Activistas saudíes y legisladores estadounidenses se unen para poner fin a los “sádicos” abusos de MBS

Publicado el Por Ali Harb (author)

Lugar(es):

Las detenidas saudíes 'no quieren ser olvidadas', dice una defensora feminista (Reuters / Foto de archivo)
Las detenidas saudíes 'no quieren ser olvidadas', dice una defensora feminista (Reuters / Foto de archivo)

Semanas antes de que Arabia Saudí permitiera oficialmente que las mujeres condujeran el año pasado, el reino arrestó a un grupo de activistas que habían estado exigiendo el mismo derecho.

Hoy, Loujain al-Hathloul y otras defensoras de los derechos de las mujeres permanecen en la cárcel a pesar de la creciente protesta internacional contra el poderoso príncipe heredero de la corona saudí Mohammed bin Salman, que busca dar la imagen de reformador en cuestiones sociales.

"Las modestas reformas que MBS implementó el año pasado se produjeron después de años de defensa por parte de estas mujeres y otras como ellas, pero se apropió de su lucha y metió a las heroínas reales en la cárcel", dijo el congresista James McGovern, co-presidente de la Comisión de Derechos Humanos Tom Lantos.

El jueves, los legisladores estadounidenses fueron anfitriones de activistas y periodistas saudíes en Washington para condenar la actual represión contra los disidentes en el reino del Golfo.

"Mucho antes del brutal asesinato de Jamal Khashoggi, las autoridades saudíes señalaron muy claramente que cualquier desacuerdo pacífico era intolerable para ellos. El gobierno saudí parece tener mucho miedo de su propia gente", dijo McGovern.

Mientras que el brutal asesinato de Khashoggi a manos de agentes del gobierno saudí en el consulado del país en Estambul el 2 de octubre sorprendió a personas de todo el mundo, McGovern dijo que la comisión recibe informes diarios de nuevas violaciones de derechos humanos en Arabia Saudí.

"Es horrible. Es inaceptable. Y toda la comunidad mundial, la comunidad mundial civilizada, necesita hacer más para levantarse y hablar, y debe haber una consecuencia", dijo.

"Esto no puede continuar. Y no podemos estar en silencio. No podemos cerrar los ojos ante lo que está pasando".

El congresista Ro Khanna, un prominente demócrata que ha sido crítico con el gobierno saudí, se hizo eco del llamado de McGovern a la acción contra los abusos saudíes.

"Es un régimen que debe recibir un mensaje claro de que la comunidad internacional y los Estados Unidos no tolerarán sus prácticas", dijo en la sesión informativa del jueves.

 

‘El momento más duro de mi vida'

Los activistas temen que la indignación que sucedió al asesinato de Khashoggi a finales del pasado año parece estar disminuyendo, especialmente mientras Arabia Saudí continúa con sus violaciones de derechos humanos, incluida la detención y tortura de defensores de los derechos de las mujeres.

El jueves, Walid al-Hathloul, hermano de Loujain, destacó la extraña naturaleza de las acusaciones que se le imputaron.

Loujain enfrenta cargos derivados de un comportamiento aparentemente inocuo, que incluye solicitar un trabajo en las Naciones Unidas y comunicarse con periodistas extranjeros y grupos de derechos, dijo.

Fue arrestada el año pasado, pero durante los primeros ocho meses de su detención, su familia no pudo averiguar dónde o por qué fue encarcelada.

"Ese fue probablemente el momento más difícil de mi vida, cuando no podía saber dónde estaba mi hermana, y luego supe que había sido torturada y acosada sexualmente en instalaciones secretas por funcionarios saudíes", dijo Walid, que reside en Canadá.

Saud al-Qahtani, un importante asesor de bin Salman, quien se cree que dirigió el plan para asesinar a Khashoggi, supervisó personalmente el abuso contra Loujain, agregó su hermano.

Dijo que la tortura no tenía otro propósito que el sadismo, ya que no era parte de un interrogatorio para extraer información de Loujain.

Denunciar

Walid no es el único ciudadano saudí que se opone a los abusos que enfrentan los seres queridos que han sido encarcelados por las autoridades saudíes.

El esposo de Malak al-Shehri, Ayman al-Drees, fue arrestado junto con otras 14 personas el mes pasado en Arabia Saudí.

En el evento en Washington el jueves, Shehri dijo que todavía no sabe por qué detuvieron a Drees.

Si bien su esposo y los otros arrestados recientemente eran partidarios de los derechos de las mujeres, Shehri dijo que no eran particularmente vocales con su activismo. "Todos se callaron. Nadie dijo nada. Ni siquiera participaron en sus cuentas de Twitter", dijo.

Lo único que los detenidos tenían en común eran sus vínculos personales con Mohammed al-Rabea, una activista por los derechos de las mujeres que fue arrestada el año pasado.

"No creo que estar callado les traiga nada bueno... Sé que esas personas no quieren ser olvidadas, por eso estoy hablando en su nombre", dijo Shehri.

El arresto de Drees precedió a la ejecución de 36 activistas a finales de abril, solo unos meses después de que Riad fuese ampliamente condenada por el espantoso asesinato de Khashoggi.

"Están poniendo a prueba los límites una y otra vez", dijo Omaima al-Najjar, una blogger saudí que vive en el exilio en Italia, acerca del liderazgo saudí.

"Creo que es hora de responsabilizar a Arabia Saudí por los crímenes que cometieron".

Pero a pesar de los crecientes llamamientos para que Arabia Saudí rinda cuentas, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha continuado expresando su apoyo a Bin Salman, citando los intereses políticos y comerciales entre Washington y Riad.

Sarah Leah Whitson, directora de Human Rights Watch en Medio Oriente, dijo que los estrechos vínculos de la administración Trump con los saudíes fomentan los abusos del reino.

De hecho, dijo que el comportamiento de la Casa Blanca le está diciendo a los gobernantes de Arabia Saudí que los Estados Unidos los apoyarán "sin importar cuán ilegales y sádicas sean sus acciones".

El presidente de los Estados Unidos no solo no ha condenado a los líderes saudíes, sino que se ha esforzado repetidamente en elogiarlos.

En noviembre de 2017, cuando MBS se embarcó en una represión masiva contra la disidencia, encerrando a decenas de miembros de la realeza y empresarios, Trump respaldó públicamente sus esfuerzos.

 

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “Activistas saudíes y legisladores estadounidenses se unen para poner fin a los “sádicos” abusos de MBS”

Dejar una respuesta