Correos filtrados apuntan a que Emiratos Árabes Unidos conspira para “derrotar a las voces del islamismo”en Occidente

Publicado el Por Agencias / Arwa Desk (author)

 Embajador de Emiratos en Washington, Yousef Al-Otaiba
Embajador de Emiratos en Washington, Yousef Al-Otaiba

 

Emiratos Árabes Unidos (EAU) están trabajando para influir en la narrativa sobre el islam en Occidente, según han revelado los correos electrónicos filtrados enviados por el embajador de Emiratos Árabes Unidos en los EEUU, Yousef Al-Otaiba. Los correos electrónicos en cuestión han sido obtenidos por Middle East Monitor.

Aunque EAU no han ocultado su disgusto con el islam político en el mundo árabe, siendo frecuentes sus denuncias contra los Hermanos Musulmanes, su bloqueo contra Qatar y su prohibición de Partidos políticos, también está tratando de remodelar la narrativa sobre el Islam en Estados Unidos y otras regiones.

Varios correos electrónicos intercambiados entre Al-Otaiba y sus asociados en Estados Unidos indican que EAU está promoviendo lo que consideran un islam “moderado”, al tiempo que dirigen a funcionarios estadounidenses hacia individuos que han respaldado la prohibición de los Hermanos Musulmanes. También se ha revelado que Al-Otaiba habló en un evento respaldando la iniciativa del gobierno de Estados Unidos para contrarrestar el extremismo violento, una estrategia implementada bajo diferentes nombres en muchos países occidentales, y fuente de mucha controversia en las comunidades musulmanas.

 

“Derrotar las voces del islamismo”

Un correo electrónico de principios de mayo de 2017 deja clara la postura de EAU con respecto a la actividad islamista percibida en Occidente, después de que Al-Otaiba recibiera un memorando de Mokhtar Awad, investigador en el Programa sobre Extremismo en la Universidad George Washington. La institución aconseja en materia política al gobierno de EEUU para abordar no sólo a grupos extremistas violentos como Daesh, sino también a partidos islamistas como a los Hermanos Musulmanes.

Después de leer el documento adjunto al correo electrónico, Al-Otaiba lo reenvió al Ministro de Asuntos Exteriores de EAU, Abdullah Bin Zayed, describiéndolo como “un documento sobre el empoderamiento de la voz moderada del islam en EEUU para equilibrar y eventualmente derrotar las voces del islamismo”.

El embajador luego arregló un hueco en la agenda para llevar a los autores del documento, Awad y su colega Lorenzo Vidino, a una reunión con el ministro en persona y discutir el tema más a fondo.

Vidino es el director del Programa sobre Extremismo y se ha mostrado muy crítico con los movimientos islamistas, a los que considera un paso previo a la radicalización. Sus trabajos incluyen un trabajo titulado “El papel de los islamistas no violentos en Europa” y el libro “Los nuevos Hermanos Musulmanes en Occidente”. Awad, quien ocupa un lugar destacado en otros correos electrónicos de Al-Otaiba, también ha escrito extensamente sobre la transición del islamismo moderado al extremismo violento, particularmente con respecto a los Hermanos Musulmanes en Egipto.

 

Académicos “investigados”

Un correo electrónico del 23 de mayo de este año reveló una segunda conversación entre el embajador de Emiratos Árabes Unidos y Awad. En él, Al-Otaiba expresa su deseo de celebrar una cena interreligiosa durante el mes sagrado islámico de Ramadán, y le pide a Awad nombres de académicos islámicos para invitarles, especificando la necesidad de traer a aquellos “que estén limpios y hayan sido minuciosamente escudriñados”.

Awad sugirió a personas reconocidas por respaldar la agenda contra el extremismo del gobierno de EEUU, como el imán Khalid Latif, el imán Waleed Mossad y el imam Talal Eid. También mencionó al imán sudanés Mohamed Magid, diciendo que aunque solía tener vínculos con la Sociedad Islámica de América del Norte (ISNA), se había “alejado de los HH.MM. [los Hermanos Musulmanes] y puede ser recuperable”. Magid es conocido por trabajar con el FBI para abordar problemas en la comunidad musulmana, y a su vez había trabajado como asesor del ex presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

Otro individuo cuyo nombre aparece es el de Nasser Weddady, un activista de derechos civiles en Boston. Si bien no tiene educación religiosa, Awad afirmó que ha logrado prominencia al contrarrestar una supuesta “red islamista fuerte” de la ciudad.

“¿Estás seguro de que Weddady no está conectado, ni siquiera percibido como conectado a ningún grupo sospechoso?”, preguntó Al-Otaiba.

“Es un consultor privado y el operador más decididamente anti-islamista que he conocido en Estados Unidos”, respondió Awad.

Weddady se describe a sí mismo como “un experto en reformismo islámico”, y ha declarado que está involucrado con agencias gubernamentales, incluido el FBI, y ha asesorado sobre actividades de “radicalización”.

EAU ha adoptado desde hace tiempo una estrategia que asegura el apoyo de sus académicos residentes para la estrategia del país contra el extremismo y regularmente llama a los clérigos islámicos a condenar toda actividad radical y apoyar a las monarquías árabes. Los correos electrónicos filtrados sugieren que Emiratos Árabes Unidos esperan exportar dicho mensaje a una audiencia más amplia en Occidente.

 

Contrarrestando el extremismo violento junto a Tony Blair

El embajador Al-Otaiba también está siendo buscado para ofrecer su visión sobre la amplia lucha contra el extremismo violento en Estados Unidos. Un correo electrónico de junio de 2016 especificó una invitación que recibió de Robert Danin del Consejo de Relaciones Exteriores para hablar en una comisión sobre el tema, copresidida por el ex primer ministro británico Tony Blair.

La comisión, fundada por Blair y por el exsecretario de Defensa de EEUU, Leon Panetta, a principios de 2016, tiene como objetivo dar forma a la política con respecto al programa del gobierno de Estados Unidos para combatir el extremismo violento (CVE, por sus siglas en inglés). Conocido como PVE (Prevención del Extremismo Violento) en Gran Bretaña, tales iniciativas han sido recibidas con críticas en Occidente por restringir la libertad de expresión de los musulmanes en ciertos temas y por etiquetar algunas prácticas islámicas dominantes como extremas.

Al-Otaiba confirmó su asistencia al evento, destacando que aunque “no es un experto per se en CVE”, se complace en comentar algunas de sus “opiniones personales”.

Danin especificó los problemas sobre los que hablaría Al-Otaiba: el uso de la fuerza militar para evitar la radicalización; la relación del islam con el extremismo violento; y cómo construir relaciones duraderas con los países de mayoría musulmana para abordar el problema de manera efectiva.

Se decía que ex funcionarios de seguridad y defensa, incluidos el ex asesor de Seguridad Nacional Stephen Hadley, el ex responsable de Seguridad Nacional para la Lucha contra el Terrorismo Juan Zarate y el ex ministro de Defensa alemán Karl-Theordo zu Guttenberg dijeron que asistirían al programa.

Algunos oradores musulmanes también tenían programado asistir, incluyendo a Sherman Jackson y al antes mencionado Magid . Otro invitado fue Ed Husain, cofundador y antiguo director de la controvertida Fundación Quilliam de Gran Bretaña. Si bien la organización se postula como un grupo de expertos en lucha contra el terrorismo, ha sido objeto de muchas críticas en el Reino Unido debido a su afiliación a instituciones ultraconservadoras como la Sociedad Henry Jackson.

La contribución del embajador Al-Otaiba a tales eventos sugiere que EAU desea aprovechar cualquier oportunidad disponible para enfatizar la necesidad de restringir ciertas discusiones en las comunidades musulmanas, como ha hecho en su propio país, y reforzar su narrativa de que el islamismo lleva al extremismo violento.

 

Promover la designación de los Hermanos Musulmanes como un grupo terrorista

También se puede ver que Al-Otaiba promueve en Estados Unidos la opinión de Emiratos Árabes Unidos sobre los Hermanos Musulmanes. Los correos electrónicos filtrados revelan una conversación en febrero de este año con el Enviado de Paz en Oriente Medio del presidente Donald Trump, Jason Greenblatt. El embajador Al-Otaiba le recomendó un evento titulado “¿Señalando a los Hermanos Musulmanes? Una discusión con Sir John Jenkins” como uno al que había que asistir.

Jenkins es un ex embajador británico que coordinó la redacción de un informe en 2014 para el gobierno británico sobre los Hermanos Musulmanes. Los controvertidos hallazgos de la comisión, a saber, que la ideología de los Hermanos Musulmanes estaba en desacuerdo con la jurisprudencia islámica y era contraria a la seguridad nacional y a los intereses de Gran Bretaña, entre otros temas, fueron cuestionados por el Comité Selecto de Asuntos Exteriores en Westminster. Los diputados argumentaron que el tiempo que Jenkins pasó como embajador en Arabia Saudí había supuesto un sesgo en su comprensión del movimiento.

A principios de este año, en el momento en que se enviaron los correos electrónicos de Al-Otaiba, EEUU fue testigo de un debate similar, ya que la Administración Trump discutió una orden para etiquetar a los Hermanos Musulmanes como una organización terrorista. “Jason. Dado el debate sobre la designación de MB, pensé que usted o algunos colegas podrían estar interesados en esta charla. Jenkins es muy impresionante. Hizo la reseña sobre los HH.MM. en el Reino Unido “, escribió el embajador de EAU.

El evento también incluía a asociados cercanos a Al-Otaiba; entre los que destacaban Awad y Vidino del Programa sobre Extremismo de la Universidad George Washington.

Después de que Greenblatt enviara sus disculpas por no poder asistir al evento debido a la llegada del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, Al-Otaiba aceptó su oferta de informarlo en una fecha posterior. “(…)  Jenkins es un verdadero profesional. Ha sido embajador británico en Libia, Siria, Irak y Arabia Saudí. Él conoce nuestra región y cultura mejor que la mayoría de las personas con las que me he encontrado “. 

Greenblatt, cuyo nombramiento como Enviado de paz en Oriente Medio fue controvertido, dada su firme postura pro-israelí, tiene una influencia sustancial sobre las negociaciones en el mundo árabe, especialmente en torno a los problemas de extremismo. La selección de altos cargos en el gobierno de EEUU indica que EAU están determinados por su propio entendimiento del extremismo y de cómo debe abordarse para que lo imiten los gobiernos occidentales y la sociedad civil.

En un momento en que las comunidades musulmanas de Occidente se enfrentan a un mayor control y a políticas específicas, la revelación de que EAU fomentan esas sospechas para respaldar sus propias ambiciones políticas internas y externas supone para muchos una importante preocupación. El deseo de Emiratos de propagar lo que considera una versión de un islam aceptable en algunos de los niveles más altos del gobierno de EE.UU. no sólo está más allá de su mandato como autoridad estatal, sino que también es un hecho indicativo de lo lejos que irá para prevenir cualquier tipo de oposición dentro o fuera del país al modelo de gobierno absoluto de sus líderes.

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “Correos filtrados apuntan a que Emiratos Árabes Unidos conspira para “derrotar a las voces del islamismo”en Occidente”

Dejar una respuesta