El trabajo infantil ha aumentado debido a la indigencia en el sur de Siria

Publicado el Por Arabia Watch (author), Abo Bakr al Haj Ali (author)

Lugar(es): Daraa

El gobierno estima que alrededor de 30.000 niños sirios trabajan en Jordania para apoyar a sus familias (fotografía: AFP)
El gobierno estima que alrededor de 30.000 niños sirios trabajan en Jordania para apoyar a sus familias (fotografía: AFP)

  

Agazapados en callejones y al lado de carreteras, los niños de Daraa venden lo que pueden sostener en las manos, desde combustible hasta dulces o pasteles a los coches que pasan.

En Daraa, hay un número creciente de niños que están trabajando en tiendas de comestibles y tiendas de reparación de automóviles y bicicletas, lugares de trabajo peligrosos donde están expuestos a maquinaria pesada y materiales tóxicos.

El trabajo infantil no es un fenómeno nuevo en Deraa, en el sur de Siria, pero ha aumentado dramáticamente en los últimos tiempos ya que muchas familias han perdido al sustentador de la familia debido a los bombardeos o los enfrentamientos. Ahora son los niños quienes apoyan a la familia. En muchos casos, las escuelas han sido destruidas o es demasiado peligroso asistir, por lo que muchos niños no tienen ninguna escuela a la que acudir porque las que funcionan están a rebosar y no pueden aceptar más niños. Un aumento en el costo de vida y la escasez, a medida que la situación en la región se deteriora, han agravado el problema.

‘Muchos de los niños que han abandonado la escuela lo han hecho debido a las duras condiciones en Siria en estos momentos. A menudo porque las escuelas fueron destruidas en bombardeos y enfrentamientos, y sé que muchos niños se ven obligados a trabajar al morir el sustentador de la familia, tienen que trabajar para mantener a su familia y a ellos mismos’, dice Fátima, una profesora en una escuela primaria cerca de Deraa.

Los niños asumen grandes responsabilidades trabajando, trabajando largas horas, a veces más de 12 horas al día, y con frecuencia hacen trabajos que los adultos no quieren. Trabajan en lugares tan visibles que se ha acabado normalizando el trabajo infantil, hasta el punto de ser algo común.

Un niño de 13 años, llamado Omar, se vió obligado a comenzar a trabajar cuando su padre fue asesinado, las duras condiciones para los 7 miembros de la familia que quedaron no dejaron otra opción a Omar y dejó la escuela para trabajar en un puesto en la calle vendiendo pasteles.

‘Mi padre murió en un bombardeo aéreo y no hay nadie que mantenga a mi familia, así que tengo que trabajar’, dijo.

Según activistas en la provincia de Deraa, en estos momentos hay más de 3.000 niños trabajando, la mayoría menores de 16 años. La mayor parte de ellos trabaja en condiciones muy difíciles, sin nada que les proteja del calor o el frío. Además de las largas horas de trabajo, la amenaza más grave son los bombardeos diarios que ponen en riesgo sus vidas.

 

30.000 niños sirios trabajan en Jordania

El problema del trabajo infantil en Siria no se limita a las fronteras del país. Mientras ola tras ola de refugiados sirios han inundado Jordania, más y más niños trabajan en lugar de ir a la escuela. El trabajo infantil es el mayor problema de protección para los niños en Jordania. Según el gobierno, cerca de 30.000 niños sirios están trabajando actualmente en Jordania. Además, las estimaciones recientes del gobierno indican que entre el 60-70% de los niños que trabajan en Jordania son sirios.

Las agencias humanitarias dicen que piensan que el trabajo infantil no se reporta en Jordania, los refugiados sirios temen que les perjudique, y las cifras del Ministerio de Trabajo no son reales.

De acuerdo con los informes emitidos por el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), el principal impulsor de trabajo infantil de niños sirios en Jordania es la necesidad financiera, muchas veces es más fácil que trabaje un niño que un adulto, porque los mayores de edad necesitan un permiso de trabajo, y los niños pueden escapar más fácilmente de estas regulaciones.

En un campamento de refugiados cerca de la ciudad jordana de Mafraq, los niños son los trabajadores más visibles. Se puede ver a muchos niños y adolescentes vendiendo, limpiando, dedicándose al contrabando de mercancías, de pie en las filas -algunas personas les pagan por hacer la fila- o haciendo trabajos de construcción.

El mismo informe de ACNUR, encontró que en las familias con niños que trabajan el 47% de los ingresos provienen de ellos, y que en un 15% de las familias, la principal fuente de ingresos era el trabajo infantil.

A pesar de los altos riesgos en muchos de los trabajos que los niños realizan, en Jordania, al menos, están a salvo de los peligros indiscriminados de la guerra. Para aquellos niños que permanecen en Siria y trabajan en las calles , el campo o los talleres mecánicos, los riesgos y responsabilidades en su vida diaria son enormes, y nadie sabe cómo o cuándo terminarán.

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “El trabajo infantil ha aumentado debido a la indigencia en el sur de Siria”

Dejar una respuesta