Los líderes de la protesta de Sudán y los gobernantes del ejército acuerdan un consejo conjunto de civiles y militares

Publicado el Por Agencias / Arwa Desk (author)

Lugar(es):

Los manifestantes sudaneses llegan el sábado para unirse a la sentada fuera de la sede del ejército en la capital, Jartum (AFP)
Los manifestantes sudaneses llegan el sábado para unirse a la sentada fuera de la sede del ejército en la capital, Jartum (AFP)

 

Los líderes de la protesta de Sudán y los gobernantes del ejército han acordado establecer un consejo de gobierno civil-militar conjunto, en lo que supone un gran avance en las conversaciones entre las dos partes sobre las demandas de los manifestantes de una transferencia al gobierno civil.

El nuevo consejo será el organismo soberano que más tarde formará una administración civil de transición.

El acuerdo del sábado sobre el disputado asunto se produjo mientras miles de manifestantes permanecían acampados frente a la sede militar desde que el ejército derrocase al perenne líder Omar al-Bashir el 11 de abril, exigiendo la renuncia de los gobernantes del ejército.

"Acordamos un consejo conjunto entre civiles y militares", dijo a la agencia de noticias AFP uno de los líderes de la campaña de protesta, Ahmed al-Rabia, quien estuvo involucrado en las conversaciones.

"Ahora estamos debatiendo qué porcentaje del consejo debe estar representado por civiles y cuál por el ejército".

Bashir fue derrocado tras 16 semanas de protestas provocadas por una crisis económica cada vez más profunda. Se encuentra recluido junto con otros ex-funcionarios de la prisión de Kobar, en Jartum.

El acuerdo entre las dos partes supone un gran avance puesto que los líderes del ejército actual se habían negado previamente a entregar el poder a una administración civil a pesar de la presión de la calle y de la comunidad internacional.

 

Reacciones diversas

"Estoy contento con el resultado de las conversaciones. Otros manifestantes también estarán felices", dijo el manifestante Ahmed Najdi, el cual ha acampado regularmente frente al complejo militar en las últimas semanas. "Todavía estamos esperando la composición final del consejo conjunto".

Sin embargo, no todos los manifestantes parecían tan satisfechos con el desarrollo.

"La mitad de una revolución es la desaparición de una nación", dijo a la agencia de noticias Reuters Osman Abadi, un supervisor de seguridad de 26 años envuelto en una bandera de Sudán.

Dijo que se quedaría incluso si las negociaciones entre el ejército y la oposición fracasaban.

La decisión de tener un consejo conjunto se produjo durante las conversaciones mantenidas desde la mañana del sábado por un comité conjunto que representa a los dirigentes militares y los manifestantes actuales.

Las conversaciones fueron las primeras del comité conjunto.

Otro manifestante, Rawan al-Fateh, dijo que los acampados no se irían hasta que se cumplieran sus demandas.

"No nos iremos hasta que tengamos reglas y leyes civiles que garanticen la libertad de expresión".

Los autobuses que llevaron a los manifestantes siguieron llegando el sábado, con cientos de manifestantes provenientes de la provincia oriental de Kassala, dijo un fotógrafo de la AFP.

 

 Llamamiento a Sudán para unirse a la CPI

Los líderes de la protesta habían celebrado previamente varias rondas de conversaciones no concluyentes con el consejo militar desde que Bashir fue expulsado.

A principios de esta semana, las dos partes acordaron establecer el comité conjunto para trazar el camino a seguir.

El consejo militar hasta ahora ha insistido en que ha asumido el poder por un período de transición de dos años.

Los gobiernos occidentales han expresado su apoyo a las demandas de los manifestantes, pero los principales prestamistas árabes del Golfo de Sudán han respaldado al consejo militar, mientras que los estados africanos han pedido más tiempo para que el ejército le pase el poder a los civiles.

Mientras tanto, el principal líder de la oposición del país, Sadiq al-Mahdi, pidió que Sudán se uniese a la Corte Penal Internacional, que ha acusado a Bashir.

Dijo que su partido no se uniría a un gobierno de transición civil, pero insistió en que Sudán debería unirse "inmediatamente" a la Corte Penal Internacional con sede en La Haya, donde se busca a Bashir por genocidio, crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad por su presunto papel en el conflicto en Darfur. 

Bashir, de 75 años, ha negado sistemáticamente los cargos en su contra.

 

Los seguidores del presidente no se rinden

La guerra en Darfur estalló en 2003 cuando los rebeldes de minorías étnicas tomaron las armas contra el gobierno dominado por los árabes de Jartum, acusándolo de marginación social y política.

Las Naciones Unidas dicen que alrededor de 300.000 personas han muerto en el conflicto, con otros 2,5 millones de desplazados, muchos de los cuales aún viven en pésimos campamentos en toda la región occidental del país.

El portavoz del grupo de protesta Amjad Farid dijo a los reporteros que Bashir y otras ex-figuras del gobierno podrían ser juzgados en Sudán.

"No estamos buscando medidas de represalia contra ellos, pero queremos reconstruir nuestro sistema de justicia para responsabilizarlos por sus crímenes", dijo.

Mahdi, que fue obligado a abandonar el cargo por Bashir en un golpe de estado de 1989, dijo que los seguidores del presidente seguían aferrados a pesar de la agitación.

"El régimen derrocado todavía podría intentar un golpe", dijo, sin dar más detalles.

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “Los líderes de la protesta de Sudán y los gobernantes del ejército acuerdan un consejo conjunto de civiles y militares”

Dejar una respuesta