Ashura en el Líbano: Donar sangre en lugar de derramarla

Publicado el Por Chloé Domat (author), Arabia Watch (author)

Lugar(es): Beirut, Líbano

Libaneses chiíes conmemoran la batalla de Karbala, en un barrio de Beirut, el domingo (fotografía: Chloe Domat                                  )
Libaneses chiíes conmemoran la batalla de Karbala, en un barrio de Beirut, el domingo (fotografía: Chloe Domat )

 

El domingo, miles de libaneses de todas las edades se reunieron en procesiones para conmemorar la muerte del imán Hussein, nieto del profeta Mahoma, y la batalla de Karbala.

Mientras un clérigo relata la historia de la matanza de la batalla en el año 680, la gente camina por las calles vistiendo ropa negra y cintas en la cabeza que evocan la gloria de Hussein y su hermana, Zaynab.

Para los creyentes chiíes, este es un momento muy emotivo. Algunos lloran mientras que otros recrean el martirio golpeándose a sí mismos con una espada hasta sangrar.  

"¡Tomadme una foto!" grita Ali, corriendo hacia un grupo de periodistas con la frente sangrando.

"Quería sangrar porque amo a Hussein, lo hago todos los años, quiero sentir su dolor", dice el joven de 19 años, estudiante de un barrio en el sur de Beirut.

Pero la cara ensangrentada de Ali atrajo a los fotógrafos más curiosidad que simpatía, incluso dentro de la comunidad chií, muchos desaprueban el acto de autoflagelación.

"Eso es sólo para lucirse", dijo Ali Awad, un diseñador gráfico de 26 años, que participa en el desfile coordinado por el partido Amal todos los años.

"La Ashura no se trata de esto, e incluso se pueden transmitir enfermedades cuando las personas comparten la misma espada" dijo, agregando que nunca ha participado en el controvertido acto.  

Esta tradición, conocida como tatbir, a menudo ha sido motivo de división.

En 1994, el Líder Supremo de Irán, Ali Jamenei, emitió un decreto contra la automutilación, describiendo la práctica como "contra la religión".

Pero continúa llevándose a cabo en partes de Irak, así como por parte de miembros de las comunidades chiíes de Baréin y Turquía.

 

Donación de sangre en sustitución del autoflagelo

En el Líbano, el líder de Hezbolá, Hassan Nasrallah, se ha pronunciado en contra del tatbir en varias ocasiones.

A pocas calles de donde Ali presumía de su sangre ante los periodistas, el desfile de Hezbolá estaba libre de sangre. Los creyentes simplemente ponen sus manos sobre su pecho mientras se cantan.

"Aquí nunca nos hacemos sangrar a nosotros mismos. Está en contra de la religión. Dios no nos dice que hagamos eso, tampoco lo hizo Hussein, y Hezbolá lo prohíbe", dijo Hussein, un joven oficial de aduanas que estaba observando el desfile desde una azotea.

Por Ashura, Hezbolá anima a sus seguidores a donar sangre por una buena causa en lugar de derramarla.

"Cada año, voy y dono mi sangre a una asociación o un hospital que lo necesite. Mucha gente hace lo mismo, demasiados, de hecho," dijo Hussein.

"Esta vez me preguntaron si podía esperar unos días porque estaban recibiendo suficiente sangre de mi tipo", dijo.

 

Una tendencia creciente

Ashura es de lejos el día con mayor donaciones de sangre en todo el país.

“Donner Sang Compter” y “Quién es Hussein” son dos ONG que organizan la donación de sangre en el barrio del sur de Beirut de Haret Hreik, este año batiendo su récord, recibieron 300 donaciones en tan sólo unas horas.

"Cada año recibimos más", dijo Nour Bazzi, presidente de  Donner Sang Compter en Haret Hreik.

Las donaciones serán transferidos a la Universidad Americana del hospital de Beirut. El hospital tiene un gran departamento de tratamiento contra el cáncer, donde los pacientes y en particular los niños están en constante necesidad de sangre.

"Nos aprovechamos de Ashura porque es un día en que la gente se siente muy sensible y quieren donar, y en los hospitales existe una necesidad real de unidades de sangre", dijo Hala Smain, uno de los técnicos del hospital a cargo de recibir a los donantes.

En el Líbano, no hay ningún Banco central de sangre. Los pacientes tienen que depender de sus familiares para encontrar la sangre que necesitan de donantes privados o, en algunos casos, del mercado negro. La Cruz Roja, hospitales y organizaciones no gubernamentales han estado trabajando durante años para fomentar la donación de sangre voluntaria y anónima.

"Esperamos que a medida que pasan los años, cambie la mentalidad y en lugar de sólo dar la sangre cuando sea llamado por un pariente, vemos más y más donaciones voluntarias como estas", dijo.

La campaña de donación de sangre del domingo fue organizada en uno de los edificios del Ayuntamiento. La gente del barrio se aglomeró en la entrada para cumplimentar los formularios para convertirse en donantes.

"Quiero cambiar la imagen que las personas tienen acerca de mi religión Los medios siempre muestran imágenes de rostros ensangrentados en Ashura pero existe otra cara de eso", dijo Ghadir Hamadi, un estudiante de periodismo de 20 años mientras esperaba para donar sangre.

"Hay dos escuelas de pensamiento cuando se trata de Ashura; algunas personas quieren derramar sangre en las calles, otros quieren darla por una buena causa", dijo.

Mahmoud Zeineddine, un hombre de 29 años del barrio que donaba sangre por 5º año, dijo: "Hussein dio su sangre por nosotros, esto es algo que hay que respetar".

“Nuestro papel es también que nuestra sangre sea útil, y no tirarla por la calle para que se vaya a la basura".

 
 

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “Ashura en el Líbano: Donar sangre en lugar de derramarla”

Dejar una respuesta