Los sueños de trabajadores pakistaníes en Arabia Saudita se convierten en pesadillas cuando se quedan sin dinero

Publicado el Por Arabia Watch (author), Rori Donaghy (author)

Lugar(es): Riad

Trabajadores extranjeros se reúnen fuera del departamento de inmigración de Arabia Saudita (fotografía: AFP)
Trabajadores extranjeros se reúnen fuera del departamento de inmigración de Arabia Saudita (fotografía: AFP)

 

Los trabajadores de Pakistán en Arabia Saudita han sido abandonados a su suerte, y se encuentran en la miseria después de meses de impago por parte de empresas que dicen que no tienen dinero.

Varios paquistaníes que viven en ciudades de todo el reino rico en petróleo, dijeron que los empleadores no han pagado a decenas de miles de trabajadores extranjeros durante meses, y que la situación se está volviendo cada vez más desesperada.

Dawlat Khan, de 40 años, del distrito de Swat, en el norte de Pakistán, dijo que no ha recibido su salario mensual de 7.500 SAR ($ 2.000) durante ocho meses.

Ha trabajado durante ocho años como oficial de salud y seguridad para el gigante de la construcción Saudi Oger -una de las mayores empresas privadas del reino-  que debe a sus trabajadores $800 millones en sueldos.

Arabia Saudita registró un déficit presupuestario récord de $98 mil millones en 2015, debido principalmente a la caída de los precios del petróleo. Muchos de los proyectos de construcción del reino han sido suspendidos o canceladas.

Khan, que vive en la ciudad portuaria de Yeda, dice que es uno de los 50.000 empleados de Oger a los que no han pasado desde el verano pasado.

Vive en un campo de trabajo donde su alquiler es el equivalente a $133 al mes. Pero después de ocho meses sin cobrar, ahora está recurriendo a sus amigos para pagar los costos de alojamiento y comida.

Como ocurre con muchos trabajadores extranjeros en Arabia Saudita, Khan envía la mayor parte de sus ingresos mensuales a Pakistán, que proporciona apoyo financiero vital para su esposa y cinco hijos. Sin este dinero, Khan dice que su familia está sufriendo, y que su esposa ha tenido que vender sus joyas para que su hijo mayor pueda ir a la universidad este año.

"Sin embargo, no queda nada por vender para mis otros hijos", dice. "Mi esposa y los niños están sufriendo ahora. No sé qué vamos a hacer".

En julio, el Banco Central de Pakistán informó que Arabia Saudita era la principal fuente de los pagos de remesas extranjeras al país, por un valor de más de $19,9 mil millones en el ejercicio 2015-2016.

Más de 1,6 millones de paquistaníes viajaron a Arabia Saudita para trabajar entre 2011 y 2015.

"Vine a Arabia para dar a mis hijos mejores oportunidades en la vida", dijo Khan. "Antes todo era bueno, pero ahora no me pagan y mi vida se ha convertido en una pesadilla".

Khan no sólo se encuentra ahora sin dinero sino que también está atrapado en Arabia Saudita, ya que no puede reunir el dinero suficiente para pagar un billete de vuelta a casa, además no quiere irse sin que le hayan pagado por el realizado.

"No podemos salir del país", dijo. "No tenemos dinero para los billetes y estamos esperando a nuestro dinero. Si consigo mi dinero voy a salir de este país y me iré a Canadá o Estados Unidos”.

Vani Saraswati, de la organización de la campaña, migrant-rights.org dijo que los trabajadores extranjeros en los Estados del Golfo Árabe a menudo se enfrentan a problemas laborales, pero los más difíciles de resolver se encuentran en Arabia Saudita.

"No hay absolutamente ningún espacio para la sociedad civil. El país es tan grande, que muchos de los problemas se producen lejos de las ciudades principales, y los trabajadores tienen dificultades para acceder incluso a los cónsules o misiones de sus países”, dijo.

“La falta de asistencia jurídica en todo el CCG (Consejo de Cooperación del Golfo) es un gran problema, en particular en Arabia Saudita”.

"Proporcionarles alimentos y la repatriación es visto como una resolución. Pero la mayoría de estos trabajadores habían pagado altas cuotas para ser reclutados -y pedido prestado para hacerlo- por lo que repatriarlos sin cobrar sus sueldos está lejos de ser una solución. Eso sólo aplaza su angustia de un país a otro”, concluyó.

“La falta de asistencia jurídica en todo el CCG (Consejo de Cooperación del Golfo) es un gran problema, en particular en Arabia Saudita”.

 

Falsas promesas

La semana pasada el rey Salman ordenó que la compañía Saudi Oger pague a sus empleados, cuando se supo que las autoridades indias habían tenido que interceder para alimentar a 10.000 de sus ciudadanos que habían perdido sus puestos de trabajo y corrían peligro de morir de hambre en el reino.

A pesar de la voluntad real, Khan no se siente más cerca de ser pagado. Las autoridades sauditas han fracasado repetidamente en cumplir las promesas de que la empresa va a pagar, dijo.

"Algunas autoridades sauditas han venido y nos han dicho que vamos a recibir dinero", dijo. "Pero ellos han estado diciendo esto durante tres meses y hasta el momento no hemos recibido ni un riyal de ellos".

Con las altas temperaturas por encima de 40°C, la situación está llegando rápidamente más allá de lo financiero, Khan advirtió que se está convirtiendo en una grave crisis humanitaria.

Dijo que se cortó el agua y la electricidad al campamento de trabajadores durante meses, pero que las autoridades recientemente volvieron a conectar la energía, proporcionando un alivio muy necesario en el calor del verano.

Sin embargo, los trabajadores cada vez están más desesperados.

"La gente no tiene comida ni dinero", dijo. "Si la situación no cambia pronto la gente va a empezar a morir. Los trabajadores están muy enojados".

En junio se supo que 150 empleados de Saudi Oger protestaron frente a las oficinas de la compañía en Yeda, llegando a incendiar vehículos.

No era la primera vez que el personal no remunerado prendía fuego a vehículos de la empresa. En mayo, trabajadores de BinLadin, la constructora, también prendieron fuego a autobuses en protesta por no recibir sus salarios.

La presión de no ser pagado ha llevado a por lo menos un trabajador pakistaní a quitarse la vida.

Sajjad Binalis, de 33 años, de Islamabad, dijo que su amigo Shahid Iqbal se colgó en su habitación en la ciudad de la costa oeste de Al-Abwa el 31 de julio después de no recibir su sueldo durante tres meses.

Binalis tiene una esposa y dos hijos en Pakistán que dependen de su dinero, ahora no saben qué hacer. Se dirigió a la embajada paquistaní para pedir ayuda, pero contó que le dijeron que su problema es simplemente uno de los muchos a los que se enfrentan los trabajadores en todo el reino.

Khan y Binalis dijeron que están desesperados por salir de Arabia Saudita, pero ambos tienen la intención de cobrar sus sueldos antes de salir del reino.

 

Miedo a morir de hambre

Ambos quieren salir más temprano que tarde a causa de las historias de terror en que los paquistaníes han terminado casi muriendo de hambre en las calles .

Saddam Hussein, de 21 años,  de Sialkot, en el este de Pakistán, regresó de Arabia Saudita la semana pasada. Hace un año fue a Riad con la promesa de trabajar en una obra de construcción de un salario mensual de $533.

Sin embargo, después de tres meses de estar en la capital saudí la empresa dejó de pagar, y su jefe le dijo que se fuera a su casa.

"Ellos dijeron que no había ningún sueldo", dijo vía telefónica desde Sialkot. "Nos dijeron que dejáramos nuestro alojamiento o vendría la policía".

Junto con otros tres paquistaníes, Hussein fue echado a la calle, y sobrevivió gracias a comida y alimento proporcionados por una mezquita local.

Durante Hajj de este año, Hussein decidió ir a la Meca, donde la policía lo detuvo, dando lugar a su eventual expulsión la semana pasada de nuevo a Pakistán.

A pesar de estar de vuelta a casa Hussein dijo que su pesadilla en Arabia Saudita no había terminado.

"Todavía me persiguen para que pague los honorarios de contratación y los costos", dijo.

Mohammed Barr, de 32 años, de Peshawar, en la frontera de Pakistán con Afganistán, dijo que él piensa que no es sólo una crisis financiera lo que ha llevado a que en Arabia Saudita no se le esté pagando a los trabajadores extranjeros.

"Ellos están tratando de que los extranjeros se vayan de Arabia Saudita, han subido el costo de las tarjetas de identificación y las empresas no nos están pagando nuestros salarios", dijo, desde Medina, en el oeste de Arabia Saudita.

Barr ha trabajado en Arabia Saudita durante los últimos 10 años como técnico en una pequeña empresa local, Alwan Alastora.

 

Aumento de los costos para los migrantes

Barr dijo que desde que llegó al reino del costo anual de la renovación de la tarjeta de identificación, que se necesita para trabajar, había subido desde entre $186 y $320, hasta entre $1.066 y $1.600.

Barr añadió que los patrocinadores en el reino, que son necesarios para obtener una visa de trabajo, se están quedando con un 20% del salario mensual de los trabajadores.

A él no le han pagado en seis meses, pero dijo que cuando lo haga su patrocinador le cobrará $133 por cada mes.

Como tantos otros, Barr dijo que fue a Arabia Saudita porque no hay trabajo en Pakistán, y el reino rico en petróleo ofrecía riquezas que podrían transformar la vida de su familia.

 

Pakistán hace caso omiso de las súplicas

Todos los entrevistados dijeron que creían que ni Pakistán ni las autoridades sauditas han hecho lo suficiente para ayudarlos.

"La embajada de Pakistán no nos está ayudando. Y las autoridades sauditas no escuchan a los extranjeros", dijo Barr.

Barr también quiere salir de Arabia Saudita, pero está atrapado porque tiene que pagar a su patrocinador $2.666 si se quiere ir -el patrocinador suele retener el pasaporte- Una suma que no tiene.

Él también quiere luchar por cobrar su salario no pagado, pero dijo que los trabajadores extranjeros necesitan la ayuda de la comunidad internacional.

"Necesitamos que la gente nos escuche", dijo. "Nadie está haciendo nada y nadie aquí nos ayudará".

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “Los sueños de trabajadores pakistaníes en Arabia Saudita se convierten en pesadillas cuando se quedan sin dinero”

Dejar una respuesta