Ya no será árabe: Rusia empuja a Siria a cambiar de nombre en el proyecto de Constitución

Publicado el Por Karim El-Bar (author), Arabia Watch (author)

Lugar(es): Damasco, Siria

Hafez Al-Assad en su oficina en Damasco en 1972
Hafez Al-Assad en su oficina en Damasco en 1972

 

Un proyecto de constitución sirio preparado por Rusia sugiere que la palabra "árabe" se elimine de la denominación oficial de la República árabe Siria, actualmente gobernada por una facción del Partido Baas nacionalista panárabe.

Las propuestas constitucionales de Rusia fueron reveladas durante las conversaciones de paz en Astaná esta semana, de acuerdo con Sputnik.

Ya en junio de 2016, la agencia estatal de noticias rusa informó:"Rusia sugirió que Siria debería cambiar su nombre oficial de República Árabe Siria a República de Siria, con el fin de atraer a las minorías étnicas, como los kurdos y turcomanos”.

Antes de la guerra, Siria tenía una población árabe mayoritaria del 74%; un 9% eran kurdos y turcomanos alrededor de 100.000.

 El proyecto de constitución es el siguiente: "La República de Siria es un Estado soberano, independiente y democrático basado en los principios de la gente y la supremacía de la ley, la igualdad, la unidad social, el respeto de los derechos y las libertades de todos los ciudadanos sin ningún tipo de diferenciación”.
 
Sputnik sugirió que la propuesta está vinculada a la continua incertidumbre que rodea el futuro estatuto de las regiones kurdas en Siria.

"Los organismos de autogobierno de los kurdos utilizan las lenguas árabe y kurda en pie de igualdad".

“No se permite la pérdida de territorios de Siria, la modificación de las fronteras estatales de Siria es posible solamente mediante un referéndum nacional con la participación de todos los ciudadanos y por voluntad del pueblo sirio”.

La República árabe Siria se enfrenta ahora a la perspectiva de ser gobernada por un Partido nacionalista panárabe, sin la palabra árabe en su propio nombre.
 

Arabismo, Assadismo, y Ba'athismo

El Baas - Baath ('Renacimiento') es un Partido que fue co-fundado en 1947 por los pensadores nacionalistas árabes sirios Michel Aflaq y Salah Al-Bitar. En 1953, se fusionó con el Partido sirio Akram Al-Hawrani Árabe Socialista para crear el Partido Baas Árabe Socialista.

El partido tomó el poder en Siria en 1963, pero tres años después los fundadores del Baas fueron purgados en un golpe militar dirigido por Salah Jedid, que se convirtió en líder de facto, y Hafez Al-Assad, se convirtió en ministro de Defensa.

En 1970, Hafez Al-Assad llevó a cabo su propio golpe de Estado y tomó el poder él mismo.

Hafez se alineó con la Unión Soviética durante la Guerra Fría, creando una relación con Rusia, que continúa hasta nuestros días.

El Ba'athismo siguió siendo la ideología del Estado sólo en teoría, en realidad Hafez abandonó la ideología de la unificación árabe, y en la práctica se dedicó a asesinar y exiliar a las figuras fundadoras de Ba'athismo.

En 1970, Hafez encerró a su cómplice Jedid, que más tarde murió en prisión en 1993.

Aflaq fue purgado por Jedid y Hafez en 1966, pero encontró refugio en el Irak de Saddam Hussein.

Saddam fue también baasista, pero se opuso con vehemencia a la Siria de Assad.

Al-Bitar, también purgado en 1966, huyó a Europa, donde fue asesinado en París en 1980, según los informes, por orden de Hafez.

Hafez gobernaría el país con mano de hierro durante 30 años sin interrupción, hasta que fue sucedido por su hijo Bashar en el año 2000.

En 2012, Bashar Al-Assad modificó la Constitución, que había estado en vigor desde 1973, para retirar el artículo 8, que declaraba: "El principal Partido de la sociedad y el Estado es el partido Baas árabe Socialista".

La propuesta de Rusia tendrá un profundo impacto en un país tan dominado por la idea del arabismo.

En su preámbulo, la actual Constitución de Siria dice: "A lo largo de la historia, la civilización árabe, siendo parte de la herencia humana, se ha enfrentado a enormes retos encaminadas a romper su voluntad y someterla a la dominación colonial”.

"La República Árabe Siria está orgullosa de su identidad árabe y de su gente, que forman parte de la nación árabe, que se manifiesta en las contribuciones nacionales y regionales en curso y un esfuerzo permanente para apoyar la cooperación árabe hacia la unidad de la nación árabe".

Dicho preámbulo es reforzado en el primer artículo de la constitución, que establece: "La República árabe Siria es un Estado democrático con plena soberanía, que no puede ser dividido ni renunciar a ninguna parte de su tierra, y es parte del mundo árabe. El pueblo de la República Árabe Siria es parte de la nación árabe".

 

La soberanía de Siria

La soberanía y la República son temas sensibles en Oriente Medio, una región con un largo historial de monarquías con respaldo colonial.

A pesar de que el país es una República Árabe Siria, Bashar heredó el poder de su padre, y ahora podría llevar a su país a verse despojado de la palabra árabe también.

El gobierno de Siria también ha tenido que depender de los combatientes y países extranjeros para mantenerse en el poder, y con la guerra llegando a su fin, se empiezan a pagar las deudas.

A principios de este mes, se informó que Siria dio a Irán 5.000 hectáreas de tierra para la agricultura, y 1.000 hectáreas para la creación de yacimientos de petróleo y gas.

Los medios estatales iraníes dijeron que Teherán ya estaba involucrado en $660 millones de dólares en proyectos de generación de electricidad en Siria. Irán también tiene el objetivo de exportar electricidad a Siria y "crear la red de energía más grande en el mundo islámico mediante la conexión de la red nacional de Irán con las de Irak y el Líbano", según Reuters.

La semana pasada, Rusia firmó un acuerdo militar con Siria por más del doble del espacio para sus buques de guerra en su base naval de Tartus, en virtud de un contrato de arrendamiento de 49 años que podría renovarse automáticamente por un período de 25 años, informó The New York Times.

Se firmó un acuerdo similar a largo plazo con respecto a la base de fabricación rusa en Latakia.

 

Desde el presidente al Parlamento

Rusia también tuvo como objetivo limitar los poderes de la presidencia de Siria en su proyecto de Constitución, a fin de que la renuncia de Assad sea innecesaria, y al mismo tiempo fortalecer las competencias del Parlamento..

"El presidente es elegido por un período de siete años, la reelección de la misma persona para el cargo de presidente está prohibida, salvo por un período adicional", según el borrador de la Constitución revelado por Sputnik.

En cuanto al Parlamento, dice:"La Asamblea del Pueblo será responsable de las decisiones sobre cuestiones como la guerra y la paz, las mociones de censura, el nombramiento de los miembros del Tribunal Constitucional Supremo".

En el proyecto ruso también se omite mencionar el artículo 111 de la Constitución actual de Siria que da al presidente el derecho de disolver el Parlamento. El presidente, sin embargo, mantendría el derecho de convocar un referéndum nacional sobre "temas importantes relacionados con los intereses supremos del país".

El artículo 3 de la Constitución de Siria actual estipula que el presidente debe ser "parte de la fe musulmana" y que "la doctrina de la jurisprudencia islámica es la fuente principal de la legislación".

Los musulmanes suníes constituyen alrededor del 75% de la población de Siria, con los chiítas que componen otro 13%, incluyendo la facción alauita de Assad. Los cristianos representan casi la totalidad del resto.

 

Rusia en Oriente Medio

Alexander Lavrentyev, el jefe de la delegación rusa en las conversaciones Astaná, dijo a la prensa el martes:"Quiero hacer hincapié en que hemos hecho esto únicamente por la razón de que queremos acelerar este proceso y para darle un poco de ritmo adicional, no estamos de ninguna manera interfiriendo en el proceso de examen y aprobación de la Constitución".

Haciéndose eco de este sentimiento, Konstantin Kosachev, presidente del Comité de Asuntos Exteriores del Parlamento ruso, dijo a Sputnik el jueves:"La constitución de Siria será creada y aceptada por el pueblo sirio por sí mismo, es su derecho soberano. Nuestra tarea no es hacer este trabajo importante en nombre de ellos, sino poner fin al punto muerto".

El mismo día, sin embargo, los representantes de la oposición siria rechazaron las propuestas de Rusia de antemano, con el argumento de que el hecho de que la constitución esté siendo redactada por una potencia extranjera es razón suficiente para no adoptarla.

El delegado de la oposición Yahya Al-Aridi, dijo:"La experiencia de Paul Bremer en Irak es muy clara; cuando una constitución es escrita por otro país, políticamente no va a funcionar".

Una encuesta realizada en 2015 por Pew Research Center encontró que las valoraciones desfavorables sobre Rusia en Oriente Medio eran más altas que la media. En Jordania, Israel, Turquía, Líbano y los territorios palestinos se situó en el 55%, más alto que el promedio mundial de 51% .

En la misma encuesta realizada en los mismos países, las calificaciones desfavorables sobre Putin personalmente eran aún mayores, alcanzando el 56,6%.

Rusia fue considerado de forma más desfavorable en Oriente Medio Medio que incluso Estados Unidos, Pew Research encontró que solo un 25% de la región tenía una opinión favorable sobre Rusia, en comparación con 29% sobre Estados Unidos.

Una encuesta de 2016 realizada por los Zogby Servicios de Investigación encontró que "Rusia sólo ha obtenido una calificación positiva en Irán. En todo el mundo árabe y Turquía, hay una fuerte tendencia a ver el papel de Rusia como algo negativo".

En Oriente Medio (Egipto, Líbano, Jordania, Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos e Irak) un promedio del 63% de los encuestados sostuvo una opinión desfavorable de Rusia. Sólo Irán tenía una visión positiva de Rusia en un 57%.

En los mismos países árabes, el 75,5% respondió "totalmente en desacuerdo" con la declaración:"Rusia contribuye a la paz y la estabilidad en el mundo árabe". Incluso en Irán, los encuestados se dividieron en un 49% en cada sentido.

Estas encuestas se llevaron a cabo antes de los ataques aéreos dirigidos por Rusia contra la ciudad sitiada de Alepo, que alcanzó su punto culminante a finales de 2016, una campaña que provocó la protesta internacional, sobre todo en el mundo árabe.

 

 

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “Ya no será árabe: Rusia empuja a Siria a cambiar de nombre en el proyecto de Constitución”

Dejar una respuesta