Sinaí duramente golpeada por el problema del trabajo infantil de Egipto

Publicado el Por Arabia Watch (author), Mohammed Homer (writer)

Lugar(es): Sinaí

El trabajo infantil es un gran problema en Egipto, donde la pobreza y la inseguridad obligan muchos niños a trabajar largas horas en duras condiciones (fotografía: AFP)
El trabajo infantil es un gran problema en Egipto, donde la pobreza y la inseguridad obligan muchos niños a trabajar largas horas en duras condiciones (fotografía: AFP)

 

Las sandalias de plástico gastadas en sus pies seguramente han viajado una gran distancia, a la escuela, a su trabajo y a su casa, y a todas partes a pie.

A las 3 am,  se puso de pie temblando por el aire frío de la noche del desierto del Sinaí, mientras trata de vender su mercancía a los conductores de camiones en un área de descanso. "pañuelos por dos libras", dice, con 11 años, el vendedor de pañuelos Karim Mustafa.

"Esto lo estoy haciendo para ayudar a mi padre enfermo y mi madre", dijo Karim, que es sólo uno de los 2,7 millones de niños egipcios que trabajan en Egipto.

Esta es la escasa fuente de ingresos de la familia Mustapha, ellos no están en la agenda de ninguna organización en Egipto, por lo que no reciben ningún tipo de ayuda de las organizaciones de beneficencia o grupos de asistencia social - y se encuentran entre uno de los grupos más pobres de la población que no tienen otra opción que enviar a sus hijos jóvenes a trabajar.

Sus pañuelos por dos libras egipcias (aproximadamente  0.28 centavos de dólar), le dan una ganancia de sólo $ 0,7 centavos. En una noche, si tiene suerte, puede obtener un beneficio de 1 dólar, para su familia. Pero él sabe que tiene que competir con otros niños que venden pañuelos también.

"Tengo que ser muy visible para todos los conductores", dijo Karim. Sus tácticas implican ponerse de pie en la punta de sus sandalias, saludando a los coches que pasan, y en ocasiones golpeando las ventanas de los automóviles.

La parada de camiones, para los vehículos que se dirigían a el canal de Suez, se encuentra cerca de donde vive Karim. Con la esperanza de encontrar nuevos clientes, toma el ferry, junto con los coches que pasan, al otro lado del canal.

"Mi padre tiene un montón de deudas por pagar, y tengo que trabajar para ayudar a pagarlas", Karim viene de una comunidad tribal, en la península del Sinaí de Egipto, donde es difícil para las mujeres, al igual que lo es para su madre, trabajar. Su papel tradicional sigue siendo quedarse en casa y criar a la familia, que puede ser muy difícil, porque no tiene ningún tipo de ayuda para ello.

El trabajo infantil es a menudo la única manera de sobrevivir. La situación en el Sinaí se ha agravado debido a las tensiones crecientes entre los militares egipcios y los clanes beduinos conocidos localmente como los "árabes" provocando el deterioro de la seguridad.

Las tensiones significan que la mayoría de la ayuda internacional no está llegando a muchos de 1,4 millones de personas de Sinaí, y menos a los del norte y este, donde la situación de seguridad es peor. Por tanto, muchas familias se ven obligadas a enviar a sus hijos a trabajar  para ganarse la vida.

Karim al volver  lleva todo lo que ha logrado ganar y las cajas de pañuelos que le quedan y planea reunirse con su hermano menor, de ocho años de edad, Mohammed, quien ha estado sentado en el medio de la carretera, vendiendo semillas de sandía con sal.

Cuando los niños vuelven a su casa, han logrado pocas ganancias en realidad. Cuando la escuela está abierta, asisten. Pero, esto solo ocurre a veces, y esta es la única educación que tienen. Su conocimiento consiste sobre todo en donde paran los camiones y los coche, y la forma de persuadir a los clientes a comprar sus escasas mercancías.

 

Circunstancias peligrosas

En Egipto, muchos niños se sabe que realizan las peores formas de trabajo infantil, a menudo en circunstancias extremadamente peligrosas, desde trabajo con máquinas en las fábricas, hasta transporte de cargas pesadas en los campos agrícolas.

Estos niños se ven obligados a trabajar debido a los pobres economías de sus familias, pero la situación se ve agravada por los empleadores, muchos de los cuales se aprovechan de estas circunstancias sociales nefastas. Es común que los niños se vean obligados a trabajar largas horas - en el calor del día, o el frío de la noche - por salarios exageradamente bajos, cuando, legalmente, estos niños no deberían estar trabajando, todos los grupos de derechos humanos, y Las Naciones Unidas, han documentado muchos casos en que los niños están amenazados, ya sea verbal o físicamente, y sufren abusos por partes de sus empleadores. Además, en los trabajos agrícolas se ven obligados a rociar peligrosos pesticidas en los cultivos. En las fábricas los niños están expuestos al polvo industrial, productos químicos y toxinas.

Mohammed es consciente de que muchos de sus compañeros de clase deben sobrevivir a través de la venta ambulante, como lustrabotas,  recolectando basura, o mediante la mendicidad. Aunque el tráfico y el turismo sexual rara vez sucede en una sociedad conservadora como el Sinaí; la pobreza ha obligado a algunas familias a vender a sus hijas en matrimonios temporales.

En Egipto, 2,7 millones de los alrededor de 11 millones de niños están involucrados en el mercado de trabajo. La organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Agencia Central de estadísticas de Egipto, anunciaron que el 13% de la población en edad escolar de Egipto han dejado la escuela para dedicarse al trabajo,  niñas de las zonas rurales, tales como el Sinaí son las más afectadas, ya que tienen un acceso limitado a la educación.

Rayan Abdelhadi, de 25 años de edad, empleado del gobierno, reconoce que esta es una situación muy familiar en Egipto " Por todas partes hay corrupción, trabajo infantil y pobreza", dijo. Explicó que la pobreza obliga a las familias a enviar a sus hijos pequeños a trabajar  "trabajan día y noche, sólo para sobrevivir ".

Abdelhadi gana 400 libras egipcias (aproximadamente $ 55 dólares por mes). Él usa su electricidad con modestia, pero aún así su última factura era de $ 20 dólares. “¿ Con qué esperan que pague el agua y el gas o mis gastos diarios después de eso?”, dijo.

La ley egipcia permite a los niños mayores de 14 años trabajar con la condición de que no realicen tareas peligrosas o arduas. Pero hay una alta preferencia entre los empleadores para emplear a niños, que no causan ningún problema, guardan silencio, aceptan bajos pagos y no esperan tener ningún seguro.

Hace dos semanas, tanto la Unión Europea, como el Programa Mundial de Alimentos, aportaron 75 millones de dólares para luchar contra el trabajo infantil mediante el suministro de alimentos a niños egipcios en 16 lugares diferentes.

"La UE se complace en colaborar con el PMA para trabajar en la lucha contra el trabajo infantil, con especial énfasis en el acceso de las niñas a la educación", dijo el embajador James Moran, jefe de la delegación de la UE en Egipto.

Pero esto sólo puede aspirar a arañar la superficie de problema del trabajo infantil de Egipto.

Karim dijo que si no fuera por la pobreza de su familia, él no saldría por caminos oscuros y peligrosos por las noche para vender pañuelos. Lamentablemente, a menos que mejore la seguridad en el Sinaí, parece que Karim seguirá vendiendo pañuelos durante muchas más noches venideras.

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “Sinaí duramente golpeada por el problema del trabajo infantil de Egipto”

Dejar una respuesta