Soldados iraníes: Porqué estamos luchando en Siria

Publicado el Por Jonathan Steele (author), Arabia Watch (author)

Lugar(es): Teherán, Damasco

Funeral del general de brigada Mohsen Ghajarian, fallecido en Alepo, en febrero de 2016  (fotografía: AFP)
Funeral del general de brigada Mohsen Ghajarian, fallecido en Alepo, en febrero de 2016 (fotografía: AFP)

 

Sayed Mohammad Hosseini se sentó pensativo en un banco de metal junto a las tumbas de decenas de hombres iraníes que, como él, han servido en Siria.

Dice que es un francotirador, que dejó su hogar hace un mes para partir a la ciudad siria de Alepo.

Pero él no es el tipo que intente olvidar la guerra durante su tiempo fuera del frente de batalla.

"He estado aquí todos los viernes durante mi permiso, volveré a Alepo en el plazo de una semana”, dijo, mientras hablábamos debajo de una arboleda en el vasto Behesht-e Zahra, a unos 24 kilómetros al suroeste de la capital iraní.

El cementerio contiene miles de tumbas de hombres muertos en la guerra contra Irán, que fue desatada por el entonces líder de Irak, Saddam Hussein, en 1980.

A ellos se están uniendo ahora a un creciente número de ‘voluntarios’ que han ido a Irak o Siria durante los últimos cuatro años y fueron "martirizados" allí; según como los iraníes de todas las tendencias políticas describen sus muertes.

No hay cifras oficiales de víctimas de Irán, sin embargo, los analistas extranjeros estiman que alcanza cerca de 400 muertes, entre ellas las de varios oficiales de alto rango.

El hecho de que las tropas iraníes estaban luchando en Irak y Siria se suprimió inicialmente en los medios de comunicación iraníes, pero la discreción se fue relajando a medida que el grupo Estado Islámico (EI) avanzaba a través de grandes extensiones de territorio de Irak en 2014.

Kayhan Barzegar, director para Irán del Instituto de Estudios Estratégicos de Oriente Medio, dijo: "Las autoridades confían en que el público iraní respalda la presencia de Irán en Irak y Siria como medida de defensa de la seguridad nacional, y como modo de adelantarse a los intentos de Estado Islámico de cruzar las fronteras de Irán".

 

Banderas amarillas brillantes se mezclan con lápidas de adolescente 'mártires'

Las redes sociales muestran regularmente fotos y autofotos de voluntarios en combate en Irak y Siria. En el cementerio de Behesht-e Zahra, una fila de banderas de color amarillo brillante es visible en la primer línea de tumbas desde una de las principales carreteras.

Una de las banderas estaba bordada con el nombre Al-Fatemiyoun, una brigada que ha servido durante varios años en Siria.

Grabada en un zócalo en la cabecera de la tumba se puede ver la fotografía de un joven con la cúpula de una mezquita grande detrás de él.

La inscripción en la lápida le identifica como Mohammad Hossein Akbari, de 17 años, en otra línea se puede leer: "Defensor del Santuario Santo de Zeinab", un lugar de peregrinación internacional en el sur de Damasco, donde los chiítas creen que Zeinab, la nieta del profeta Mahoma, está enterrada (los musulmanes suníes creen que fue enterrada en El Cairo).

Otras lápidas incluyen una línea de la escritura en la que especifica el “lugar del Martirio" y abiertamente lo sitúa en "Siria".

Las fotografías de varias tumbas, la mayoría de ellos adolescentes, tienen rasgos característicos de los hazaras, una minoría chiíta que supone aproximadamente el 10% de la población de Afganistán. Decenas de miles de personas han solicitado asilo en Irán en los últimos 20 años desde que los talibanes tomaron el poder y su tierra natal se sumergía en la guerra civil y la intervención extranjera y posterior reconstrucción.

Muchos se ganan la vida en Irán como trabajadores con salarios bajos; algunos han sido tentados por las ofertas de la ciudadanía a voluntarios para combatir en Irak y Siria.

 

"Creo que la guerra será larga"

Hosseini dijo que había servido 18 meses en Siria, por primera vez en la batalla contra posiciones rebeldes en Daraya, un suburbio de Damasco, que ha estado bajo asedio del gobierno durante más de dos años, y ahora en Alepo. La ciudad dividida -entre el dominio del régimen y los rebeldes- ha sufrido cuatro años de intensos combates, que se han intensificado durante el último mes.

La mayor parte de la región oriental de la ciudad se encuentra bajo control de los rebeldes. Un esfuerzo de la semana pasada de las fuerzas del régimen, las milicias y el respaldo aéreo de Rusia para hacer retroceder a los rebeldes fracasó cuando los rebeldes enviaron cientos de refuerzos.  

Hosseini no prevé ningún avance inminente. Le pregunté si el gobierno sirio tiene oportunidad de recuperar toda la ciudad. "Cincuenta por ciento", respondió lacónicamente. "Creo que la guerra seguirá por un largo tiempo".

Él echó la culpa a Arabia Saudita por aumentar el suministro de armas a las fuerzas rebeldes, pero también acusó a los EE.UU. de facilitar la entrega de armas.  

Hosseini dijo que el reciente cambio de nombre de Frente Al-Nusra, afiliado de Al-Qaeda en Siria, para presentarse como una organización independiente conocida como Jaish Al-Fateh Al-Sham (Ejército de la conquista del Levante) no implica ningún cambio en su ideología militante.

Según dijo Ahrar Al-Sham, grupo apoyado por Estados Unidos, también está vinculado a Jaish Al-Fateh Al-Sham, y no puede ser descrito como moderado, “ellos también decapitan a la gente”, dijo.

La única señal de optimismo se detecta en un cambio en la política de Turquía. La reciente reconciliación del presidente, Recep Tayyip Erdogan, con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, y su compromiso con la lucha conjunta contra el terrorismo puede desembocar en mayores esfuerzos para detener las armas que cruzan la frontera de Turquía para los combatientes rebeldes de Alepo, dijo.

 

"La guerra en Irak y Siria es una guerra santa”

Alireza Moradi, un empleado de 29 años en una empresa privada, que se encontraba visitando el cementerio junto a Hosseini, se mostró igual de sombrío sobre el progreso en la guerra de Siria.

Al igual que su amigo, él no mostró nada del optimismo grandilocuente que las tropas de combate y ex soldados a menudo sienten necesario reproducir en los encuentros con los medios de comunicación. Él pasó tres meses en la ciudad iraquí de Samarra, lugar de otro santuario chiíta venerado y un mes en Alepo. Moradi también sirvió en Damasco durante siete meses como voluntario para El- Basij, una fuerza paramilitar subordinada a la Guardia Revolucionaria de Irán, dijo. Su servicio terminó a principios de 2014.

"Creo que la guerra en Siria durará por lo menos 20 años", dijo.

"¿Ha oído hablar del Frente Al-Nusra? Algunos de sus militantes y sus comandantes son de Chechenia. Están bien equipados y con experiencia después de paralizar a los rusos en Chechenia durante 20 años. Es muy difícil luchar contra ellos”.

Pero Moradi no tenía ninguna duda de que, sin la ayuda de voluntarios iraníes, el Ejército sirio habría sufrido gravemente. "Los voluntarios son más eficaces que el Ejército sirio. El Ejército sirio ha experimentado una gran cantidad de desastres dentro de sus familias. Están confundidos", dijo, en una referencia evidente a que muchas familias sirias están divididos en su lealtad hacia Asad.

Hizo un gesto hacia las tumbas de los mártires afganos. "Ellos van con nada más que un Kalashnikov y 45 días de entrenamiento militar. Es la ayuda divina y la ayuda invisible la que les guía”.

Le pregunté si esos voluntarios jóvenes y sin experiencia deben ser advertidos de no ir. Él respondió:"Tengo que aclarar algo. Algunas personas creen que los afganos son voluntarios que luchan a cambio de dinero o la ciudadanía. Esta es una gran mentira. Ellos creen en su religión”.

"El deseo de defender no es una cuestión de la edad. Ellos piden ser enviados a Siria y se van con entusiasmo. La guerra en Irak y Siria es una guerra santa. Dáesh (EI) mata a los cristianos y a musulmanes sunitas y chiítas”.

Moradi dijo que pensaba que la guerra estaba siendo impulsada por los fabricantes de armas y las compañías petroleras, así como por varios gobiernos extranjeros.

"Yo no diría que Israel, el cual no es considerado por nosotros como un país, porque está ocupando Palestina, está dirigiendo la guerra. Sin embargo, les interesa que la guerra continúe, y estados sunitas y chiítas sigan en conflicto, y por lo tanto, sigan siendo débiles".

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “Soldados iraníes: Porqué estamos luchando en Siria”

Dejar una respuesta