Millones de niños y niñas de Oriente Próximo no van a la escuela

Publicado el Por Shifah Shiraz (author)

 (fotografía: AFP)
(fotografía: AFP)

 

Según un informe conjunto de UNICEF y del Instituto de Estadística de la UNESCO, más de 21 millones de niños y niñas de la región MENA (Oriente Próximo y África del Norte) no van a la escuela o corren el riesgo de abandonarla. 

Esta cifra escalofriante proporcionada por las agencias internacionales ponen en evidencia que la falta de escolarización infantil es una de las devastadoras consecuencias que están causando los conflictos armados o los disturbios políticos en varios países de la región. 

El estudio destaca que de expandirse la violencia serán más millones de niños en riesgo de convertirse en una “generación perdida” privada de los conocimientos y las habilidades necesarias para convertirse en adultos capacitados. 

La directora general regional de UNICEF-MENA, Maria Calivis, alerta de que en un momento de transformaciones y convulsiones como el actual, la región no puede permitirse dejar que 21 millones de niños y niñas se queden en el camino”. 

Según el informe, 12.3 millones de niños y niñas y adolescentes de la región MENA ya están fuera del sistema de escolarización y más de seis millones están en riesgo de abandonarlo. 

Además, los conflictos en Siria e Iraq, que han destruido gran parte de sus sistemas educativos, impiden que más de tres millones de escolares acudan a la escuela. Dado que el fin de los conflictos en ambos países no se contempla a corto plazo lo más probable es que las cifras aumenten. 

“A estos niños se les debe dar la oportunidad de adquirir las habilidades que necesitan a través de la educación para que puedan desempeñar el futuro papel que les corresponderá en la transformación de la región”, añade Calivis. 

En la última década, los países de Oriente Próximo y Norte de África han invertido considerables recursos y capital político para incrementar la escolarización. La tasa de menores sin escolarizar en primaria se redujo a la mitad. Pero el desarrollo en esta materia se ha estancado en los últimos años. El informe revela que 4,3 millones de niños y niñas en edad de primaria y 2,9 millones de adolescentes de secundaria aún no van a la escuela. 

Otros 5,1 millones de niños y niñas no asisten al primer curso de educación preescolar –considerado como la base sobre la que se asienta el futuro aprendizaje de un niño– lo que implica que 12,3 millones de niños de 20 países se están quedando atrás. 

Pobreza 

El estudio también demuestra que la pobreza es una de las principales causas que de la falta de escolarización infantil. En muchos casos las familias no pueden hacer frente a los gastos relacionados con la educación (libros, uniformes, etc.) o renunciar a la pérdida de ingresos de un miembro menor de la familia que puede trabajar. 

Un informe de Human Rights Watch sobre mano de obra infantil palestina en granjas de los asentamientos israelíes en la zona del Valle del Jordán mostraba que a muchos menores no les queda otra alternativa que encontrar trabajo para ayudar a sus familias. “¿Para qué queremos ir a la escuela si al final tendremos que acabar trabajando para los asentamientos”, decía un menor palestino. 

Diferencias de género 

Las normas sociales y las tradiciones siguen siendo un obstáculo en la región para que las niñas accedan al sistema escolar, según indica el informe. Habida cuenta de que las percepciones y las expectativas sobre los roles de mujeres y hombres se valoran de manera diferente, las consecuencias pueden ser muy negativas cuando se trata de decisiones de sobre la escolarización. 

Como media, una chica de la región MENA tiene 25% menos de probabilidades de asistir a la escuela de un chico. Como no se cuenta con que las niñas ingresen en el mercado laboral, las familias no ven la necesidad de escolarizarlas; la práctica del matrimonio precoz es otro de los impedimentos más extremos para la escolarización de las niñas. El informe considera que esa es la causa más frecuente de abandono escolar prematuro en países como Yibuti, Egipto, Iraq, Jordania, Sudán y Yemen. 

El estudio señala niveles particularmente altos de abandono escolar en la educación secundaria inferior en niños de Kuwait, Líbano, Marruecos, Palestina, Túnez y Argelia. En estos dos últimos países se constata una falta de motivación impulsada por la falta de expectativas laborales en el futuro. 

Las jóvenes, por su parte, al expresar su voluntad de liberación consideran que la educación es la única vía para progresar socialmente. Como resultado, el informe revela que las chicas están mucho más motivadas y muestran una mayor demanda de educación secundaria y superior. 

“Necesitamos intervenciones focalizadas para llegar a las familias desplazadas como consecuencia de los conflictos, a las niñas obligadas a quedarse en casa y a los niños obligados a trabajar”, según Silvia Montoya, Director del Instituto de Estadística de la UNESCO. 

El informe reclama “una financiación suficiente para la educación en situaciones de emergencia” y que los gobiernos nacionales de la región “adopten enfoques flexibles para acomodar las necesidades educativas de los niños afectados por conflictos”. Eso es lo que los niños y las familias quieren”, concluye Calivis.

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “Millones de niños y niñas de Oriente Próximo no van a la escuela”

Dejar una respuesta