Los Patriot salen de casa

Publicado el Por Andrés Mourenza (author), El País (author)

Lugar(es): Madrid

Morénes pasa revista, el sábado, a las tropas destacadas en Adana
Morénes pasa revista, el sábado, a las tropas destacadas en Adana

 

Efectivos del 74º Regimiento de Artillería Antiaérea del Ejército de Tierra cruzaron hace dos meses el Mediterráneo para participar en la primera misión española de este calibre desplegada en el exterior. En una base de la Gendarmería turca junto al aeropuerto de Adana —inmensa ciudad industrial rodeada por las cumbres nevadas de los montes Taurus aunque de este extremo oriental del Mediterráneo— se ha emplazado la batería de misiles Patriot, compuesta por seis lanzaderas, varios vehículos de control y mando y un radar, además de 153 militares al mando del teniente coronel Jorge Cotorruelo. Es, también, la primera vez que los Patriot salen en misión, pues es la única batería con que cuenta España. Una muestra de la “acción exterior” de España, según el ministro de Defensa, Pedro Morenés, que el pasado sábado visitó a las tropas: “Mirar a los problemas sin contribuir a su solución no es signo de responsabilidad y España es un país serio que quiere tener un papel en el mundo. Eso es lo que estamos haciendo aquí, para que un país aliado como Turquía pueda tener una tranquilidad que de otro modo no podría tener”.

La misión se inició en 2013, como respuesta a la petición de Turquía de reforzar su defensa antimisiles a causa de la guerra en la vecina Siria, con el despliegue de cinco baterías Patriot: dos estadounidenses, dos alemanas y una de Holanda. A este último país es al que, a inicios de este año, relevó España, mientras Alemania y EEUU continúan en sus puestos —las ciudades de Kahramanmaras y Gaziantep— ya que muy pocos estados de la OTAN poseen misiles Patriot. El acuerdo es que España mantendrá su misión durante un año —prorrogable— con rotación de personal cada seis meses.

La necesidad de la protección de este escudo, bautizado como Operación Anatolian Protector, surgió en 2012 cuando el régimen de Bachar Al-Asad comenzó a utilizar sus misiles balísticos Scud contra las fuerzas rebeldes e incluso contra áreas de población civil. El Gobierno de Ankara temía que Damasco pudiera ordenar un ataque a Turquía, país al que Asad acusa de dar cobijo y apoyo a algunos de los grupos beligerantes, incluidos los islamistas radicales. Los miedos respecto a la guerra de Siria se han desplazado y ahora los gobiernos occidentales parecen más preocupados por las actividades de organizaciones yihadistas como el Estado Islámico —que el pasado julio presumió de haber capturado un supuesto misil Scud al régimen, aunque los expertos creen que no está operativo—. Según Morenés, “la OTAN considera que sigue habiendo peligro” de un ataque de misiles del régimen a Turquía, por lo que la operación está etiquetada como “importante” por el mando aliado.

El capitán Luis Millán Burgos, jefe de la batería, asegura que se han recibido “algunas alertas” en los escasos dos meses que llevan los españoles en Adana, pero finalmente todas han resultado lanzamientos de misiles dentro del propio territorio sirio. Aunque reconoce que el riesgo de tener que hacer frente a un misil sirio es “bajo o muy bajo”, sigue habiendo una “amenaza potencial” puesto que los Scud que posee el régimen sirio tienen un alcance de hasta 500 kilómetros: “Además, los Scud no son muy precisos y un lanzamiento sirio contra alguna ciudad de la frontera podría desviarse e impactar en territorio turco”.

El sistema de las baterías Patriot en Turquía es coordinado desde Ramstein (Alemania) por el mando aliado de las fuerzas aéreas de la OTAN (Aircom), que centraliza la información recogida por los diversos radares civiles y militares, la criba y la envía a Adana. El Aircom es, además, el encargado de ordenar pulsar el botón de disparo de los Patriot.

¿Cuánto tardaría en reaccionar si se produjese el lanzamiento de un misil? “Los misiles balísticos a los que nos enfrentamos tienen un tiempo de vuelo de entre tres y cuatro minutos. Si nos llega una alarma, tardaríamos veinte segundos en que el radar comience a levantar trazas. Y los misiles estarían listos para ser lanzados en quince segundos”, explica el capitán Burgos. “Pero lo más importante es ser precisos. Teniendo claro (el objetivo), la velocidad te la da la instrucción diaria”, añade.

Aunque los Patriot acumulan algunos errores trágicos en su historial, entre ellos el bajo nivel de aciertos en la interceptación de misiles durante la Guerra del Golfo —cuando se empezaron a usar a gran escala— o el derribo de un avión “amigo” británico durante la contienda de Irak en 2003, los sistemas de software han progresado mucho, afirma el capitán Manuel Teruel. Los Patriot españoles incorporan identificadores amigo-enemigo (IFF) y el sistema es “capaz de discernir perfectamente si se trata de aviones o misiles” y bloquearía todo intento de derribar un avión, ya que la misión de los Patriot está configurada para interceptar exclusivamente misiles y no aeronaves, aunque sean enemigas. “Es un sistema muy inteligente —añade el capitán Burgos—, y la gente que lo maneja aún lo es más”.

 

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “Los Patriot salen de casa”

Dejar una respuesta