¿Por qué Egipto se dirige a África?

Publicado el Por Arabia Watch (author)

Durante los seis meses desde la toma de posesión del presidente golpista egipcio, Abdel Fattah al Sisi, se reunió con 12 jefes de Estado africanos y continuaron los intercambios de visitas entre las delegaciones oficiales y populares entre El Cairo con las capitales africanas, algo inédito en los últimos 20 años.

En julio de 2013, la Unión Africana había echado a Egipto de la organización, tras el golpe de Estado que provocó la salida del poder del presidente Mohamed Morsi.

Pero, tras retomar su membresía, las relaciones se han fortalecido creando proyectos conjuntos. Durante la asistencia de Sisi a la cumbre africana en Guinea Ecuatorial entre 26 y 27 de junio, se reunió con los líderes africanos de Mauritania, Senegal, Tanzania, Uganda, Malí, Guinea Ecuatorial, Sudáfrica y el primer ministro de Etiopía. En el camino de regreso visitó Jartum, donde celebró una reunión con el presidente de Sudán, Omar al Bashir.

El 9 de septiembre, el Presidente del Estado de Eritrea, Isaias Afewerki, visitó el El Cairo, sumándose a las recientes visitas oficiales de los líderes de Guinea y Chad. El primer ministro Ibrahim Mahlab y sus ministros recorrieron varios países africanos, especialmente los de África Central.

Egipto ha firmado varios acuerdos bilaterales con los países africanos en los campos de la aviación y el transporte, pero el proyecto más destacado de ellos es la conexión del río Congo con el Nílo y el petróleo.

¿Cuáles son las razones de este cambio en la nueva política exterior egipcia hacia África? Parece que tienen que ver con las necesidades de la seguridad nacional egipcia: El Nilo.

El presidente derrocado, el primero en ser electo de forma democrática en la historia de Egipto, Mohamed Mursi, ya expresó el año pasado su interés en fomentar las relaciones con África sin renunciar a su cuota de agua sobre el río Nilo, sobre todo tras la crisis desatada por la construcción de una gran presa en Etiopía. En Egipto se ha desatado la alarma por la posible pérdida de agua desde que Etiopía comenzó el año pasado a desviar el cauce del Nilo dentro de las obras de la llamada presa del Renacimiento para generar electricidad.

El Cairo siempre se ha negado a firmar cualquier pacto que ponga en peligro lo que denomina su "derecho histórico" al agua del río, que tiene 6.670 kilómetros de longitud y otros diez estados en su cuenca: Sudán, Sudán del Sur, Kenia, Uganda, Ruanda, Tanzania, Congo, Burundi, Eritrea y Etiopía.

La postura egipcia se basa en los acuerdos conseguidos durante la primera mitad del siglo pasado, cuando Egipto y el Reino Unido firmaron un pacto en 1929 que concedía al país árabe la mayoría de los 84.000 millones de metros cúbicos que llegan anualmente a la parte baja del río.

En 1956, Sudán se independizó del Reino Unido y tres años más tarde negoció un nuevo pacto con su vecino del norte que asignaba 55.500 millones de metros cúbicos a Egipto al año y 18.500 millones a los sudaneses.

Inmediatamente después de la independencia de Sudan Del Sur, Israel firmó con las débiles autoridades del estrenado país sobre los derechos del preciado recurso acuífero del país.

Las objeciones egipcias y sudanesas no lograrán, sin embargo, que Sudán del Sur —que con su independencia se ha convertido en el undécimo Estado ribereño del Nilo— ni otros países continúen con los proyectos de agua a gran escala para satisfacer sus urgentes necesidades de desarrollo. Estos están destinados a aumentar su consumo e impiden el flujo de agua. Sudán del Sur goza de una ubicación estratégica en este sentido, con un 45% del agua de la cuenca del Nilo en su territorio, y un 28% del agua del río que fluye a través de él a Sudán y Egipto.

Israel ha sido rápido ocupando su lugar. Ha aprovechado todas las oportunidades posibles para ofrecer su respaldo a proyectos de agua en los países río arriba con los que, por un lado, presiona tanto a Egipto como a Sudán, y por otro, aprovecha una influencia que contribuye a superar su propia escasez de agua.

Article rating:

datos de la votación

1 Respuesta(s) a “¿Por qué Egipto se dirige a África?”

Manu (no registrado)

El Nilo desde la antigüedad ha sido una fuente de riquezas increible, no solo permitia tener agua potable a la gente del valle, sino también servia para el riiego del cultivo y era la principal vía de comunicación. Hoy en día sigue teniendo esa importancia al tratarse de un país muy ruralizado, donde parte de la población vive del campo, además el control del Nilo es importante para controlar los accesos al país. Además el control de la península del Sinaí seria el control directo no solo del canal de Suez, sino también de todos los accesos terrestres al Mediterráneo desde el mar muerto.

Dejar una respuesta