Argelia: ¿El campo de batalla del mañana para Daesh y Al-Qaeda?

Publicado el Por Malek Bachir/ Akram Kharief (author), Arabia Watch (author)

Lugar(es): Argel, Argelia

El ejército argelino mata en promedio a 200 extremistas armados cada año  (fotografía: AFP)
El ejército argelino mata en promedio a 200 extremistas armados cada año (fotografía: AFP)

 

En un nuevo golpe para Daesh en Argelia, el Ministerio de Defensa anunció el domingo pasado que había matado a "dos terroristas peligrosos", uno de los cuales dirigía una filial local del grupo terrorista en el país.

Noureddine Laouira, también conocido como Naoura aka Abu Al-Hammam -no debe confundirse con Yahia Abou Al-Hammam, el emir de Al-Qaeda en el Magreb Islámico (AQIM) en el Sahel- fue el líder de la milicia El-Ghoraba, que se afilió a Daesh después de la división de AQMI en julio de 2015.

Originalmente centrado en Faubourg Lamy, un barrio de clase trabajadora en Constantina, Daesh se ha beneficiado de la erradicación del poblado chabolista y el éxodo de su población hacia la nueva ciudad de Ali Mendjeli, a unos 15 km de Constantina, al noreste de Argelia, donde el grupo ha empezado también a extender su influencia.

Según los informes, ambos hombres asesinados el fin de semana fueron previamente identificados y seguidos por la Inteligencia recibida por las fuerzas de seguridad argelinas.

Estas fuerzas prefirieron esperar hasta que los militantes estuvieran aislados en el distrito de Djebel El Ouahch, que domina la ciudad de Constantina, para minimizar cualquier daño colateral o riesgo de escape.

Las autoridades afirman haber encontrado a Abu Al-Hammam con la misma arma, una Beretta 92, que se utilizó para disparar a Amar Boukaabour, un policía muerto por tres disparos en octubre en Constantina, asesinato más tarde reivindicado por Daesh.

"El asesinato fue atribuido a Abu Al-Hammam, sospechoso de haber planeado el ataque abortado contra la comisaría de Constantina el 26 de febrero, reclamado por Daesh. Incluso si el atacante suicida vino de Jijel (que está fuera de la base de Daesh en Constantina), se sabe que la milicia El-Ghoraba organizó el complot", dijo una fuente de seguridad argelina.

 

Tres grupos, apenas cien hombres

A pesar de sus famosos comienzos - con el secuestro y asesinato del excursionista francés Hervé Gourdel en septiembre de 2014 y la deserción de una serie de figuras destacadas de AQIM - Daesh no ha logrado desarrollar su Wilaya Al-Djazair (o provincia de Argelia) - el nombre dado por Daesh a todas sus células urbanas inactivas y divisiones armadas activas en las colinas argelinas.

Según fuentes de seguridad, se calcula que cuentan solamente con unos 80 militantes, repartidos en tres grupos.

"En el este, está la milicia El-Ghoraba (en la zona de Constantina), y la milicia Al-Itissam (en la zona de Skikda), también conocida bajo su nuevo nombre de Ansar Al-Khilafa, con unos 50 militantes. También hay "ex soldados de la GIA (una organización armada de la década de 1990), cuyo papel está principalmente relacionado con la coordinación y la logística", dijo una fuente militar.

El grupo Ansar Al-Khilafa surgió de la Katiba de Shuhada (mártires) de AQIM. La Katiba de Shuhada se había asentado en la región de difícil acceso y arbolada alrededor de Skikda, en el Golfo de Stora, al noreste de Constantina, a principios de los años 2000 a raíz de la decisión de muchos grupos; Skikda, Jijel y Berber, de Abandonar la militancia por la Carta de Paz y Reconciliación Nacional, que otorgó amnistía a todos los combatientes islámicos armados que decidieron renunciar a la lucha.

Este grupo, que todavía está activo, es supuestamente liderado por Amar Lemloum, alias Zakaria Al-Djidjeli. Desde el verano de 2015, el Ejército ha desplegado en la región a más de 4.000 hombres, en operaciones que han dejado muchos muertos.

"En el centro, en el triángulo de Bouira-Boumerdes-Bejaia (Kabylie), estaba el grupo llamado Jund Al-Khilafa (soldados del califato). Desde que su presunto líder, Othmane Al-Acimi, murió en mayo de 2015, la identidad de su nuevo emir es desconocida", dijo la fuente militar.

"No sabemos quién es el emir que lidera todos los grupos, solo el nombre de Abu Al-Hammam, pero sabemos que no es real".

 

Pérdidas no compensadas por la contratación

Se considera improbable Abu Al-Hammam sea realmente el líder “emir” de Daesh en Argelia, en primer lugar porque sólo se convirtió en un militante en 2008 y anteriormente había sido sólo un miembro bastante menor de AQMI.

"Por lo tanto, es considerado como "nuevo" y no puede reclamar tal responsabilidad", dijo la fuente militar.

"Otro indicio radica en el hecho de que fue -supuestamente- asesinado cuando viajaba con su segundo, pero si él era emir, habría al menos cuatro o cinco militantes a su alrededor", dijo la fuente.

El ‘emir’ de la Wilaya Al-Djazair tampoco, según la fuente, participa personalmente en ninguna acción directa en la ciudad, como la del asesinato del policía en Constantina.

Finalmente, el grupo más influyente afiliado a Daesh es el de Jund Al-Khilafa, como lo demuestran las operaciones más significativas dirigidas por el Ejército argelino desde 2014. En una operación en febrero, al noreste de Boura, 14 terroristas y nueve soldados fueron asesinados, por lo que es posible que, aunque que la mayor fuerza de Daesh se encuentra en esta zona, el emir estaría ubicado en Constantina, a unos 300 km al este.

Con un promedio de 200 hombres (incluídos todos los grupos) asesinados cada año por el ejército, los grupos armados en Argelia se enfrentan hoy a grandes dificultades, sufriendo pérdidas que el nuevo reclutamiento no puede compensar.

Esto es hasta tal punto que, según una fuente de seguridad argelina, los líderes locales de Daesh han pedido a hombres de las células de Túnez y Libia que se unan a ellos.

"Si observamos detenidamente el perfil de los terroristas eliminados en los últimos años, podemos señalar que se unieron a la militancia antes de 2010", dijo una figura destacada en la lucha contra el terrorismo.

Los argelinos son eliminados durante las operaciones militares o quieren beneficiarse de la Carta de Paz y Reconciliación Nacional, por lo que los recién llegados son principalmente extranjeros de Malí, Marruecos, Níger, Túnez y Libia.

Sin embargo, los servicios de Inteligencia no comparten este optimismo.

"Es cierto que han sido debilitados y algunos han quedado extremadamente aislados, sin embargo, no debe olvidarse que para un terrorista, la mayor victoria es mantener la vida", dijo un experto en antiterrorismo.

"Ellos saben que no tienen nada que perder permaneciendo escondidos mientras esperan una situación más favorable, como por ejemplo la inestabilidad política. En este caso, de la noche a la mañana, pueden reclutar y ser operativos una vez más”.


AQMI tiene ventaja sobre Daesh

Mientras tanto, el emir de AQMI parece haber tenido mucho más éxito que sus homólogos de Daesh.

Abdelmalek Droukdel, que tiene casi 50 años, ha estado muy aislado a lo largo de los años. Desde las montañas de Kabylie, en el norte del país, donde se presume que se esconde, ha visto cómo su organización se desarrolla a lo largo de los años, y constantemente aumenta su influencia en la región del Sahel.

Siguió siendo un espectador del último movimiento significativo más reciente, cuando la fusión fue anunciada en un video del grupo liderado por Mokhtar Belmokhtar (Al-Mourabitoune) con el grupo liderado por el Touareg Malí Ag-Ghali (Ansar Dine) y el de Djamel Okacha, alias Yahia Abou Al-Hammam ( Emirato del Sahara, una rama de AQIM).
 
El nuevo movimiento formado de la fusión ha jurado lealtad a Ayman Al-Zawahiri, el actual líder de Al-Qaeda. “Correos electrónicos han sido interceptados por los servicios de seguridad occidentales en noviembre y diciembre de 2016 entre Ayman al-Zawahiri, Iyad ag-Ghali y Djamel Okacha", dijo una fuente de seguridad argelina.

"El emir de Al-Qaeda pidió a los jefes yihadistas del norte de Malí que se unieran bajo el mismo comandante para presentar las actividades en el norte de Malí como una resistencia legítima contra la ocupación francesa", dijo.

En un comunicado difundido el sábado, el grupo se atribuyó un ataque el 29 de marzo que mató a tres miembros de las fuerzas de seguridad de Malí cerca de la frontera con Burkina Faso.

El ataque fue la segunda operación reclamada por el grupo después de que dijo que había sido responsable de matar a 11 soldados en la misma zona el 5 de marzo.

Mientras que AQMI también ha perdido a muchos hombres, según los servicios de Inteligencia, la organización todavía tiene alrededor 500 miembros. Por encima de todo, ha demostrado, con el tiempo, una notable capacidad de adaptación.

"Se ha enfrentado a la deserción de una gran parte de sus miembros que se unieron a Daesh", pero "ha rectificado sus tácticas de combate y comunicación para minimizar sus pérdidas", dijo una fuente militar.

"La ventaja de AQIM sobre Daesh, más allá del número de personas, es que tiene un vasto conocimiento del campo y la experiencia relacionada con su número de años en el terrorismo y, sobre todo, tiene los mejores refugios para esconderse".

Frente a esto, Daesh está tratando de sobrevivir en espera de un posible retorno de los combatientes de Daesh de Siria o Libia.

"La expresión" terrorismo residual "utilizada por las autoridades es realista, sin embargo, en el caso de Daesh como en el de AQMI, es importante no subestimar la amenaza", dijo el experto. De la noche a la mañana, en un contexto favorable, podrían regenerarse.
 

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “Argelia: ¿El campo de batalla del mañana para Daesh y Al-Qaeda?”

Dejar una respuesta