Elecciones en Irán: Rouhani insta a la Guardia Revolucionaria a no entrometerse

Publicado el Por Arabia Watch (author)

Lugar(es): Teherán, Irán

Presidente de Irán, Hassan Rohaní, durante un mitin de campaña electoral en Teherán (fotografía: AFP)
Presidente de Irán, Hassan Rohaní, durante un mitin de campaña electoral en Teherán (fotografía: AFP)

 

Los iraníes acuden el viernes a las urnas en las elecciones presidenciales en las que elegirán entre el actual presidente Hassan Rohani quien pretende mantener vínculos normales con Occidente y un rival populista respaldado por la poderosa Guardia Revolucionaria.

"Todo el mundo debe votar en estas importantes elecciones, la suerte del país está determinada por el pueblo", dijo el líder supremo, el ayatolá Ali Jamenei, que emitió su voto en Teherán.

Se han visto largas colas para votar en todo el país de 80 millones de personas. La televisión estatal dijo que 56 millones de iraníes tienen derecho a voto. 
Unas 350.000 fuerzas de seguridad se desplegaron en todo el país para proteger las elecciones, informó la televisión estatal.

En una advertencia que refleja las crecientes tensiones políticas, Rouhani ha instado a la poderosa Guardia Revolucionaria de Irán, que apoya al conservador de la oposición Ebrahim Raisi, a no inmiscuirse en la votación.

Las sospechas de que la Guardia Revolucionaria  y la milicia Basij bajo su control falsificaron los resultados de la votación a favor de Mahmoud Ahmadinejad llevaron a ocho meses de protestas a nivel nacional en 2009. Decenas de personas fueron asesinadas y cientos arrestadas.

"Estoy en camino de votar por Rouhani, me gusta su política de distensión con el mundo, sé que no es un reformista, pero a quién le importa, lo que importa es que no es Raisi", dijo el empleado del gobierno, Yousef Ghaemi, de 43 años por teléfono desde la ciudad occidental de Kermanshah.

"Yo voté por Raisi porque él es un seguidor del Imam Jamenei, no se enfrentará al líder (Jamenei) si es elegido y protegerá nuestra identidad islámica", dijo Mehran Fardoust, de 36 años desde el Santuario Imam Reza, en la ciudad santa de Mashhad, la ciudad natal de Raisi.

Raisi, de 56 años, y Rouhani, de 68 años, intercambiaron acusaciones de en los debates televisivos con una vehemencia abierta y desconocida desde la Revolución Islámica de 1979. Ambos niegan las acusaciones del otro.

Raisi acusó a Rouhani de "elitismo económico, mala administración, ceder ante la presión occidental y corrupción".

"De la Guardia Revolucionaria a los líderes de la oración del viernes, la línea dura -y la parte no elegida del ‘establishment’- respalda a Raisi", dijo a Reuters un alto funcionario iraní.

"Pero es una decisión arriesgada, podría causar protestas similares a las de 2009, ya que diferentes sectores de la sociedad, deseosos de evolucionar se han unido contra Raisi".

La Guardia Revolucionaria espera que una victoria de Raisi les dé la oportunidad de recuperar el poder económico y político perdido en la compleja estructura teocrática y republicana del gobierno chií de Irán desde 2015, cuando Irán logró un acuerdo nuclear con las potencias mundiales que lo sacaron del aislamiento internacional.

 

Posible sucesor de Jamenei

Jamenei parece respaldar a Raisi como candidato presidencial y posible sucesor. Pero en una aparente referencia a los disturbios de 2009, Jamenei, un clérigo no electo que tiene la última palabra en Irán, ha advertido que se enfrentaría a cualquiera que intentara interferir en las elecciones.

Rouhani, que defendió el acuerdo para levantar la mayoría de las sanciones contra Irán a cambio de restricciones en su controvertido programa nuclear, es un firme partidario del compromiso con Occidente y reformas liberales a nivel económico.

Una victoria de la línea dura podría poner a Irán de nuevo en un a línea más hostil, y económicamente perjudicial, con Occidente, e impediría la apertura de la sociedad que la mayoría de los iraníes, especialmente los jóvenes, anhelan ver.

El presidente y su popular ministro de Exteriores, Mohammad Javad Zarif, fueron jaleados por simpatizantes cuando acudieron a votar la mañana del viernes.

"La participación entusiasta de los iraníes en las elecciones refuerza nuestro poder nacional y la seguridad", dijo Rouhani después de emitir su voto.

Raisi dice que seguirá con el acuerdo nuclear, pero apunta a una persistente crisis económica como evidencia de los esfuerzos diplomáticos de Rouhani han fracasado.

"En lugar de usar las manos capaces de nuestros jóvenes para resolver los problemas, están poniendo nuestra economía en manos de los extranjeros", dijo el miércoles en una mitin de cierre de campaña en la segunda ciudad Mashhad.

A pesar de la eliminación de las sanciones relacionadas con las armas nucleares en 2016, las persistentes sanciones unilaterales de Estados Unidos han mantenido a muchas compañías extranjeras escépticas a  invertir en el mercado iraní.

El protegido de Jamenei, Raisi, centró su campaña en la economía, visitando zonas rurales y aldeas, prometiendo viviendas, empleos y más beneficios para los pobres.

 

Promesas "poco realistas"

Los analistas han rechazado las promesas de Raisi de empleos y dinero en efectivo como poco realistas, pero admiten que éstas les podrían ayudar a atraer el voto de quienes no han visto mejoras en su economía gracias al acuerdo nuclear.

Raisi, un veterano miembro del poder judicial que fue uno de los cuatro jueces que condenó a muerte a miles de presos políticos en 1988, es el único candidato de línea dura después de que otros candidatos de línea dura abandonaran la carrera.

Pero los analistas coincidieron en que la unión de los poderosos aliados de Jamenei en respaldo de Raisi parece haber tenido un efecto no deseado a favor de Rouhani, uniendo a figuras de oposición y pro-reforma, artistas y activistas respaldando al actual presidente.

Si bien la votación puede no tener una influencia decisiva en la política exterior, que es establecida por Jamenei, la elección de una línea dura puede perjudicar la imagen global de Irán y disuadir aún más al comercio exterior y la inversión.

Los centros electorales cierran a las 6 p.m., aunque las autoridades suelen extender la votación a la noche. El conteo de votos comenzará cerca de la medianoche y los resultados finales se esperan 24 horas después del cierre de las urnas, informó la agencia semioficial de noticias Fars.
 
 

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “Elecciones en Irán: Rouhani insta a la Guardia Revolucionaria a no entrometerse”

Dejar una respuesta