En Egipto desaparecen hasta 4 personas al día en un intento por "acabar con la disidencia”: Amnistía

Publicado el Por Arabia Watch (author)

Lugar(es): El Cairo

Fuerzas de seguridad de Egipto patrullando en El Cairo (fotografía: AFP)
Fuerzas de seguridad de Egipto patrullando en El Cairo (fotografía: AFP)

 

Niños de tan sólo 14 años han desaparecido sin dejar rastro en Egipto como parte de los intentos del gobierno de "acabar con la disidencia", según un contundente nuevo informe de Amnistía Internacional.

Fuerzas del Estado secuestran a tres o cuatro personas por día de media, dicen las ONG locales en un informe titulado "Egipto: Oficialmente no existes".

El informe destaca un aumento de las desapariciones desde que Magdy Abdel Ghaffar se convirtió en ministro de interior en marzo de 2015, Ghaffar  antes estuvo destinado en el Departamento de Investigaciones de la Seguridad del Estado, fuerza policial secreta conocida por la comisión de violaciones de derechos humanos durante la época de Mubarak que fue desmantelada después del levantamiento de 2011 y rebautizada como Agencia de Seguridad Nacional.

Desde que Ghaffar asumió su cargo en el Ministerio del Interior, según el informe, se ha producido un "aumento visible" en el número de desapariciones forzadas.

En uno de los 17 casos documentados en el informe, Mazen Mohammed Abdallah, de 14 años, quien fue desaparecido por la fuerza de su domicilio familiar en el Cairo en septiembre de 2015, dijo a los investigadores que fue violado repetidamente con palos de madera por los interrogadores deseosos de extraer una confesión falsa.

El Ministerio del Interior de Egipto ha rechazado previamente el testimonio de Abdallah, después de que Amnistía documentó su caso, en diciembre de 2015, diciendo que el adolescente había "participado con otros en las operaciones de los Hermanos Musulmanes, incluyendo atacar instalaciones estatales y prender fuego a los coches de policía".

En otro caso destacado por Amnistía, de Aser Mohamed, también de 14 años, fue detenido en una redada en su casa el 6 de junio. Los oficiales dijeron que querían detener a Aser para ser interrogado y prometieron que lo devolverían en unas horas, pero no lo hicieron. Su familia no supo nada de él durante 34 días, durante los cuales "hicieron esfuerzos frenéticos para localizarlo", según el informe.

Cuando finalmente se le permitió ver a su familia, les dijo que había sido torturado con descargas eléctricas y se vio obligado a hacer una confesión falsa que implicaba un ataque en enero en un hotel en Giza. Todavía estaba bajo custodia al 1 de julio, según el informe de Amnistía.

"Este informe revela las tácticas impactantes y crueles que las autoridades egipcias están dispuestas a emplear en sus esfuerzos para aterrorizar a los manifestantes y disidentes", ha dicho Philip Luther, director del Programa para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional.

La desaparición forzada se ha convertido en un instrumento clave de la política de Estado en Egipto. Cualquier persona que se atreve a hablar está en riesgo. La lucha contra el terrorismo se utiliza como excusa para secuestrar, interrogar y torturar a las personas que desafían a las autoridades, dijo.

De acuerdo con el informe, la campaña de desapariciones forzadas de la Agencia de Seguridad se dirige contra los estudiantes, activistas y manifestantes, con el apoyo de la "connivencia y el engaño" del Ministerio público de Egipto.

Se acusa al fiscal de aceptar las evidencias "cuestionables" presentadas por la Agencia Nacional de Seguridad y de no investigar las denuncias de tortura.

"En las raras ocasiones en que los detenidos fueron remitidos por los fiscales a un examen médico independiente de sus abogados no se les permitió ver los resultados", señala el informe.

Egipto ha desestimado informes negativos anteriores de Amnistía como "afirmaciones falsas "y" mentiras inexactas", mientras que las ONG locales dicen que se enfrentan restricciones que imposibilitan su trabajo.

 

Venta de armas

La represión de la disidencia desde el golpe militar dirigido por el entonces jefe del Ejército, ahora presidente, Abdel Fattah Al-Sisi, en el año 2013 ha llevado a la cárcel a decenas de miles de oponentes, muchos de ellos se enfrentan a cargos en virtud de una controvertida ley que prohíbe cualquier protesta que tienen lugar sin el permiso previo de la policía.

El informe acusa a Egipto de la utilización de su lucha para hacer frente a un insurgencia militante en su conflictiva península del Sinaí -donde militantes leales al grupo Estado islámico (EI) han sumido a la provincia en una sangrienta ola de asesinatos y homicidios- como pretexto para tomar medidas enérgicas contra los activistas pacíficos que se oponen al gobierno.

Egipto es considerado un aliado regional clave en el lucha contra EI para países occidentales, que no han dejado de suministrar armas a sus fuerzas de seguridad desde el golpe militar, a pesar de la preocupación por el historial de derechos humanos del gobierno.

A principios de este mes, el Parlamento italiano votó para cancelar la venta de piezas de aviones de combate de repuesto a Egipto por la desaparición y asesinato de un estudiante italiano, Giulio Regeni, cuyo cuerpo fue descubierto abandonado en una carretera en febrero con visibles marcas de las horribles torturas que sufrió.

El proyecto de ley, conocido como la Enmienda Regeni, se enfrentó a una fuerte oposición de los senadores italianos quien ha destacado el papel clave de Egipto en los esfuerzos regionales de lucha contra el extremismo.

"La decisión de negar piezas de repuesto para aviones de combate utilizados contra EI es un absurdo", dijo el senador Maurizio Gasparri de la derechista Alianza Nacional.

"El primer ministro Matteo Renzi hace declaraciones contra el terrorismo y luego boicotea a los países que están en primera línea contra los que siembran el terror”, dijo.

El informe de AI, que señala que muchos egipcios han muerto bajo tortura habiendo sufrido lesiones similares a las encontradas en el cuerpo de Regeni, hace un llamamiento a los aliados de Egipto a cesar todas las transferencias de armas al país.

"Todos los estados, en particular los estados miembros de la UE y los EE.UU., deben utilizar su influencia para presionar a Egipto para poner fin a estas violaciones impresionantes, que se cometen bajo el falso pretexto de la seguridad y la lucha contra el terrorismo", ha dicho Philip Luther.

"Deben cesar todas las transferencias de armas y equipos que han sido utilizados para cometer violaciones graves de los derechos humanos en Egipto hasta que sea establecida una protección eficaz contra el mal uso y se establezca una investigación independiente, y que los responsables sean llevados ante la justicia".

 

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “En Egipto desaparecen hasta 4 personas al día en un intento por "acabar con la disidencia”: Amnistía”

Dejar una respuesta