligados a asignar suministros, dijeron los conferenciantes, que no pueden ser nombrados debido a las reglas de la conferencia.

No es que todo esto haya pasado desapercibido. El problema del agua en Oriente Medio ha sido objeto de artículos de noticias, análisis por grupos tales como las Naciones Unidas, la organización de Alimentos y Agricultura, y se han realizado estudios por parte de grupos de expertos y grupos humanitarios durante años.

la Conferencia de Estambul reúne a científicos, analistas políticos y académicos de ocho países  - y se  llevó a cabo en una isla en el mar de Mármara con el título de "Alto y seco: Afrontar el desafío de Agua de Oriente Medio" por el Programa de Estudios Estratégicos príncipe Muhammad bin Fahd , el Centro Hollings y la Universidad de Florida Central - es el más reciente de muchos de estas reuniones.

Pero poco se ha logrado en la mayoría de ellos debido a que la región nunca ha sido lo suficientemente estable durante el tiempo suficiente para que sea posible lograr una solución integral y multilateral.

Según los análisis realizados por el Banco Mundial, el Departamento de Estado de Estados Unidos y otros, la mayoría de los países definidos como "pobres en agua" - los que tienen acceso a menos de 1.000 metros cúbicos por persona por año -. están en el Medio Oriente y África del Norte

El Departamento de Estado también predice que el cambio climático va a agravar el problema al conllevar "niveles consistentemente más bajos de precipitaciones”.

"Ningún gobierno u organismo internacional puede aumentar la lluvia o la nieve. Pero los conferenciantes de Estambul señalaron el ejemplo de Arabia Saudita -  el país más grande del mundo sin ningún río - que demuestra que se puede hacer mucho sobre el tema por parte de  países con mucho dinero y tiempo suficiente para centrarse en la cuestión.

Arabia Saudita reorganizó su gobierno en la década de 1990 para centralizar la planificación y gestión del agua. La mayor parte del agua del país para uso personal y doméstico es generada por plantas de desalinización masiva. La decisión de construirlas se tomó en la década de 1970, pues era algo fundamental para el reino.

Pero este tipo de plantas son caras de construir y operar, lo que las deja fuera del alcance económico de un país como Yemen.

Arabia Saudita por su parte está conduciendo a la región en la reconquista y la reutilización de las aguas residuales. Bajo una nueva regulación al respecto el año pasado, por ejemplo, que exige que sus gigantes explotaciones lecheras funcionen con agua reciclada comprada a la Compañía Nacional del Agua, en lugar de usar aguas subterráneas como hacían antes.

Arabia Saudita es el quinto o sexto mayor exportador mundial de trigo  - cuya producción requiere grandes cantidades de agua - pero ha tenido que prohibir su cultivo para el 2016 y está reorientando su agricultura a la producción en invernaderos de verduras y frutas.

También ha prohibido la siembra de cultivos de forraje animal, como la alfalfa, lo que ha obligado a los propietarios de ganado a comprar forrajes importados, explicaron los participantes de la conferencia. Plagado de fugas en tuberías de distribución que drena tanto como el 25% del agua que tenía, Arabia Saudita privatizó su red de distribución y animó a las empresas de ingeniería y de gestión extranjeras a participar.

Arabia Saudita ha elevado el precio del agua para las empresas e instituciones, pero todavía no ha quitado los subsidios a los hogares que hacen  que el agua sea tan barata; lo que supone poco incentivo para limitar el consumo. Si lo hace, sería políticamente riesgoso en un país donde los subsidios para el agua, la gasolina y la electricidad se esperan por una población que no tiene voto ni otro tipo de influencia sobre el gobierno.

Egipto, con mucho, es el país más poblado en la región, tiene un problema de actitud del consumidor diferente. Los egipcios han tomado la disponibilidad de agua por sentado desde que se terminó la construcción de la presa de Asuán en 1970 Como resultado de ello, la desperdician en el uso doméstico y bombean más agua de riego que la necesaria en sus campos.

Pero la mayor preocupación de Egipto ahora es el plan de Etiopía para la construcción de una represa hidroeléctrica gigante en la cabecera del Nilo, reduciendo el flujo y la cantidad de agua almacenada en el lago Nasser, detrás de la presa de Asuán.

Recientemente se ha preguntado a Nabil Fahmy, ministro de relaciones exteriores, acerca de si tienen lugar negociaciones sobre las asignaciones de agua del Nilo, entre Egipto y los países río arriba, a lo que Fahmy respondió: "No. Me gustaría que existieran”

Los participantes en el congreso de Estambul coincidieron en que no hay un remedio único para la crisis del agua. Los arreglos disponibles van desde lo simple y obvio, como la educación de los consumidores y la instalación de accesorios de baño para reducir el flujo del agua, a soluciones a las que se aspira, tales como el desarrollo de las plantas de desalinización que funcionan con energía solar, energía que es asequible.

Como es habitual en este tipo de eventos , los organizadores prepararon un documento con recomendaciones al respecto. El hecho es, sin embargo, que las soluciones, incluso si están disponible, serán difícil de implementar hasta que el tiroteo no se detenga, los refugiados esten reasentados, y los gobiernos sean suficientemente estables para abordarlos. Eso no ocurrirá pronto.

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “Las guerras por el agua son una gran amenaza para el futuro de Oriente Medio”

Dejar una respuesta