El Eid de los refugiados sirios en Turquía y Líbano

Publicado el Por Arabia Watch (author), Lizzie Porter (author)

Refugiados sirios se reúnen en la frontera turca con Siria antes de cruzar a través de los múltiples puestos de control para regresar a su país por Eid
Refugiados sirios se reúnen en la frontera turca con Siria antes de cruzar a través de los múltiples puestos de control para regresar a su país por Eid

 

Abu Ibrahim huyó a Turquía hace tres años a causa de los bombardeos en su ciudad natal en Siria. Pero estaba decidido a volver allí para las celebraciones de Eid al-Fitr.

"Mi padre me pidió que llevara a sus nietos para Eid. Es el derecho de mis hijos a ver a sus abuelos.

El trabajador de la construcción de Idlib rural, que ahora vive en Kayseri en Turquía, fue uno de los miles de sirios que temporalmente regresaron a su casa para la celebración, que marca el final del mes sagrado islámico de Ramadán, ya que Turquía abrió su frontera para permitir que los refugiados pudieran celebrar con amigos y familiares.

Los sirios se congregaron en largas colas bajo el sol de julio, esperando durante horas para cruzar numerosos puestos de control, cada uno de ellos con cinco miembros de la gendarmería turca.

"Las autoridades turcas abrieron la frontera el año pasado también y yo volví a Siria", dijo Abu Ibrahim en el cruce de Bab Al-Hawa. "He estado esperando este día de fiesta para que mis hijos pueden ver a sus abuelos".

Las autoridades turcas mantuvieron el cruce Cilvegozu-Bab al-Hawa, en la provincia meridional de Hatay abierto hasta las 17:00 del martes para todos los titulares de "kimlik", las tarjetas expedidas a sirios registrados en Turquía.

Un guardia de fronteras dijo que alrededor de 25.000 sirios cruzaron la frontera desde que fue abierta.

Los sirios que quieran regresar a Turquía deberán hacerlo antes del 8 de junio o se arriesgan a quedarse atrapados en el país devastado por la guerra. Los sirios con la esperanza de cruzar a Turquía por primera vez no podrán hacerlo.

Los peligros de regresar a Siria no desaniman a quienes viajaron a sus hogares.

Mohammed Al-Abdullah viajó durante 31 horas para llegar a la frontera. "Cuando me enteré de que las autoridades turcas habían decidido abrir la frontera para dejar pasar a los sirios, aproveché la oportunidad", dijo el ex combatiente del Ejército Libre de Siria en Kafr Zeta, la Hama rural. No había visto a su familia desde que dejó de vivir en Estambul hace 18 meses.

Kafr Zeta ha sido víctima de un bombardeo aéreo pesado, pero Abdullah dijo que ver a su familia es más importante que la preocupación.

 

"No hay Eid” para los sirios en Líbano

En el Líbano, los sirios tenían pocas esperanzas de celebrar Eid como solían hacerlo antes de la guerra.

Los sirios en la ciudad sureña de Saidon dijeron que simplemente no podían permitirse grandes celebraciones.

Youssef, de 28 años, un musulmán suní de la región predominantemente alauí de Latakia, dijo en vísperas de la celebración, que no habría Eid al-Fitr para sus tres hijos. "No vamos a tener más que pan, aceitunas y leben. En Europa y América los niños tendrán un montón de regalos, pero aquí en el Líbano la vida es muy difícil. Nosotros vivimos en el miedo”.

Youssef dijo que ahora trabajaba desde las 8 am hasta las 6 pm por $20 al día como carpintero, no tiene suficiente dinero para regalos.

Dijo que ha pasado los últimos tres Eids sin sus padres, ya que murieron en un ataque aéreo. "Mis amigos y familia son los que tengo aquí, el resto han muerto. Todo está destruido. Para futuros Eids, quiero volver a Siria, quiero ver a mis hijos crecer en paz".

 

Celebraciones en medio del temor a ser detenidos

En todo el Líbano, los sirios celebran el Eid, mientras temen a las redadas. Después de dos atentados suicidas en la aldea cristiana de Al-Qaa cerca de la frontera con Siria el pasado lunes, las fuerzas de seguridad han detenido a más de 400 sirios por "itinerancia ilegal en territorios libaneses".

Los dedos han señalado en múltiples direcciones en cuanto a los autores de los ataques, que dejaron cinco muertos. Pero los fuentes gubernamentales dicen que los atacantes procedían de Siria y no de los campos de refugiados dentro del Líbano.

El ministro del Interior del Líbano, Nouhad Machnouk, dijo la semana pasada que cuatro de los ocho atacantes suicidas procedían de Siria, aunque el alcalde de Al-Qaa dijo que dudaba de que los atacantes hubieran venido de fuera del Líbano.

Sin embargo, desde entonces, las redadas han sido frecuentes en todo el país desde el valle de la Bekaa a los suburbios del sur de Beirut; ocasionando que muchos sirios vivan con miedo.

Los sirios tienen prohibido salir de sus casas por la noche en varias ciudades en el valle de la Bekaa, incluyendo Nabi Sheet cerca de la frontera con Siria, y Al-Ghazieh y Kfour en el sur de Líbano.

Un sirio de 31 años, originario de Selemiye, y que ahora vive en Beirut , dijo que no había podido celebrar Eid en los cuatro años que ha vivido en el Líbano, y que se ha convertido en "como cualquier día normal para nosotros".

"No creo que los sirios aquí tengan buen estado de ánimo para celebrar", dijo el hombre, que deseaba que su identidad permanezca oculta porque no tiene documentos de identidad en el Líbano y vive con el temor constante de ser detenido.

"No he oído hablar de ninguna celebración de sirios por aquí. Sobre todo después de las últimas acciones contra sirios aquí (redadas y detenciones), creo que la mayoría no se siente como para celebrar nada”.

A pesar de que en la actualidad no existe un toque de queda contra los sirios en Beirut, el hombre dijo que evitaba salir al caer la noche por miedo a ser detenido.

El Ejército libanés dijo que estaban en marcha "medidas de seguridad excepcionales", que incluye un amplio despliegue de patrullas de soldados, y puestos de control móviles.

En el primer día de Eid en un apartamento impecable pero vacío en Deir Zenoun, a 20 km de la frontera con Siria, Abd Al-Nasr, de 17 años, mostró fotografías de él cuando era más joven con su padre Suleiman y su madre Fátima. Su padre murió en un ataque aéreo en su casa en Ghouta Oriental hace dos años.

"Estoy triste por pasar el Eid sin mis padres", dijo Abd Al-Nasr. "En el pasado, teníamos ropa nueva y regalos". Ahora solo desea poder pasar Eids futuros en Alemania, donde tiene primos, o de vuelta con sus amigos en Siria.

Su hermano, Osama, perdió las piernas en el mismo ataque aéreo que mató a su padre, pero sobrevivió y recientemente recibió prótesis.

Su comida este año consiste en pan, aceitunas, calabacines y yogur en su piso, que comparten con otras cuatro familias.

Osama y la tía de Abd Al-Nasr, Naimeh, explicaron que en el pasado Eid iban  a comprar dulces y regalos al zoco de Damasco, donde las personas se reunían para ir a la famosa heladería, Bakdash.

"Antes, lo celebrábamos con vecinos, amigos y familiares. Los musulmanes y los cristianos eran hermanos y hermanas en Siria antes de la guerra. Pero en el Líbano, no hay Eid para nosotros. Ellos no nos quieren aquí”.

Ella explicó cómo el Ejército ha detenido a la gente en la ciudad en la última semana y Abd Al-Nasr dijo que los sirios impusieron su propio toque de queda, evitando salir por la noche y por las mañanas antes de las 5 am.

"Las cosas están muy mal aquí. No hay Eid aquí en el Líbano. Queremos la paz y vivir en nuestra casa en Siria de nuevo", dijo Naimeh.

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “El Eid de los refugiados sirios en Turquía y Líbano”

Dejar una respuesta