La izquierda iraquí dice que su país "pagará el precio" por la guerra entre Irán y Estados Unidos

Publicado el Por Arabia Watch (author)

Carteles de la Alianza Sairoun, incluidos los que muestran a Raid Jahed Fahmi, se alzan frente a las oficinas centrales del Partido Comunista Iraquí en Bagdad. (fotografía: (MEE / Alex MacDonald))
Carteles de la Alianza Sairoun, incluidos los que muestran a Raid Jahed Fahmi, se alzan frente a las oficinas centrales del Partido Comunista Iraquí en Bagdad. (fotografía: (MEE / Alex MacDonald))

 

BAGDAD - Iraq "pagará el precio" de la guerra entre Estados Unidos e Irán, advirtió el jueves el jefe del Partido Comunista Iraquí (PCH), mientras las tensiones continúan aumentando tras la retirada de Estados Unidos del acuerdo nuclear de 2015.

Raid Jahed Fahmi, ex ministro del gobierno y candidato parlamentario de la Alianza Sairoun respaldada por los comunistas, dijo a Middle East Eye que cualquier guerra entre los dos países llevaría consigo el riesgo de volver a generar tensiones sectarias en el país. Las tensiones que precisamente desde hace un tiempo habían comenzado a disiparse.

"Iraq se va a ver involucrado en cualquier conflicto militar de un lado u otro", dijo Fahmi, al hablar en la sede del ICP en Bagdad.

"Preferimos mantener la paz. Todos los grupos políticos [en Iraq] reconocen la necesidad de mantener la calma, pero sabemos que el primer país en pagar el precio va a ser Iraq. Los iraquíes pagarán el precio en términos de estabilidad, de terrorismo, de destrucción y demás".

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció el martes que su país se retirará del acuerdo de 2015 que limita las capacidades nucleares de Irán, alegando que éste tenía "carencias" y que Teherán, en realidad, no estaba cumpliendo el acuerdo.

La decisión, que fue bien recibida por Tel Aviv y Riad, y criticada por los líderes europeos, ha llevado a renovar los miedos de conflicto directo entre Estados Unidos, Israel e Irán.

Las fuerzas armadas israelíes afirmaron el jueves haber destruido casi toda la infraestructura militar de Irán en Siria, después de lo que se describió como fuertes intercambios de fuego durante toda la noche, comenzando en los Altos del Golán.

Después de los primeros enfrentamientos directos sobre el territorio sirio ocupado por Israel desde 1974, Israel dijo que su bombardeo en diferentes lugares en Siria, fue una respuesta a 20 misiles que fueron disparados contra las fuerzas israelíes y que han atribuido a la Fuerza Quds de Irán. Éstas acusaciones han sido negadas en todo momento por Irán.

"Atacamos casi toda la infraestructura iraní en Siria", afirmó el ministro de Defensa, Avigdor Lieberman, en una conferencia de seguridad cerca de Tel Aviv.

Medidas 'peligrosas'

Fahmi dijo que Estados Unidos se arriesgaba a sumir nuevamente a la región en el caos debido a sus decisiones, y advirtió que cualquier sanción impuesta a Irán tendría un impacto dramático en Iraq, que se encuentra diplomática y económicamente cerca de ambos países.

"No podemos aceptar estas nuevas medidas contra Irán, no es realista, sino más bien peligroso", dijo.

Actualmente, Iraq está a solo dos días de las elecciones parlamentarias, las primeras después de la derrota del grupo Estado Islámico (ISIS), y ya hay temores de que el nuevo aumento de las tensiones pueda afectar el resultado de la votación.

Al menos dos de las principales coaliciones políticas -la coalición Estado de Derecho encabezada por el ex primer ministro Nouri al-Maliki y la Alianza Fatah encabezada por el líder de la Organización Badr Hadi al-Amiri- tienen relaciones políticas directas con Irán, por lo que algunos diplomáticos estadounidenses ya están advirtiendo que la nueva situación podría aumentar la influencia pro-iraní en Iraq.

Las calles de Bagdad están llenas de carteles para diferentes candidatos parlamentarios, incluidos muchos que son veteranos de la lucha contra ISIS.

Los grupos Hashd al-Shaabi respaldados por Irán, milicias que jugaron un papel clave en la lucha contra el ISIS y ahora constituyen la mayor parte de la Alianza Fatah, han estado muy resentidos desde hace tiempo por la participación estadounidense en la lucha contra el Estado Islámico y en Iraq en general, y apoyan de todo corazón a las fuerzas iraníes que luchan contra los grupos sunnitas en Siria.

También son visibles los anuncios de candidatos de la coalición Muttahidun, un grupo mayoritariamente sunní liderado por Osama al-Nujayfi, que ha sido fuertemente respaldado por Turquía, otro país con ambiciones en Iraq.

Fahmi advirtió que sería difícil para Iraq mantener una posición "políticamente independiente" y "equilibrada" entre tantas potencias extranjeras diferentes si estalla la lucha.

"No ha llegado a convertirse en un problema claro para las elecciones porque ha ocurrido recientemente, pero tendrá un impacto fuerte sobre éstas", dijo. "Y sin duda un impacto en la constitución del gobierno más adelante. Este problema estará ahí".

El final del 'confesionalismo'

Las oficinas del ICP en Bagdad son indescriptibles, aunque los carteles de los candidatos parlamentarios para la Alianza Sairoun están ubicados estratégicamente fuera del edificio. El interior del edificio ensalza a los mártires comunistas iraquíes y al arte moderno en lugar de a figuras religiosas chiítas o sunitas, como sucede en muchas sedes de muchos partidos en Iraq.

Una coalición polémica, la Alianza Sairoun vincula al PCI (Partido Comunista iraquí) con el partido más integrista de todos, que está respaldado por el influyente clérigo chiita Muqtada al-Sadr.

La combinación de los comunistas ultraseculares con el movimiento islamista Sadrista ha provocado enfado y sorpresa en ambos lados de la brecha, pero para Fahmi existe una base social natural que deriva de los pobres, la clase trabajadora y aquellos descontentos con la corrupción y el desempleo.

Además, los movimientos recientes de Sadr para llegar a los votantes sunnitas y condenar el sectarismo en favor de un enfoque nacional han sido muy bien recibidos por un partido que desde hace tiempo se jacta de ser el único no sectario en Iraq.

Fahmi, que no se posiciona por su origen étnico o sectario, dijo que había una sensación real de que la política en Iraq se alejaba del "confesionalismo" y se centraba en cuestiones genuinas, como el desempleo, la pobreza y la corrupción. Un nuevo conflicto con Irán dañaría gran parte del progreso realizado.

"Más y más personas están empezando a reconocer que sus problemas no radican en sus diferencias con las otras comunidades. Sino que, más bien, sus problemas radican en la mala administración y corrupción del gobierno, las malas políticas económicas, etc.", explicó.

"Incluso hemos visto en los últimos dos o tres años que los representantes de estas diferentes comunidades han perdido su credibilidad. Y esto se aplica a los líderes sunníes, a los chiítas, etc."

Agregó: "Así que ven que hay una mejora en la conciencia de las personas; ciertas cosas que solían aceptar no las aceptarán más".

Si bien las elecciones anteriores han demostrado ser peligrosas para los activistas, Fahmi dijo que hasta ahora no había tenido reacciones negativas durante los mítines electorales. A pesar de la vieja sospecha entre muchos musulmanes del comunismo "ateo", Fahmi dijo que siempre había una audiencia lista para escuchar ahora.

Con las elecciones de Irak una semana después del 200 aniversario de Karl Marx, Fahmi confía en que se avecina un cambio ideológico en Iraq, más en línea con el tipo de análisis y predicciones hechas por el antecesor político del partido.

"Creo que muchas de las ideas [de Marx] están al día, particularmente en lo que respecta a la globalización. Sus ideas aún son frescas, se aplican más ahora de lo que se aplicaban hace 200 años", dijo.

"Nosotros, como partido, seguimos inspirados por el enfoque de Marx. En nuestras políticas, utilizamos esto, en términos de análisis de la sociedad iraquí, al analizar nuestras prioridades, para determinar la naturaleza de la contradicción. No podemos analizarlas adecuadamente sin utilizar herramientas marxistas".

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “La izquierda iraquí dice que su país "pagará el precio" por la guerra entre Irán y Estados Unidos”

Dejar una respuesta