La peligrosa coincidencia de la jornada más sagrada del judaísmo con la 'Fiesta del Sacrificio' de los musulmanes

Publicado el Por Sal Emergui (author), El Mundo (author)

Judíos rezan en el Muro de las Lamentaciones horas antes de la celebración de la fiesta judía del Yom Kippur (fotografía: EFE)
Judíos rezan en el Muro de las Lamentaciones horas antes de la celebración de la fiesta judía del Yom Kippur (fotografía: EFE)

En las ciudades israelíes donde conviven en los mismos barrios árabes y judíos, la histórica y religiosa coincidencia no hace mucha gracia. Mucho menos a la policía que esta tarde y especialmente el sábado realiza un espectacular despliegue en localidades como San Juan de Acre, Nazaret, Yaffo, Haifa o Jerusalén. También en la cisjordana Hebrón hay temor a disturbios a raíz de posibles provocaciones intencionadas o roces inevitables.

Y todo porque la jornada más sagrada del judaísmo, el Yom Kippur, coincide por primera vez en los últimos 33 años con la festividad musulmana de Eid Al Adha. En otras palabras, mientras lo judíos rezan, reflexionan y ayunan sin poder conducir o fumar durante 25 horas de expiación para pedir perdón a Dios y sus prójimos, los vecinos musulmanes celebran a lo grande (comidas, compras, fuegos artificiales y desfiles en la calle) la 'Fiesta del Sacrificio', al cumplirse 70 días del 'Eid Al Fitr', el fin del Ramadán.

Mientras los judíos se recogen en sus casas y sinagogas (y también en bicicletas aprovechando las desiertas calles), los musulmanes rezan en las mezquitas, salen a los parques y mercados para festejarla 'Fiesta del Cordero' en la que se sacrifica este animal.

Dos importantes festividades religiosas marcadas por sus respectivos lunares que este año coinciden por primera vez tras tres décadas.

San Juan de Acre

Al margen del siempre conflictivo Jerusalén Este donde los disturbios no necesitan ninguna coincidencia religiosa, los focos están situados en San Juan de Acre. Hace seis años, un conductor árabe entró con su coche en un paralizado barrio judío en pleno Yom Kippur dando inicio a violentos disturbios con ataques mutuos.

"Me he reunido con líderes sociales y comunitarios así como con representantes de las diferentes religiones para garantizar que reine la calma y que nuestra ciudad siga demostrando que árabes judíos pueden vivir juntos", afirma Shimon Lanky, el alcalde de San Juan Acre (Akko), al norte de Israel. Con 40.000 habitantes judíos y 16.000 musulmanes, esta bíblica ciudad se ha recuperado de los traumáticos enfrentamientos de 2008. Sus ciudadanos esperan que no vuelva la pesadilla que destrozó relaciones y provoco boicots económicos mutuos.

En una visita a la aldea árabe de Kfar Yasif con motivo del 'Día del Sacrificio', el presidente de Israel, Reuven Rivlin, ha hecho un llamamiento a la paz interna. "Tenemos la responsabilidad de nuestro destino, de nuestro mañana y nuestras comunidades. No estamos dispuestos a ceder todo esto a la violencia", afirmó Rivlin, conocido por su defensa de la convivencia entre árabes y judíos.

El punto de máxima tensión es el siempre sensible kilómetro cuadrado mas sagrado del mundo. Este sábado, miles de judíos rezan ante el Muro de las Lamentaciones en una jornada especial al coincidir el Día del Perdón con Shabat. Al mismo tiempo, miles de musulmanes lo harán en la adyacente Explanada de las Mezquitas Al Aksa (para los judíos Monte del Templo).

Nuevo examen en la ciudad tres veces santa

El tercer lugar más sagrado para el Islam y el más sagrado para el judaísmo volverá ser escenario de un nuevo examen en la ciudad tres veces santa.

De ahí que la policía ha cuadruplicado su presencia en Jerusalén, una ciudad que en los últimos meses ha registrado un aumento de enfrentamientos y lanzamiento de piedras. Esta mañana, jovenes palestinos han lanzado piedras contra el tranvia de la ciudad sin provocar heridos. "Nuestra política durante estos días tan especiales ante provocaciones y ataques que alteren el orden es tolerancia cero", promete el jefe de la Policía, Yohanan Danino.

Con motivo de la fiesta musulmana y en el marco de las medidas económicas y sociales sobre Gaza, Israel ha permitido la salida de 500 personas de Gaza para que visiten sus familiares en Cisjordania y puedan rezar en Jerusalén. Asimismo, 500 palestinos de Cisjordania (territorio ocupado por Israel en la guerra del 67) podrán acceder a Gaza para visitar a sus familias mientras 200 empresarios han recibido permiso para viajar al extranjero desde el aeropuerto de Ben Gurion.

Por otro lado, el Ministerio israelí de Defensa ha decretado durante Yom Kippur (desde el viernes por la tarde hasta el sábado por la noche) el cierre de Cisjordania excepto casos humanitarios y especiales.

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “La peligrosa coincidencia de la jornada más sagrada del judaísmo con la 'Fiesta del Sacrificio' de los musulmanes”

Dejar una respuesta