EE UU le da la bienvenida a una tregua en Siria que no han gestado

Publicado el Por Cristina F. Pereda (author), El País (author)

Un hombre lava un cadáver en la zona rebelde de Douma, este jueves (fotografía: AFP)
Un hombre lava un cadáver en la zona rebelde de Douma, este jueves (fotografía: AFP)

 

Las negociaciones para alcanzar el alto el fuego en Siria entre el régimen y los grupos opositores rebeldes han estado marcadas por la ausencia de Estados Unidos. Washington se ha quedado fuera de este último tramo de conversaciones lideradas por Rusia y que han acordado el cese de las hostilidades, a partir de la medianoche del jueves al viernes, entre el gobierno sirio y los grupos rebeldes, amparado también por Turquía.

La Administración de Barack Obama manifestó este jueves a través del Departamento de Estado su deseo de que el acuerdo sea implementado en su totalidad. “Cualquier esfuerzo que detenga la violencia, salve vidas y cree las condiciones para renovar las negociaciones políticas será bienvenido", aseguró el portavoz Mark Toner. “Esperamos que sea cumplido totalmente y respetado por todas las partes”.

El alto el fuego que aspira a poner fin a casi seis años de conflicto ha sido alcanzado sin los dos principales impulsores de anteriores intentos de paz: Estados Unidos y la Organización de Naciones Unidas. El enviado especial de Naciones Unidas a Siria, Staffan de Mistura, recibió positivamente el cese de las agresiones en un comunicado a la cadena Al Arabiya y expresó su deseo de que sirva para impedir nuevas muertes de civiles y a la entrega de ayuda humanitaria.

El pacto, calificado por el presidente ruso Vladímir Putin como “muy frágil”, se produce en medio de una delicada transición de poderes en Washington, entre el presidente Barack Obama y su sucesor, Donald Trump, así como un acercamiento sin precedentes entre Moscú y el presidente electo. El anuncio de Putin llegó además el mismo día en que el gobierno de Obama se preparaba para revelar las sanciones contra los responsables rusos de los ataques informáticos que, según datos de inteligencia, intentaron influir en el resultado de las pasadas elecciones presidenciales.

La influencia de Obama en Siria se ha visto disminuida en los últimos meses y el desenlace de una crisis en la que apostó reiteradamente por la diplomacia, las intervenciones militares limitadas y la formación de una coalición internacional, puede terminar marcando su legado. El presidente de EE UU ha responsabilizado al régimen de Bachar el Asad y a sus aliados rusos e iraníes de crímenes contra la población civil mientras veía fracasar su estrategia para resolver el conflicto que ha provocado la mayor crisis de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial.

“No puedo decir que hayamos tenido éxito. Pero continúo creyendo que fue el enfoque correcto teniendo en cuenta el que podríamos hacer sin una decisión [consensuada] de adentrarnos de forma más significativa”, aseguró durante su última rueda de prensa en Washington, el pasado 17 de diciembre, refiriéndose a una intervención militar mayor que siempre rechazó.

El ministro de exteriores ruso, Sergei Lavrov, no mencionó a Obama en su comunicado este jueves, como tampoco a su homólogo estadounidense John Kerry. Lavrov sí tuvo palabras para Trump. “Espero que pueda unirse a estos esfuerzos en cuanto su Administración asuma el poder”, declaró el ministro de exteriores ruso en referencia a las negociaciones para consolidar la paz en el territorio sirio.

El presidente electo ha calificado de fracaso la política exterior de Obama en Siria y está en contra de mantener el apoyo a grupos opositores rebeldes como parte de la estrategia estadounidense en el conflicto y, aunque no ha ofrecido más detalles sobre su plan para alcanzar la paz y la estabilidad en la región, sí ha reiterado que hará de la lucha contra el terrorismo una de sus prioridades.

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “EE UU le da la bienvenida a una tregua en Siria que no han gestado”

Dejar una respuesta