El salvaje Oeste de Mosul

Publicado el Por Tallha Abdulrazaq (author), Monitor de Oriente (author)

El humo se levanta después de que las fuerzas de seguridad iraquíes atacaran posiciones de los terroristas de Daesh durante una operación llevada a cabo para tomar la parte occidental de Mosul de Daesh en Mosul, Iraq el 28 de febrero de 2017 (fotografía: AA)
El humo se levanta después de que las fuerzas de seguridad iraquíes atacaran posiciones de los terroristas de Daesh durante una operación llevada a cabo para tomar la parte occidental de Mosul de Daesh en Mosul, Iraq el 28 de febrero de 2017 (fotografía: AA)

 

A medida que comienza el décimo día desde que el ejército iraquí inició su ofensiva para recuperar la mitad occidental de Mosul, sería conveniente recordar que la guerra contra los extremistas del Daesh está lejos de acabar. Aunque parece que la soga alrededor del último gran frente en Mosul del grupo militante se está aflojando, harán la lucha tan sangrienta y costosa como sea posible para las unidades iraquíes, y el primero que sufrirá las consecuencias será el pueblo de Mosul.

La razón por la que la ofensiva iraquí será de poca ayuda para el pueblo de Mosul es que los extremistas del Daesh también están siendo atacados por extremistas respaldados por Irán e Irak de las Fuerzas de Movilización Popular, unos representando a los chiíes y otros a los sunnís. En un panorama de extremos que luchan entre sí por la supremacía, la batalla por Mosul occidental sólo representará otra fase de una salvaje lucha sectaria que continuará hasta que las autoridades iraquíes y los representantes sociales y políticos den con una solución duradera que elimine los efectos perjudiciales de aquellos cuerpos internacionales involucrados, como Estados Unidos e Irán.

 

El plan de Irak

El ataque del ejército iraquí está encabezado, una vez más, por el Servicio Anti Terrorismo estadounidense, así como por unidades de la 9ª División Armada y de la Policía Federal (una organización repleta de yihadistas de la Organización Chií Badr, respaldada por Irán), que controlan varias zonas del este de Mosul y liberan a otras unidades militares para que participen en el ataque.

El actual plan operacional parece ser la toma de control del aeropuerto de Mosul (ya conseguido) para abrir una futura base logística una vez se expulse a las unidades del Daesh capaces de bombardear el aeropuerto. Después, las fuerzas iraquíes avanzarían hacia el norte, y a su vez apegándose a la orilla occidental del río Tigris, que divide Mosul en dos, para así asegurar uno de los muchos puentes de la ciudad. Aunque todos los puentes fueron bombardeados por la coalición liderada por Estados Unidos en los primeros meses de la operación en Mosul, asegurar ambos extremos del río en uno o varios puentes permitirá que se produzcan rápidas reparaciones y creará una presencia iraquí en Mosul occidental.

Una vez se aseguren los puentes, los suministros y reservas podrán moverse libremente entre la zona este, controlada por el gobierno, y la zona oeste, controlada por el Daesh. Si esto ocurre, Irak podrá hacer uso de unos 100.000 militares para su mayor operación en terreno iraquí desde que las tropas estadounidenses se marcharon en 2011.

Además de la presión de las fuerzas del sur, tropas que cruzan desde el este y unidades kurdas e iraquíes controlando la zona norte; el Daesh también se enfrenta a una presión significativa que emana de los yihadistas chiíes de las Fuerzas de Movilización Popular (PMF) cerca de Tal Afar. Tal Afar es una ciudad con una mayoría étnica turcomana, dividida entre chiíes y sunnís – aunque estos últimos favorecidos en términos de proporción – a unos 60 kilómetros al oeste de Mosul, situándose entre la ciudad y Siria. Es una zona muy delicada que ha sido sitiada por las PMF, con objeciones ocasionales por parte de Turquía. El Daesh intentará causar pérdidas significativas entre los militantes chiíes antes de que se vean obligados a retirarse. De hecho, ayer asesinaron a su segundo comandante de las PMF en menos de una semana.

 

Enfrentamiento en el oeste de Mosul

Con el enfoque del Daesh puesto en todos los ejes, le costará mucho defender lo que les queda de control en Irak, sobre todo si pierden cada vez más hombres. Rupert Jones, general británico, declaró hace poco que, desde que se creó la coalición con Estados Unidos contra el Daesh a finales de 2014 y hasta finales de 2016, los ataques aéreos han matado a unos 45.000 militantes del Daesh. Sin embargo, y aunque las declaraciones del general no pueden medirse con precisión, el Daesh ha demostrado ser un adversario tenaz y astuto, y sus militantes no son estúpidos. Saben que perderán Mosul.

Daesh ya ha conseguido que el primer ministro iraquí, Haider Al-Abadi, rompa su promesa de recuperar la mayor ciudad del norte para finales del 2016; y le han obligado a admitir que llevará más de tres meses conseguir expulsar a los extremistas. Ha infligido pérdidas aplastantes entre el ejército iraquí, unos 7.000 muertos y otros muchos miles de heridos, lo que ha dado a la pérdida de más de una división de mano de obra – una tasa de víctimas inaceptable, de más del 10%, frente a un Daesh numéricamente inferior – unos 5.000 hombres.

Ahora, el Daesh capitalizará en la geografía occidental de Mosul, algo en lo que ha estado fortaleciéndose durante los últimos dos años, preparando posiciones defensivas, túneles y sitios de emboscada. Mosul occidental es la zona más antigua de la ciudad, y muchas de sus calles son asfixiantemente estrechas, lo que supone que los vehículos armados iraquíes encontrarán dificultades para desplazarse por ellas. Esto supone que las unidades armadas tendrán que ir a pie o en vehículos menos blindados, con más posibilidades de caer víctimas de explosivos del Daesh.

Por lo tanto, desde ahora la lucha en Mosul tendrá más en común con el Lejano Oeste; hombres armados se enfrentarán en tiroteos en medio de la calle. El Daesh no se rendirá sin luchar, y las autoridades iraquíes tendrán que lidiar con un conflicto de menor intensidad organizado no sólo por estos extremistas, sino por otros grupos opuestos a la Zona Verde de Irán.

 

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “El salvaje Oeste de Mosul”

Dejar una respuesta