Nervios y amenazas en Bagdad antes de la votación kurda

Publicado el Por Arabia Watch (author), Suadad Al-Salhy (author)

Lugar(es): Bagdad, Irak

Partidarios del Referéndum durante una manifestación en Kirkuk  (fotografía: Reuters)
Partidarios del Referéndum durante una manifestación en Kirkuk (fotografía: Reuters)

 

Bagdad está hablando de sanciones económicas y una intervención militar a medida que los políticos iraquíes se ponen cada vez más nerviosos antes del referendum de independencia kurda.

El primer ministro iraquí, Haider Al-Abadi canceló su visita prevista a la Asamblea General anual de las Naciones Unidas en Nueva York el martes, expresando su preocupación por lo que calificó como una "situación crítica".

Los políticos chiíes iraquíes han renovado su creencia de que Bagdad puede recurrir a medidas duras, dependiendo qué dirección tome la votación del 25 de septiembre.

Políticos claves iraquíes, entre ellos Abadi, han estado en contacto constante con Turquía, Irán, Siria, Arabia Saudita, así como representantes de Estados Unidos, Reino Unido, Francia y el secretario general de la ONU, todos los cuales se oponen rotundamente al referéndum.

El Kurdistán ha existido como una región semi-autónoma desde 1991, con la creciente autonomía sobre sus propios asuntos. Aunque que los políticos kurdos son un socio esencial en el acuerdo para compartir el poder de Irak - del que han sido parte, junto con los chiíes y políticos suníes desde 2003 - muchos todavía están dispuestos a establecer su propio Estado.

Pero los políticos chiíes, que dominan gobierno iraquí y el Parlamento, temen que un “Si” sólo alentará a otras fuerzas políticas para exigir la autonomía, rechazar la constitución y rebelarse contra el gobierno central.

Ali Al-Alaq, uno de los asesores del presidente Abadi dijo: "Esta (votación) será fuente de gran daño para el sistema político, alienta la separación y la rebelión contra la constitución”.

El lunes, el Tribunal Supremo Federal de Irak ordenó la suspensión de la votación hasta que su legalidad pueda ser aclarada, tras las quejas de Abadi, entre otros.

Sin embargo, aunque la orden tiene peso legal, no se puede implementar en la práctica en la región kurda, que tiene su propia policía y gobierno.

 

La presión chií no para de crecer

La Alianza Nacional es el mayor bloque parlamentario de Bagdad, incluye a la mayoría de los Partidos políticos chiíes y respalda al gobierno iraquí.

A última hora del martes, sus líderes instaron a que el referéndum se retrase, argumentando que es inconstitucional y que no tiene fundamento legal.

Cualquier negociación, dijeron,"debe basarse en la Constitución”.

Políticos chiíes consideran que la acción militar es una de las “medidas duras” que Bagdad podría utilizar si la región autónoma kurda vota a favor de la independencia el 25 de septiembre.

Abbas Al-Biyati, un político chií y miembro de la Alianza Nacional, dijo que el gobierno tiene una amplia variedad de opciones pacíficas; que cree en el diálogo y la voluntad trabajar con los organismos regionales, vecinos y aliados internacionales para impedir el voto.

Y agregó: “Bagdad no se quedará de brazos cruzados. Este problema afecta a la unidad del país y amenaza a la seguridad interna y regional”.

Otros líderes de la Alianza Nacional q dijeron que si el Kurdistán “sigue adelante”, entonces considerarán otras opciones.

"El gobierno tiene más de seis cartas estratégicas“, dijo Fadi Al-Shimari, líder del partido Al-Hekma de Ammar Al-Hakim. "Estas cartas son fuertes y podrían abortar cualquier intento futuro para separarse o unilateralmente declarar un Estado”.

Bagdad, respaldado por la alianza chií, ya ha comenzado a prepararse para ejercer presión sobre el Kurdistán, dijeron miembros de la Alianza chií, sin aportar detalles.

 Pero las “cartas” podrían incluir retrasar las exportaciones de petróleo, el cierre de los puestos fronterizos del Kurdistán, cancelar el apoyo federal a los aeropuertos del Kurdistán, evitar que las líneas aéreas internacionales puedan entrar o salir del Kurdistán, y restringir el movimiento de los políticos y funcionarios kurdos, de acuerdo con los legisladores chiítas y miembros de la Alianza Nacional.

Abadi, en su reunión semanal con los medios de comunicación el martes, dijo: “No habrá medidas de castigo o presión contra los ciudadanos kurdos, pero medidas de castigo contra algunas figuras (kurdas) pueden ser tomadas”.

 Por su parte, Masoud Barzani, presidente del Kurdistán iraquí, ha desplegado tropas adicionales en las entradas sur y norte de Kirkuk durante los últimos días, dijeron fuentes locales, como parte de un estado de alerta general de seguridad.

Un toque de queda se impuso a última hora del lunes después de que enfrentamientos armados estallaron - entre kurdos por un lado, y turcomanos y árabes por otro- en Kirkuk y se cobraron tres vidas, dijeron fuentes de seguridad.

Bayati dijo: "Kirkuk es un barril de TNT, todos debemos trabajar para que se enfríe y desactivarlo. Es una ciudad muy sensible y peligrosa, llena de muchas complicaciones internas y externas Todas las partes tienen que estar dispuestas a mantener la calma”.

Un político chií de alto rango cercano a Abadi, que pidió no ser identificado, dijo: "Los cambios podrían tener lugar en el próximas 48 horas”.

Abadiy, al igual que muchos líderes chiíes esperan ahora el peor de los escenarios.

"Tenemos miedo de que si Barazani no lleva a cabo el referéndum, entonces va a crear un lío y problemas en Kirkuk y, al final del día, puede utilizar la fuerza militar. En este caso, Abadi tendría que usar la opción militar, aunque en una escala limitada”.

 

 

 

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “Nervios y amenazas en Bagdad antes de la votación kurda”

Dejar una respuesta