Yemen: Flujos temerarios de armas diezman vidas civiles al cumplirse un año del conflicto

Publicado el Por Amnistía Internacional (author)

 

Los Estados –incluidos Estados Unidos y Reino Unido– deben poner fin a toda transferencia de armas para uso en el conflicto de Yemen, con el fin de dejar de fomentar las graves violaciones de derechos humanos que han tenido consecuencias devastadoras para la población civil, ha afirmado Amnistía Internacional hoy, casi un año después del comienzo del conflicto.

Más de 3.000 civiles, entre ellos 700 menores, han perdido la vida y al menos 2,5 millones de personas se han visto desplazadas de sus hogares en el último año. Al menos el 83% de la población del país también necesita con urgencia ayuda humanitaria.

“Transcurrido un año, la respuesta de la comunidad internacional al conflicto en Yemen ha sido profundamente cínica y absolutamente vergonzosa”, ha afirmado James Lynch, director adjunto para Oriente Medio y Norte de África de Amnistía Internacional.

El 25 de marzo de 2015, Arabia Saudí lanzó los primeros ataques aéreos contra el grupo armado huzí, que fueron el detonante de un conflicto armado abierto en el que todas las partes han cometido violaciones generalizadas del derecho internacional de los derechos humanos y del derecho humanitario, incluidos posibles crímenes de guerra. Un portavoz de la coalición militar dirigida por Arabia Saudí afirmó la semana pasada que las grandes operaciones de combate tocarían a su fin en breve, pero también dijo que la coalición seguiría brindando apoyo aéreo a las fuerzas que se oponen a los huzíes.

Durante el último año, Estados Unidos y Reino Unido –que son con diferencia los principales suministradores de armas a Arabia Saudí, que dirige la coalición– y otros Estados, han seguido permitiendo las transferencias del tipo de armas que se han utilizado para cometer y facilitar graves abusos, lo que ha generado una crisis humanitaria de una magnitud sin precedentes.

"Tampoco se ha abierto una investigación internacional independiente sobre los abusos que han destrozado las vidas de miles de civiles”, ha afirmado James Lynch.

“El flujo irresponsable e ilegítimo de armas a las partes beligerantes en Yemen ha contribuido directamente al sufrimiento de la población civil en una escala masiva. Ha llegado la hora de que los líderes mundiales dejen de anteponer sus intereses económicos, y de que el Consejo de Seguridad de la ONU imponga un embargo total e integral sobre las transferencias de armas para uso en Yemen.”

El 25 de febrero, el Parlamento Europeo pidió un embargo de armas de la Unión Europea contra Arabia Saudí, que dirige las fuerzas de la coalición, y el 15 de marzo el Parlamento neerlandés también pidió a su gobierno que ponga fin a las transferencias de armas a Arabia Saudí. En ausencia de un embargo del Consejo de Seguridad, Amnistía Internacional insta a todos los Estados a garantizar que no se suministra –ni directa ni indirectamente– a ninguna parte en el conflicto de Yemen armas, municiones, equipos militares o tecnología que puedan usarse en el conflicto. Esto se aplica también al apoyo logístico y económico a estas transferencias.

Toda autorización de transferencias de armas a cualquiera de las partes en el conflicto de Yemen debe incluir la garantía estricta y jurídicamente vinculante de que su uso será compatible con el derecho internacional humanitario y el derecho internacional de los derechos humanos, y de que dichas armas no se usarán en Yemen.


Preocupaciones sobre venta de armas españolas

Según datos oficiales, entre 2011 y el primer semestre de 2015, España exportó armas a Arabia Saudí por valor de más de 1.100 millones €. En el primer semestre de 2015, cuando la coalición encabezada por Arabia Saudí ya había iniciado sus operaciones militares en Yemen, el Gobierno español autorizó la venta a Arabia Saudí de material de defensa por valor de más de 27 millones de euros, incluida munición por valor de 6,9 millones de Euros, bombas torpedos y misiles por importe de 17,3 millones de Euros, 645.000 Euros en sistemas de dirección de tiro y aviones valorados en 2,2 millones. Además, en el primer semestre de 2015, España exportó armas a Arabia Saudí por valor de más de 447 millones, incluidos dos aviones de reabastecimiento en vuelo, repuestos y asistencia técnica, munición, una estación de control remoto para armas y pistolas de uso deportivo para una empresa particular.

En enero de 2016, Amnistía Internacional, FundiPau, Greenpeace y Oxfam Intermón manifestaron su oposición a la inminente firma de un contrato entre Navantia y Arabia Saudí para la construcción de cinco corbetas para la armada saudí. Las ONG denunciaron el riesgo claro de que estos barcos de guerra se utilicen para cometer ataques militares directos a la población civil, ataques indiscriminados en Yemen o facilitar el mantenimiento del bloqueo naval al que está sometido el país desde el 25 de marzo de 2015. Tantos los bombardeos, como el bloqueo naval de Yemen por parte de la coalición saudí es una violación grave del derecho internacional humanitario.


Violaciones de derechos humanos cometidas por ambas partes

“Durante el último año, una constante de incesantes ataques aéreos de la coalición dirigida por Arabia Saudí, así como de ataques terrestres de las fuerzas huzíes y sus aliados o de fuerzas contrarias a los huzíes, han exhibido un escandaloso desprecio por la vida de la población civil y han violado de forma flagrante el derecho internacional humanitario. Las devastadoras consecuencias de estos ataques revelan la vital importancia de poner fin al flujo de las armas que se utilizan para cometerlos”, ha afirmado James Lynch.

Desde que comenzó el conflicto, Amnistía Internacional ha documentado al menos 32 ataques aéreos en todo el país de la coalición dirigida por Arabia Saudí que parecen haber violado el derecho internacional humanitario. Los ataques causaron la muerte de casi 361 civiles, incluidos al menos 127 menores. También han incluido ataques a hospitales, escuelas, mercados y mezquitas, que podrían constituir crímenes de guerra.

El 15 de marzo, al menos 44 civiles murieron y decenas resultaron heridos en un mortífero ataque aéreo de la coalición contra un concurrido mercado en la gobernación de Hajjah, en el norte de Yemen, que está controlada por fuerzas huzíes. Algunos residentes dijeron a Amnistía Internacional que el mercado de Khamees era un animado centro comunitario civil donde se vendía carne, pescado y hielo a los residentes de la zona.

Hasan Mohamed Masafi, padre de cinco hijos, perdió a tres miembros de su familia en el ataque aéreo: su hijo de 18 años y dos primos, uno de ellos un niño de 12 años. Hasan contó a Amnistía Internacional: “[Mi hijo] iba al mercado a diario. No pudimos localizar todo su cuerpo, sólo pudimos encontrar su pierna derecha después del ataque aéreo”.

Ha habido informes controvertidos en relación con una presencia militar en el mercado en el momento del ataque. Según residentes y personal médico locales con los que habló Amnistía Internacional, no había fuerza huzíes en el mercado, que fue atacado dos veces, con un intervalo de minutos. Sin embargo, algunos medios de comunicación informaron de que un líder tribal afirmó que había combatientes huzíes presentes en el momento del ataque aéreo, y que algunos murieron en él.

Aun en el caso de que esta información fuera exacta, la presencia de combatientes en la zona no eximiría a la coalición dirigida por Arabia Saudí de su obligación de tomar las precauciones necesarias para no causar bajas civiles. En virtud del derecho internacional humanitario, todas las partes en un conflicto deben velar por reducir al mínimo los riesgos para la población civil, lo que incluye cancelar o posponer un ataque si resulta evidente que la población civil podría sufrir daños desproporcionados.

El carácter controvertido del ataque en Hajjah constituye un buen ejemplo de por qué es necesaria una investigación internacional creíble e independiente para determinar los hechos relacionados con las presuntas violaciones de derechos humanos cometidas por todas las partes.

Abdelhaseeb al Mutawakil
 describió el aterrador momento en el que las fuerzas de la coalición atacaron su casa en Mueen, distrito del oeste de Saná, con dos ataques aéreos consecutivos en enero de 2016. Su esposa y dos hijas de corta edad estaban en la casa en ese momento y escaparon por poco de la explosión.

“Nos despertamos con las ventanas encima de todos nosotros... Escondí a las niñas debajo de la escalera. [...] Dos impactos hicieron añicos la casa. [...] No había manera de escapar”, dijo.

Este ataque, que aparentemente fue dirigido contra una vivienda civil al no existir un objetivo militar cercano, es uno de los muchos ataques aéreos semejantes registrados durante el último año que han vulnerado el derecho internacional humanitario.

Las fuerzas de la coalición también han usado de forma reiterada municiones de racimo, armas intrínsecamente indiscriminadas cuyo uso está prohibido, en ataques en los que han muerto o han quedado mutilados civiles, incluso en la capital, Saná.

Amnistía Internacional ha investigado también no menos de 30 ataques terrestres indiscriminados o temerarios de fuerzas huzíes o leales a Saleh en las ciudades meridionales de Adén y Taiz, en los que murieron al menos 68 civiles, incluidas decenas de menores. Las fuerzas huzíes y sus aliados han usado a diario armas imprecisas como morteros en zonas residenciales, lo que viola el derecho internacional humanitario.

Las fuerzas huzíes también han llevado a cabo detenciones y reclusiones arbitrarias y secuestros de supuestos opositores, entre ellos activistas y periodistas, y han dirigido una represión generalizada contra ONG y activistas de los derechos humanos en zonas bajo su control.


Una crisis humanitaria en aumento


El conflicto ha dado lugar también a un desastre humanitario, y la inmensa mayoría de la población civil yemení depende de la ayuda humanitaria pues padece una grave escasez de alimentos, agua potable y suministros médicos. Esta situación se ha visto agravado en las zonas controladas por los huzíes por un bloqueo aéreo y naval parcial que ha restringido gravemente la importación y el abastecimiento de combustible y otros suministros esenciales. En Taiz, el grupo armado huzí y las fuerzas aliadas bloquearon durante muchos meses la entrada de alimentos y suministros médicos escenciales. En ese periodo, muchos residentes se vieron atrapados de hecho en Taiz y privados de artículos de primera necesidad, lo que equivale a castigo colectivo de la población civil.

“La obstrucción de la ayuda está agravando el ciclo de profundo sufrimiento de la población civil en gran parte del país. Todas las partes en el conflicto deben garantizar que la ayuda humanitaria llega a la población civil en las zonas bajo su control”, ha afirmado James Lynch.

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “Yemen: Flujos temerarios de armas diezman vidas civiles al cumplirse un año del conflicto”

Dejar una respuesta