Fuerzas iraquíes acusadas de imponer castigos colectivos contra las familias de militantes del Dáesh

Publicado el Por Arabia Watch (author)

Lugar(es): Mosul, Irak

La policía iraquí sostiene una bandera requisada al Dáesh en Mosul  (fotografía: Reuters)
La policía iraquí sostiene una bandera requisada al Dáesh en Mosul (fotografía: Reuters)

 

Human Rights Watch ha acusado a las fuerzas de seguridad iraquíes de reubicar por la fuerza a al menos 170 familias de presuntos militantes del Daésh (grupo ‘Estado Islámico- ISIS) y llevarlos a un “campamento de rehabilitación” cerrado, como una forma de castigo colectivo.

“Las autoridades iraquíes no deben castigar a familias enteras debido a las acciones de sus familiares”, dijo Lama Fakih, subdirectora para Oriente Medio de Human Rights Watch (HRW).

“Estos actos abusivos son crímenes de guerra y están saboteando los esfuerzos para promover la reconciliación en zonas liberadas del Estado Islámico”, dijo.

El primer ministro iraquí, Haider Al-Abadi, ha anunciado la victoria sobre el Dáesh en Mosul, poniendo fin a tres años de control del grupo terrorista de la ciudad, desde donde autoproclamaron su “califato”.

El gobierno de Irak se enfrenta ahora a la tarea de prevenir los ataques de venganza contra civiles vinculados a militantes del Dáesh, que podrían, junto a las tensiones sectarias, socavar los esfuerzos para crear estabilidad a largo plazo en el país.
 

“Los campamentos para las llamadas “familias de ISIS” no tienen nada que ver con la rehabilitación, y son de facto centros de detención para adultos y niños que no han sido acusados de ningún delito”, dijo Fakih. “A estas familias se les debe permitir libremente ir donde quieran para vivir con seguridad”.

Las autoridades iraquíes han abierto un primer “campamento de rehabilitación” en Bartalla, al este de Mosul. HRW dice que el propósito oficialmente reconocido del campamento es ‘permitir la rehabilitación psicológica e ideológica’.

“Los desplazamientos forzados y las detenciones arbitrarias han tenido lugar en Anbar, Babil, Diyala, Salah Al-Din, y las provincias de Nínive, y han afectado a cientos de familias completas”, dijo HRW.

HRW visitó el campamento de Bartalla y entrevistó a 14 familias, cada una con un máximo de 18 miembros.

“Dijeron que las fuerzas de seguridad iraquíes trajeron a las familias al campamento y que la policía los retenía en contra de su voluntad, acusados de ser familiares de militantes de Dáesh”, dijo el grupo de derechos humanos.

“Trabajadores médicos en el campamento dijeron que al menos 10 mujeres y niños habían muerto durante el trayecto o ya en el campamento, la mayoría a causa de la deshidratación”.

 

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “Fuerzas iraquíes acusadas de imponer castigos colectivos contra las familias de militantes del Dáesh”

Dejar una respuesta