Arabia Saudita contrata a la mayor empresa de relaciones públicas del mundo para impulsar 'la OTAN islámica'

Publicado el Por Arabia Watch (author), Jamie Merrill (author)

Lugar(es): Riad, Arabia Saudita

Un miembro de la fuerza aérea sudanesa durante ejercicios militares entre Sudán y Arabia Saudita a principios de este mes  (fotografía: AFP)
Un miembro de la fuerza aérea sudanesa durante ejercicios militares entre Sudán y Arabia Saudita a principios de este mes (fotografía: AFP)

 

Una firma internacional de relaciones públicas se enfrenta a acusaciones de complicidad en el "blanqueo" de presuntos crímenes de guerra de Arabia Saudita en Yemen después de firmar un acuerdo para representar a una alianza militar encabezada por Riad, llamada la "OTAN islámica".

Según los informes, el segundo príncipe heredero saudí en la línea de sucesión al trono, Mohammad bin Salman, contrató a Burson-Marsteller el mes pasado para llevar a cabo una campaña de publicidad en nombre de la Alianza Militar Islámica para Combatir el Terrorismo.

La coalición incluye a 41 naciones de mayoría musulmana y fue creada en Riad en diciembre de 2015 con el propósito de combatir al grupo terrorista Estado Islámico (Daesh) en Irak y Siria, así como a otros grupos militantes en el norte y el oeste de África.

Sin embargo, el general saudí Ahmed Asiri, una figura clave en el establecimiento de la alianza que actualmente es objeto de una investigación preliminar sobre crímenes de guerra por parte de la policía británica, dijo al Wall Street Journal la semana pasada que el alcance operacional de la alianza podría extenderse para incluir la guerra contra los rebeldes hutíes, contra quienes una coalición liderada por Arabia Saudita está luchando en Yemen.

"Todos los países se esforzarán en combatir el terrorismo en los países miembros, sin importar la naturaleza de los grupos terroristas, es el objetivo principal", dijo Asiri.

"Cada país tiene su propia experiencia para contribuir a la coalición".

Burson-Marsteller es propiedad de WPP con sede en Londres, el grupo de marketing más grande del mundo, y tiene oficinas en todo Oriente Medio, incluyendo Riad y Yeda, de acuerdo con su sitio web.

Burson-Marsteller promoverá la alianza musulmana y sus futuras reuniones.

 

La ira de los defensores de los derechos humanos

Pero el nombramiento de la firma ha causado la cólera entre los defensores de los derechos humanos.

Sus clientes anteriores incluyen a los gobiernos militares de Argentina responsables de matar a miles de personas en la llamada "guerra sucia" de los años setenta y principios de los ochenta.

La presentadora de televisión estadounidense Rachel Maddow comentó en 2009 que "cuando el mal necesita relaciones públicas, el mal tiene a Burson-Marsteller en  la marcación rápida". Respondiendo a ese comentario, el entonces CEO Mark Penn dijo que Maddow había "desvirtuado significativamente la naturaleza del pasado de la firma".


Andrew Smith, de la Campaña contra el Comercio de Armas, dijo:

"Lo último que necesita Oriente Medio es una Arabia Saudita aún más agresiva y expansionista. El régimen y sus aliados tienen algunos de los peores historiales de derechos humanos en el mundo y han pasado los últimos dos años llevando a cabo una guerra terrible y destructiva en Yemen”.

"Las compañías de armas del Reino Unido han sido cómplices de la destrucción, y ahora las empresas de relaciones públicas británicas están tratando de blanquearla".

La alianza utilizó anteriormente a empresas de relaciones públicas estadounidenses para asegurar la asistencia de altos dignatarios a su conferencia en enero en Riad, a la que asistió el ex secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry.

Husain Abdulla, director ejecutivo de Americanos para la Democracia y los Derechos Humanos en Baréin, dijo:

"Arabia Saudita, Baréin y muchos otros miembros de esta coalición son capaces de desviar la atención de sus abusos sistemáticos de los derechos humanos. Un claro ejemplo de cómo utilizan la lucha contra el terrorismo para distraer del abuso y la represión".

Burson-Marsteller, que se jacta de su "alcance global impresionante", trabajó con anterioridad directamente para Arabia Saudita a raíz de los ataques del 11 de septiembre en Nueva York y Washington en 2001.

Trabajando con el príncipe Bandar bin Sultan, entonces embajador de Arabia Saudita en los Estados Unidos, colocó anuncios en periódicos de todo el país que disociaban a Arabia Saudita de los atacantes, 15 de los cuales eran nacionales saudíes.

 

Momento crucial para la alianza

El nombramiento de Burson-Marsteller llega en un momento crucial para la alianza mientras se prepara para celebrar su primera reunión importante de ministros de Defensa.

La nueva agrupación, que está formulada en la misma línea que la OTAN, con Arabia Saudita como protagonista, está dominada por las naciones mayoritariamente suníes, lo que provoca preocupación en Irán de que es una fuerza sectaria.

Está encabezada por un ex jefe del Ejército paquistaní, el general Raheel Sharif, y Baréin, Turquía, Egipto, Malí, Chad, Somalia y Nigeria, se encuentran entre una serie de naciones participantes y se han enfrentado al escrutinio recientemente por sus historiales de derechos humanos.

Las figuras clave de la alianza, incluyendo al ministro de Defensa pakistaní, han negado que sea una fuerza sectaria y han tratado de minimizar la tensión con Irán, el rival regional de Arabia Saudita, que ha apoyado a los rebeldes hutíes en Yemen contra las fuerzas leales al presidente Abd Rabbuh Mansour Hadi.

Pero los movimientos para desplegar tropas paquistaníes a lo largo de la frontera sur de Arabia Saudita con Yemen, según informes del mes pasado, probablemente aumentará la preocupación en Teherán sobre las ambiciones de la alianza.

El uso de las firmas de RR.PP. occidentales por parte de Arabia Saudita es anterior al conflicto de Yemen y ha ha provocado suspicacias, debido a que las empresas de relaciones públicas con sede en Londres y Washington podrían estar trabajando en distraer la atención de su uso de la pena de muerte.

El año pasado una filial estadounidense de Publicis Groupe, el conglomerado de medios francés que posee marcas británicas como Saatchi & Saatchi, distribuyó un artículo en el que el ministro de Relaciones Exteriores, Adel bin Ahmed Al-Jubeir, intentó implícitamente justificar la ejecución de 47 personas.

El artículo de Newsweek suscitó acusaciones de que una de las agencias de publicidad más grandes del mundo estaba ayudando a Arabia Saudita a "blanquear" su imagen tras la mayor ejecución masiva del reino en más de 30 años.

Al-Jubeir argumentó que esas ejecuciones eran parte de la lucha de Arabia Saudita contra el terrorismo. El reino había "detenido a extremistas dentro de sus fronteras, los había juzgado ante tribunales especializados e impuso las penas definitivas a los condenados", escribió.

El artículo titulado "Los saudíes están luchando contra el terrorismo, no piensan en otra cosa", fue distribuido por Qorvis MSLGroup, una filial de Publicis Groupe que ha estado trabajando con Arabia Saudita durante más de una década, informó The Independent.

"No es ningún secreto que el gobierno de Arabia Saudita tiene uno de los peores registros de derechos humanos en el mundo", dijo Maya Foa, directora del grupo de derechos humanos Reprieve, con sede en Londres.

"Las ejecuciones en el reino -incluyendo a los menores condenados a muerte por asistir a las protestas- además, el uso de la tortura para extraer las "confesiones" es rutinario- y es profundamente preocupante que las empresas de relaciones públicas estén encantadas de ayudar a ocultar estas actividades. Cualquier empresa responsable se debería negar a jugar un papel en el blanqueo de abusos graves".

El uso de Qorvis MSL Group y Burson-Marsteller viene después de que la embajada de Arabia Saudita en los Estados Unidos lanzó la página “Arabia Now” en 2015. Fue descrito en un comunicado de prensa como "centro de noticias en línea relacionado con el reino".

El sitio contiene artículos y blogs positivos sobre la cultura saudí, su lucha contra el terrorismo y el desarrollo económico.

Arabia Saudita ha estado dando amplia cobertura a la alianza, incluyendo el anuncio en enero de que Omán se adhirió a la misma, convirtiéndose en el 41º miembro de la alianza.

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “Arabia Saudita contrata a la mayor empresa de relaciones públicas del mundo para impulsar 'la OTAN islámica'”

Dejar una respuesta