"Nuestros niños morirán de sed”: La escasez de agua en Egipto enciende las protestas

Publicado el Por Arabia Watch (author), Karim El-Bar (author)

Lugar(es): El Cairo

Residentes de la ciudad del delta del Nilo de Borg Al-Borollos llenan latas con agua durante una escasez en el año 2007 (fotografía: AFP)
Residentes de la ciudad del delta del Nilo de Borg Al-Borollos llenan latas con agua durante una escasez en el año 2007 (fotografía: AFP)

 

La escasez de agua potable ha provocado que zonas de Egipto hayan estado pasando sed durante hasta dos semanas en el período previo al Ramadán, provocando frustración entre los ciudadanos por el fracaso de las autoridades para hacer frente a la crisis que se vive en las calles.

La escasez no sólo ha dejado a muchos egipcios sin agua suficiente para satisfacer su sed después del ayuno con un calor abrasador, sino también sin capacidad para realizar las abluciones -lavado ritual antes de las oraciones- durante el mes sagrado del Islam.

La escasez de agua  ha exacerbado un Ramadán ya difícil en Egipto, en el  que los precios de los alimentos aumentaron en un 12,7% por ciento en abril respecto al mismo mes del año pasado, según las estadísticas del Banco central de Egipto. El precio del arroz, un alimento básico de Egipto, es más del doble este año, con respecto al precio del Ramadán del año pasado.

La caída de los ingresos del turismo ha provocado una crisis monetaria que ha hecho subir el costo de la vida asestando un nuevo golpe a los sectores más vulnerables de la población, especialmente después que el gobierno del país prohibiera a los Hermanos musulmanes y otras organizaciones benéficas islamistas que tradicionalmente les han ayudado.

 

Punto de ebullición

En los últimos días, los residentes del empobrecido sur de Egipto han comenzado a cortar carreteras y autopistas para llamar la atención sobre su situación, según un informe en el diario panárabe Al-Araby Al-Jadeed.

Amir Mamdouh, un abogado y residente en la ciudad sureña de Asuán, dijo el lunes que "los cortes de agua se han convertido en algo normal", pero que había notado un aumento importante desde el comienzo del Ramadán.

También señaló que la gravedad de los cortes depende de dónde residas. Las zonas más prósperas pobladas por hombres de negocios y oficiales militares y de policía sufren cortes de sólo media hora cada día.

"En las zonas más pobres, no hay agua durante cuatro o cinco horas", dijo. "En Kom Ombo, Aswan, a veces no hay agua durante días”.

Eman, otro residente de Asuán que se negó a utilizar su apellido por temor a represalias del gobierno, dijo que los motores de los suministros de agua domésticos a menudo no se apagan durante los cortes, es decir que a la gente se le está cobrando por agua que no han utilizado, añadiendo más irritación entre los afectados.

El sábado pasado, un grupo de personas de ocho aldeas en el norte de la gobernación de al Dakahlia se manifestaron frente a la oficina del gobernador en una rara muestra de protesta pública, de acuerdo con el diario egipcio Al-Masry Al-Youm.

"Nuestros hijos van a morir de sed, pero al gobierno no le importa", dijo uno de los manifestantes a Al-Masry Al-Youm.

Según los informes, el suministro de agua, ya escaso durante los ocho veranos anteriores, había sido cortado por completo durante 15 días antes de la manifestación.

Las promesas por parte de las autoridades locales para mejorar la infraestructura de agua en la región se han quedado sin cumplir, dijeron.

“Los camiones cisterna tampoco vienen regularmente, lo que provoca que las personas se enfrenten entre sí, temo que se matarán entre ellos por un bidón de agua” dijo un afectado por los cortes de agua.

El fin de semana, los medios de comunicación egipcios informaron que los hombres armados en la turbulenta península del Sinaí decomisaron un camión cisterna de agua propiedad del gobierno en la capital de la provincia del norte del Sinaí, Al-Arish.

En las zonas de la provincia suroccidental de Al-Wady Al-Gedeed, manifestantes forzaron el cierre de las válvulas de agua locales y bebieron ‘ilegalmente’ agua potable.

Los ministros del gobierno han tenido mucho interés en desviar la culpa, con el ministro egipcio de Recursos hídricos y riego, Mohamed Abdel Ati, culpando a la sequía en la región de la Cuenca del Nilo por la escasez de agua.

Las protestas, sin embargo, han presionado a los gobernadores regionales. El gobernador de Luxor, Mohammed Badr, anunció el fin de semana que había destinado más de $281.000 para fijar y extender las tuberías de agua potable.

 

Deficiencias estructurales

Egipto tiene un historial de mala infraestructura de agua. La presa de Asuán, que se abrió en 1970, es notoriamente ineficiente. Los canales abiertos se utilizan para el riego de cultivos, por ejemplo, lo que significa que hasta tres millones de metros cúbicos de agua -o el equivalente a 1,2 millones de piscinas olímpicas - se pierden cada año a través de la evaporación.

Por esta razón, las crisis del agua no es nada nuevo en Egipto. Ya ha caído por debajo del umbral de pobreza de agua de las Naciones Unidas, con la disponibilidad de agua per cápita que ha disminuido en más de un 60% en los últimos 40 años, según la agencia oficial de estadísticas de Egipto, Capmas.

La ONU predice que Egipto podría llegar oficialmente a la escasez de agua tan pronto como en 2025. La falta de agua potable es la chispa detrás de las protestas actuales, más del 80% del agua de Egipto se utiliza realmente en el sector agrícola para alimentar a su población en auge, que se espera llegue a los 116 millones en 2030, según algunos cálculos.

La crisis llega en medio de la controversia  sobre la presa del renacimiento de Etiopía, que si se completa sería la mayor planta de energía hidroeléctrica en África. Etiopía insiste en que el proyecto no perjudica los intereses egipcios ni de Sudán, pero las autoridades egipcias están preocupadas de que el proyecto disminuya su parte de agua del río Nilo.

A finales de mayo, el proyecto de la presa ya estaba a más de la mitad.

Independientemente de la presa y el uso agrícola del agua, en las calles de El Cairo, en la provincia central de Giza, algunos residentes culpan directamente al gobierno.

"¿Cómo puede (el presidente de Egipto) Sisi decirnos “larga vida a Egipto” cuando nos vamos a morir de sed?" dijo Mohammed El- Sayed, un residente local, a la página web Masr Al-Arabiya, en referencia al lema de la campaña de Sisi. "¿No somos también de este país?".

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “"Nuestros niños morirán de sed”: La escasez de agua en Egipto enciende las protestas”

Dejar una respuesta