La cruzada piadosa de Al Sisi

Publicado el Por El Mundo (author)

Ocho egipcios, condenados a tres años de cárcel por participar en una boda gay
Ocho egipcios, condenados a tres años de cárcel por participar en una boda gay

 

Aplastó a los islamistas y silenció a la disidencia secular en lacampaña de represión más feroz en décadas y ahora, seis meses después de llegar a palacio, el ex jefe del ejército al-Sisi le ha declarado la guerra al "libertinaje" en un desesperado intento de lucir credenciales morales.

Bajo sus dictados, la persecución de homosexuales y ateos se ha recrudecido propinando la puntilla a los derechos humanos y las libertades en el país más poblado del mundo árabe.

Las víctimas de la última redada, 33 hombres acusados de practicar la homosexualidad en un céntrico hamman (baño público) de El Cairo, se sientan este domingo en el banquillo. Fueron detenidos hace dos semanas por la brigada antivicio y obligados a cumplir con el paseíllo hasta los furgones semidesnudos y filmados por una televisión privada.

"Es terrorífico. Demuestra la falta de respeto a la intimidad y la dignidad humana y la creciente cooperación entre los medios de comunicación y la seguridad del Estado", denuncia a EL MUNDO Scott Long, activista estadounidense radicado en El Cairo y ex director del departamento de homosexuales, bisexuales y transexuales de Human Rights Watch (HRW).

'

Una madriguera de sexo entre hombres'

Poco después de los arrestos, los fotogramas de la operación policial fueron difundidos por el programa "Al Mestajabi" (Lo escondido). Su presentadora Mona Iraqi celebró haber clausurado "una madriguera de sexo entre hombres" y, tras recibir un aluvión de críticas, defendió la utilidad del espacio para luchar contra el Sida.

El asalto a la sauna es, no obstante, el último episodio. Desde el golpe de Estado del año pasado, que desalojó del poder a los Hermanos Misulmanes, más de 150 personas han sido encarceladas por ser gay o transexual, unas cifras desconocidas desde hace más de una década.

A principios de noviembre un tribunal condenó a ocho hombres a tres años de prisión por simular una boda gay. Para certificar su supuesta homosexualidad, los acusados fueron sometidos a un examen anal, una práctica atroz denunciada por las organizaciones de derechos humanos.

La caza en nombre de la moralidad pública ha puesto también su punto de mira en los ateos. En octubre la policía clausuró "un café de ateos" en El Cairo tras tildarlo de "nido de adoradores de Satanás". En los últimos meses los juzgados han abierto varias causas contra presuntos ateos acusados de blasfemia.

 

 

Persecución sistemática

"No se trata de una acción aislada sino de una persecución sistemática contra homosexuales y ateos. Los casos están creciendo en los tribunales y se llevan a cabo redadas, incluso en casas particulares. Hay acusaciones de blasfemia por simplemente publicar un comentario en Facebook", señala a este diario 'Fatma Serag', activista de la Asociación para la Libertad de Pensamiento y Expresión.

El Gobierno y las principales instituciones musulmana y cristiana del país acaban de lanzar una campaña nacional para erradicar el ateísmo. "Es una cortina de humo para que no se hable de las torturas que se producen en las cárceles o las leyes represivas que se están promulgando", agrega.

Musulmán devoto y amigo del paternalismo, Al Sisi -respaldado por el partido salafista (ultraconservador) Al Nur- parece empeñado en competir en decencia pública con la Hermandad, noqueada tras unhostigamiento estatal que ha dejado 3.000 muertos y 41.000 encarcelados.

"La represión contra la inmoralidad puede ser una oportunidad para matar dos pájaros de un tiro: probar las credenciales morales del régimen en la lucha contra la relaciones sexuales consideradas no islámicas y la blasfemia y distraer la atención de la corrupcióny los problemas estructurales", indica a este diario el analista Jannis Grimm, del Instituto Alemán de Asuntos Internacionales y de Seguridad.

"En una argumentación enrevesada, las autoridades han insistido en que el radicalismo islamista es la razón última del ateísmo y la decadencia moral. A su juicio, la Hermandad o el IS alejan a los egipcios del verdadero islam y les arrojan a los brazos de ateos y gays", agrega.

La cruzada del mariscal de campo contrasta con la calma que experimentó la comunidad homosexual durante el fugaz año de Morsi en la presidencia del país. "Es cierto, en cambio, que durante ese periodo se juzgó a ateos. Pero la diferencia es que entonces fue resultado de denuncias individuales desconectadas institucionalmente del centro del poder. Hoy los esfuerzos contra gays y ateos están mucho más concertados y centralizados", concluye.

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “La cruzada piadosa de Al Sisi”

Dejar una respuesta