Príncipe heredero de Arabia Saudita habla sobre las reformas y mala imagen de su país

Publicado el Por Arabia Watch (author)

Lugar(es): Riad, Arabia Saudita

Príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman (fotografía: AFP)
Príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman (fotografía: AFP)

 

El príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman (MbS), tiene previsto reunirse con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en Washington el martes.

Su antagonismo compartido contra Irán será prioritario en la agenda, pero el joven príncipe heredero, de 32 años, también busca exponer los cambios radicales que está promoviendo en la sociedad saudí, y una política exterior cada vez más firme que incluye una guerra en Yemen.

Esta semana, se embarca en una gira por Estados Unidos, donde va a promocionar su reino ante los ejecutivos de negocios y un público escéptico de Estados Unidos, reportó el New York Times. Fue nombrado heredero al trono hace nueve meses por su padre, el rey Salman de 82 años, que concedió a su hijo vastos nuevos poderes.

Mohammed bin Salman está llevando a cabo amplias reformas en el reino que van desde otorgar derechos a las mujeres, a la introducción de la música y el cine, a la supuesta lucha contra la corrupción. Aún así, vender una buena imagen de Arabia Saudita no será fácil. En su primera entrevista con una cadena de televisión estadounidense, se mostró ansioso por discutir las reformas de su país y afrontar su mala reputación.

Los siguientes son citas de una entrevista que concedió al programa del domingo “60 Minutos”, de la cadena CBS News.

  

La guerra en Yemen

Arabia Saudita ha estado en guerra durante tres años con los rebeldes hutíes de Yemen, que según mantiene el príncipe están respaldados Irán, según dijo a Bloomberg News. Miles de personas han muerto en los ataques aéreos y un bloqueo naval impide la ayuda humanitaria.

Bin Salman dijo que los rebeldes han lanzado misiles contra la capital, Riad, y que Estados Unidos no toleraría ataques comparables sobre sus ciudades, por ejemplo, desde México. Sin embargo, cuando se le pidió que reconociera el número de muertos en Yemen, el príncipe lamentó ‘dolorosa situación’ a la vez que trasladaba la responsabilidad al enemigo.

“Espero que esta milicia cese en el uso de la situación humanitaria en su beneficio con el fin de atraer la simpatía de la comunidad internacional”, dijo. “Ellos bloquean la ayuda humanitaria con fin de crear hambre y una crisis humanitaria”.

 

El papel de la mujer

El príncipe Mohammed ha implementado algunas reformas sobre los derechos de las mujeres, ha distendido las restricciones a la vestimenta, presionando por una mayor participación femenina en el mercado laboral, y, significativamente, levantado la prohibición de conducir a las mujeres.

Pero las leyes de tutela, por las cuales las mujeres necesitan solicitar el permiso de los familiares masculinos para una serie de actividades, permanecen en su lugar.

"Tenemos extremistas que prohíben la mezcla entre los dos sexos y no son capaces de estar juntos en un lugar de trabajo. Muchas de esas ideas contradicen el modo de vida durante el tiempo del Profeta", dijo.

"Todos somos seres humanos y no hay diferencia".

Se han frenado los poderes de los llamados "policía religiosa" del país que hasta hace poco tenía capacidad para detener a las mujeres por no cubrirse correctamente, dijo el New York Times.

“Las leyes son muy claras, y se estipula en las leyes de la Sharia que las mujeres usan ropa decente y respetuosa, al igual que los hombres. Esto, sin embargo, no especifica un particular abaya negro o cubrirse la cabeza con un velo negro. La decisión se deja enteramente a las mujeres para decidir qué tipo de vestimenta decente y respetuosa elegir y usar”.

Sus palabras son significativas, y hasta ahora, los líderes religiosos del reino se han mordido la lengua, y han jurado lealtad al joven príncipe.

 

Las raíces del extremismo saudí

El príncipe reconoció que la sociedad saudí estaba dominada por una rama especialmente dura del Islam conservador, que se remonta a 1979, año de la Revolución Islámica en Irán y el ataque extremista a la Gran Mezquita de La Meca.

"Esta no es la verdadera Arabia Saudita. Quisiera pedir a sus lectores que utilicen sus teléfonos inteligentes para averiguarlo. Y pueden ‘googlear’ Arabia Saudita en los años 70’ y 60’, y verán la verdadera Arabia Saudita fácilmente en las fotografías".

"Nosotros vivíamos una vida muy normal como el resto de los países del Golfo. Las mujeres conducían. Había salas de cine en Arabia Saudita. Las mujeres trabajaban en todas partes. Éramos simplemente personas normales desarrollándonos como cualquier otro país en el mundo hasta los acontecimientos de 1979".

  

La purga

Durante la entrevista el príncipe defendió ampliamente su purga contra la corrupción, que vio a muchos de los príncipes y magnates del reino detenidos durante varias semanas en el hotel Ritz-Carlton de Riad, y fue considerado por críticos y analistas como un intento de consolidar su control del poder.

"Lo que hicimos en Arabia Saudita era extremadamente necesario y legal", dijo.

Dijo que fue capaz de recuperar más de "$100 mil millones" de la riqueza obtenida de forma fraudulenta por los detenidos, pero agregó: "La idea no es conseguir dinero, sino castigar a los corruptos y enviar una señal clara de que todo el que se involucra en negocios corruptos se enfrentará a la ley".

 

Su riqueza personal

El príncipe ha sido acusado de hipocresía debido a su opulento estilo de vida en un momento en que su gobierno está predicando una mayor austeridad de sus ciudadanos y ha creado nuevos impuestos.

Recientemente fue revelado como el dueño de un castillo francés descrito como la ‘casa más cara del mundo’, según un informe publicado en el New York Times.

Él insistió en que su riqueza era un asunto privado. “En cuanto a mis gastos particulares, soy una persona rica y no una persona pobre, no soy Gandhi o Mandela”, pero agregó: "Pero lo que hago como persona es pasar parte de mis ingresos personales a la caridad. Gasto por lo menos el 51% en las personas y el 49% en mi mismo".

 

Ascenso al trono

Como heredero al trono, cuando su padre, el rey Salman, muera, el joven príncipe podría gobernar el reino durante el próximo medio siglo, o más.

Al preguntarle qué podría detenerlo, él respondió: "Sólo la muerte".

 
 

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “Príncipe heredero de Arabia Saudita habla sobre las reformas y mala imagen de su país”

Dejar una respuesta