Tequila 'on the rocks'; la fiesta del príncipe heredero de Arabia Saudita en Hollywood

Publicado el Por Arabia Watch (author)

Lugar(es): Los Ángeles, Estados Unidos

El actor de Hollywood y el príncipe heredero saudí se reunieron en una fiesta en la mansión del magnate Rupert Murdoch
El actor de Hollywood y el príncipe heredero saudí se reunieron en una fiesta en la mansión del magnate Rupert Murdoch

 

Fue, de acuerdo con “The rock”, Dwayne Johnson, una "noche histórica" en Hollywood, cuando Mohammed bin Salman se codeó con una serie de celebridades en una fiesta durante su viaje a Hollywood. Pero su reciente y famoso amigo filtró más detalles: se sirvió tequila, y el príncipe heredero de Arabia Saudita conseguiría más durante otra ronda en Riad.

El revelador mensaje en Instagram amenazaba con descarrilar los últimos esfuerzos de relaciones públicas del líder de facto de Arabia Saudita, y el actor tuvo que editar su publicación y cambió la oferta de tomar otro tequila en Arabia Saudita por “por suerte, traje mi propio tequila”.

La visita de la tarde del miércoles fue parte de la gira de dos semanas de bin Salman en Estados Unidos, y aparentemente se centró en asegurar contratos en Hollywood para complementar su ‘liberalización’ de la industria del cine en Arabia Saudita, pero el foco de atención de los medios se centró en una fiesta en la casa del magnate de los medios Rupert Murdoch en la que la lista de invitados incluyó a The rock, Morgan Freeman y el director James Cameron.

La apresurada edición de la publicación en Instagram dejó un sabor amargo en la boca de muchos preocupados por las inclinaciones del príncipe. El alcohol está estrictamente prohibido en Arabia Saudita, y su posesión se castiga con cientos de latigazos.

La publicación del actor calificó la fiesta como una "noche histórica" durante la cual Bin Salman habló de "sus puntos de vista muy arraigados, pero modernos sobre el mundo, y sin duda el crecimiento positivo de su país".

Inicialmente concluyó indicando que él estaba pensando en realizar su primera visita a Arabia Saudita y estaba seguro de que llevaría su mejor tequila para compartir con bin Salman y su familia.

Johnson modificó posteriormente su mensaje y escribió "Por suerte, traje mi propio tequila", en un posible intento de disipar las sospechas de que bin Salman podría haber bebido alcohol durante la noche, durante la cual también se ha filtrado que se sirvió vino de las bodegas Murdoch durante la cena.

Bin Salman, según se ha informado, ha tratado una serie de acuerdos durante su visita a Estados Unidos, incluyendo acuerdos sobre el gigante petrolero Aramco, contratos con Google, y con el gigante de defensa Raytheon.

Pero el ablandamiento planificado de Arabia Saudita de las restricciones sobre el entretenimiento es lo que ha despertado el interés de Hollywood, los magnates de la industria, según los informes, han estado ansiosos de sacar provecho de un mercado sin explotar lleno de consumidores con alto poder adquisitivo.

De acuerdo con el diario Los Angeles Times, bin Salman se reunió con Ari Emanuel, el jefe ejecutivo de entretenimiento Endeavour y con Bob Iger de Walt Disney, además de con Murdoch, durante su visita a Los Ángeles.

Según los informes, el Fondo de Inversión Pública de Arabia Saudita podría comprar una participación del 10% en Endeavour valorada en $400 millones. El país del Golfo también está buscando activamente acuerdos con las compañías de entretenimiento, dos semanas antes de que el reino, según lo previsto, abra su primer cine en 35 años.

AMC Entertainment ha conseguido la primera licencia para operar salas de cine, incluyendo la primera sala de cine en Riad, el 18 de abril, con el gigante estadounidense anunciando que espera abrir 100 salas de cine en 25 ciudades saudíes en 2030, según informó el miércoles Los Angeles Times.

Mientras tanto, el Cirque du Soleil anunció esta semana que llevaría su espectáculo a Arabia Saudita por primera vez en septiembre.

Bin Salman ha llevado a cabo una serie de reformas sociales, como permitir a las mujeres conducir y el levantamiento de la prohibición de 35 años en salas de cine en su intento de llevar a Arabia Saudita hacia una forma más "moderada" del Islam.

Sin embargo, los observadores y los grupos de derechos humanos dicen que Arabia Saudita todavía tiene un historial terrible de derechos humanos y está involucrado en un conflicto devastador en Yemen.

"La mejor maquinaria de relaciones públicas en el mundo no pueden pasar por alto el pésimo historial de derechos humanos de Arabia Saudita", dijo Samah Hadid, director de Amnistía Internacional Oriente Medio.

"Si el príncipe Mohammed bin Salman realmente tiene la intención de ser un 'reformador' debe poner fin a la represión sistemática de las mujeres, las minorías y los defensores de derechos humanos, ordenar la liberación inmediata e incondicional de todos los presos de conciencia, y poner fin a la utilización de la pena de muerte", añadió.

Arabia Saudita ha experimentado un ligero deshielo en los derechos de las mujeres en los últimos años, alineados con los planes del príncipe de mostrar una cara más abierta a la comunidad internacional; sin embargo, la tasa de ejecuciones se ha duplicado desde que bin Salman fue nombrado príncipe heredero en 2017, según el grupo de derechos Reprieve.

El reino también ha sido acusado de utilizar su draconiana legislación antiterrorista en contra de activistas pacíficos y blogueros pro democráticos.

Arabia Saudita también está acusado de matar a miles de civiles en Yemen, donde bin Salman, que también es ministro de Defensa, emprendió una operación militar hace tres años.



 

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “Tequila 'on the rocks'; la fiesta del príncipe heredero de Arabia Saudita en Hollywood”

Dejar una respuesta