Al-Hudayda (Yemen): La peor pesadilla de un niño

Publicado el Por Diana Alghoul (author)

Lugar(es): Al-Hudayda, Yemen

Saná, Yemen. 20 de Octubre de 2016. Niños yemeníes participan en la ceremonia de conmemoración del 53 aniversario de la independencia de Yemen en la plaza Tahrir de Saná
Saná, Yemen. 20 de Octubre de 2016. Niños yemeníes participan en la ceremonia de conmemoración del 53 aniversario de la independencia de Yemen en la plaza Tahrir de Saná

 

La provincia costera de Al-Hudaydah en Yemen, es bien conocida por su rica historia y su famoso puerto, que ha visto pasar varias guerras desde su fundación. Es una ciudad única en el sentido de que, comparada con otras ciudades yemeníes como Saná, durante la última mitad del siglo XX su patrimonio arquitectónico ha permanecido desconocido. La ciudad portuaria de Al-Hudaydah, en cambio, era más conocida por sus restaurantes especializados en deliciosos platos de pescado. Era además famosa por sus impresionantes vistas al Mar Rojo y su grandioso puerto, que exportaba la cultura yemení al resto del mundo.

La infraestructura de la ciudad de Al Hudaydah es relativamente especial en comparación con la del resto de Yemen, ya que no es una exponente de la antiquísima historia del país. Después de que en 1961 un incendio destruyera la mayor parte de la ciudad, ésta fue reconstruida con ayuda de la Unión Soviética, quien no tuvo en cuenta la rehabilitación de sus monumentos históricos, al no considerarlos importantes.

Su puerto, que antes de la guerra actualmente en curso era el segundo más grande de Yemen, después del que está situado en el estrecho de Bab al-Mandeb, en la ciudad de Adén, fue desarrollado por al administración otomana a mitad del siglo XIX. Si bien su ubicación fue pensada para ocupar un lugar estratégico, al mismo tiempo el puerto era relativamente pequeño y tenía unas capacidades muy limitadas. Más tarde, durante la la Primera Guerra Mundial, este puerto fue usado por las fuerzas alemanas para retransmitir sus comunicaciones por radio entre Estambul y las zonas del este de África que Alemania había colonizado. Fue utilizado, además, para difundir propaganda pro-alemana a estas colonias. Las fuerzas británicas y francesas también encontraron sus usos al puerto, mientras que los italianos impusieron un bloqueo naval sobre el mismo durante la guerra entre Italia y Turquía de principios del siglo XX.

Las secuelas de la guerra de Al-Hudaydah continúan hasta el día de hoy. A causa de la guerra actual, la ciudad está sufriendo una de las más graves crisis humanitarias dentro del propio Yemen. En la segunda semana de Octubre de 2014, un mes después del alzamiento de los hutíes del 21 de Septiembre, las fuerzas rebeldes habían avanzado lo suficiente como para tomar todos los puntos de acceso a Al-Hudaydah e incluso consiguieron hacerse con el control del aeropuerto. Los hutíes encontraron aquí muy poca resistencia. Esto comenzó a constituir una gran preocupación para Arabia Saudí, especialmente teniendo en cuenta la posición estratégica de la ciudad.

El hecho de que Al-Hudaydah esté situada en las costas del Mar Rojo, justo enfrente de Eritrea, le da a su puerto un valor geoestratégico crucial. Su ruta marítima además lleva directamente hasta la frontera saudí, que está tan solo a 200 kilómetros. A menudo se olvida que el santuario marítimo de las islas Farasán, pertenecientes a Arabia Saudí, y una de las principales reservas de biodiversidad del Mar Rojo, está situado a tan solo 300 kilómetros del puerto de Al-Hudaydah. La presencia directa de tropas hutíes en Al-Hudayda, por lo tanto, resultaba un motivo de gran preocupación para los dirigentes saudíes.

El hecho de que ya en el pasado buques iraníes hayan sido capturados en este puerto cargados de armas, presuntamente para los hutíes, contribuyó a aumentar las reservas de los saudíes en torno a la captura de Al-Hudaydah por parte de los rebeldes yemeníes. Por tanto, cuando la coalición militar liderada por Arabia Saudí comenzó su intervención en Marzo de 2015, Al-Hudaydah se convirtió en objeto de ataques aéreos masivos que terminaron por arrasar con sus infraestructuras civiles. En Agosto de 2015, el puerto de Al-Hudaydah se encontraba seriamente dañado, y en Octubre del mismo año se decretó oficialmente su cierre.

Según UNICEF, en torno a 100.000 niños se encuentran en estado de desnutrición en Al-Hudaydah actualmente, comparados con los 23.000 que se encontraban en esta situación antes de que comenzara la guerra, en Marzo del año pasado. De media, la actividad pesquera ha disminuido en Al-Hudaydah en un 75% desde que comenzara la guerra, y el precio de los alimentos ha aumentado una media del 60%, lo que significa que es tan difícil conseguir comida como dinero para comprarla.

El total de niños pasando hambre en Yemen se estima en unos 370.000, lo que significa que en torno a un tercio de los niños desnutridos de Yemen residen en Al-Hudaydah. Las imágenes de niños desnutridos han circulado por las redes sociales durante las últimas semanas. La foto de un niño en particular, Salim Ali Al-Salim, de cinco años de edad, ha llamado la atención de las gentes de todo el mundo.

Sus ojos miran impotentes a la cámara que inmortaliza su cuerpo esquelético para que lo vea el mundo. Si bien Salim fue posteriormente ingresado en el hospital y actualmente se encuentra recuperándose, no debemos olvidar que hay otros 100.000 niños yemeníes tan desnutridos como Salim.

Este verano, los hospitales de Al-Hudaydah han confirmado haber alcanzado el máximo de muertes debido a enfermedades provocadas por la ola de calor de Junio. Debido a que en esa época no había electricidad para mantener un sistema de ventilación o refrigeración, aquéllos que consiguieron aprovisionarse de alimentos no pudieron conservarlos en buenas condiciones. Si no era el hambre lo que mataba a la gente, el calor se encargaba de hacerlo.

“Estos niños tienen diez veces más probabilidades de morir comparados con sus iguales sanos si no son tratados a tiempo”, me contaba Mohammed Al-Asadi, un periodista yemení que trabaja como especialista en comunicación y medios para UNICEF. “Nosotros (UNICEF) hemos ampliado nuestras acciones en Al-Hudaydah para cubrir las 399 instalaciones sanitarias en todos los distritos de la ciudad. También hemos desplegado equipos móviles para proveer de servicios sanitarios y nutricionales básicos para los niños y sus madres”, explica Al-Asadi.

A pesar de los esfuerzos realizados por la comunidad internacional, la crisis aún persiste y los niños y niñas de Al-Hudaydah, al igual que en otras partes de Yemen, son castigados por los mismos políticos que dicen luchar por su liberación. Si bien los proyectos de cooperación y el activismo pueden aliviar su sufrimiento, no debemos olvidar que sólo hay dos cosas que pueden acabar definitivamente con el sufrimiento de estos niños: la paz y la justicia.

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “Al-Hudayda (Yemen): La peor pesadilla de un niño”

Dejar una respuesta