Los manifestantes palestinos exigen el fin del brutal trato a manos de la AP

Publicado el Por Agencias / Arwa Desk (author), Shatha Hammad (author)

Lugar(es):

Jamal Karameh, un ex prisionero palestino, golpeado por las fuerzas de seguridad de la AP en Hebrón durante una protesta, el 14 de diciembre (AFP)
Jamal Karameh, un ex prisionero palestino, golpeado por las fuerzas de seguridad de la AP en Hebrón durante una protesta, el 14 de diciembre (AFP)

HEBRÓN, ocupada Cisjordania: los dientes de Jamal Karameh se cayeron cuando miembros de las fuerzas de la Autoridad Palestina lo atacaron con porras en la ciudad sureña de Hebrón, en la ocupada Cisjordania, el 14 de diciembre.

Karameh, de 50 años, participaba en una marcha pacífica contra el aumento de las operaciones militares israelíes en las ciudades de Cisjordania la semana pasada. Se planificó que la protesta partiese del centro de Hebrón y se dirigiera hacia Bab-al-Zawiya, a unos 2 km.

Karameh lucía una chaqueta formal azul marino, camisa blanca y corbata roja; planeaba asistir a la boda de un pariente después de la marcha, que tuvo lugar después de las oraciones del viernes.

Dijo a Middle East Eye que cuando los miembros de las fuerzas de seguridad comenzaron a reprimir la marcha, lo arrastraron y trataron de empujarlo hacia un vehículo civil. Cuando intentó resistirse, lo rodearon y lo golpearon por todo el cuerpo, incluida la cabeza, con porras.

Momentos después, su esposa Hanaa corrió hacia ellos y se arrojó sobre su esposo, tratando de protegerlo y esperando bloquear los golpes.

A Karameh, quien pasó años en cárceles israelíes, y ha sido arrestado y convocado por los servicios de seguridad de la Autoridad Palestina en varias ocasiones, el ejército israelí allanó su casa por la noche en octubre.

La hija de Karameh, Janeh, dijo en un mensaje de Facebook que el ataque de las fuerzas de la AP a su padre le recordaron el ataque y arresto de su padre y su madre por parte de Israel y la paliza de su hermano.

Karameh dijo a Middle East Eye que su hijo de 12 años estaba con él cuando ocurrió el ataque de la AP.

 

‘No les importó'

“A ellos no les importó, y continuaron pegándome hasta que un grupo de periodistas se dio cuenta y se apresuró a documentar el asalto. En ese momento, las fuerzas de seguridad se detuvieron ", y agregó que tiene cardenales en todo el cuerpo y sufrió cortes en la cabeza, y algunos de sus dientes inferiores y superiores se cayeron.

Karameh no fue el único que fue agredido durante la dispersión de la marcha por parte de la AP, en la que habían participado docenas, para conmemorar el 31 aniversario de la fundación de Hamás, el grupo de resistencia armada con sede en Gaza.

Las fuerzas de la Autoridad Palestina procedieron a atacar a mujeres y niños que participaban en la marcha e impidieron a los periodistas filmar y tomar fotografías, dicen testigos.

Sari Jaradat, un periodista que estaba cubriendo la marcha, dijo que decenas de fuerzas de seguridad palestinas fueron desplegadas en el área y la declararon una zona militar cerrada, a pesar de que no hay razón para hacerlo.

“Fue una marcha pacífica y los participantes no superaron más de 50 personas, incluidas muchas mujeres y niños.

"Marcharon durante unos 50 metros antes de que las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina comenzaran a lanzar bombas de sonido directamente a las personas. Luego comenzaron a atacar a los hombres, golpearlos y arrestarlos", dijo Jaradat a MEE.

El periodista explicó que las fuerzas de seguridad rodearon a los medios y los amenazaron con no acercarse ni grabar.

Los periodistas que trabajaban para medios gubernamentales estaban dispuestos a obstruir el trabajo de otros periodistas frente a sus cámaras y bloqueando la visibilidad, dijo Jaradat.

Otro reportero local en la escena, Abdulmohsen Shalalda, dijo que mientras cubría el asalto de Karameh, dos agentes de seguridad lo arrastraron y lo golpearon con porras. Trataron de empujarlo hacia un vehículo cercano con la esperanza de arrestarlo.

"Cuando la situación se volvió más tensa, y el ataque a Karameh se intensificó, me dejaron y corrieron hacia él", dijo Shalalda a MEE.

 

Muchos detenidos

Del mismo modo, Malek al-Jaabari, un estudiante de medios de comunicación que se está entrenando en una estación de medios local, fue sometido a un asalto, que terminó con su arresto. Jaabari fue liberado después de más de dos horas.

“Vi a más de 20 hombres en el centro de detención, incluidos hombres ancianos, que habían sido arrestados durante la represión de la marcha. "La mayoría de ellos fueron arrestados por hombres vestidos de civil que los llevaron a la estación en coches civiles", dijo Jaabari a MEE.

Pero el uso excesivo de la fuerza por parte de la Autoridad Palestina no solo ocurrió en Hebrón. En la ciudad norteña de Nablus, las fuerzas de seguridad aplastaron una marcha similar el mismo día e impidieron a los periodistas cubrir el evento.

A principios de este año, en junio, una marcha en la ciudad de Ramala para exigir el levantamiento de las sanciones impuestas por el presidente Mahmoud Abbas en la Franja de Gaza tuvo un destino similar. En ese momento, las fuerzas de la Autoridad Palestina impidieron que la manifestación alcanzara el recinto presidencial de la Autoridad Palestina y la sede de la Organización de Liberación de Palestina.

El partido político del Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP) respondió a las acciones de la Autoridad Palestina contra los mítines en Hebrón y Nablus, en una declaración que decía que los asaltos eran "una vergüenza para el liderazgo de la Autoridad Palestina y sus servicios de seguridad".

El partido pidió a los servicios de seguridad que proporcionen protección al pueblo palestino mediante la prevención de los ataques del ejército y los colonos israelíes, en lugar de restringir las libertades y reprimir las protestas pacíficas.

 

Se exige una investigación

El Colegio de Abogados de Palestina también condenó la respuesta de la Autoridad Palestina. En una declaración el 14 de diciembre, la asociación instó al partido político gobernante Fatah a investigar los hechos, destacando que la libertad de reunión y expresión están garantizadas por la ley básica y no deben violarse bajo ninguna circunstancia.

Majed Arouri, periodista especializado en derechos humanos y leyes, dijo que la libertad de expresión debe protegerse a toda costa, incluso en situaciones de emergencia.

Le dijo a MEE que la protesta pacífica, como la de Hebrón, no constituye ninguna justificación para el uso de la violencia y la fuerza excesiva por parte de las fuerzas de la AP.

"La represión que tuvo lugar en Hebrón confirma que las fuerzas de seguridad usaron una fuerza extrema, que requiere investigación porque es un indicador preocupante de la realidad de la libertad de expresión en Palestina", dijo Arouri.

Según la ley palestina, la continuación de Arouri, la libertad de expresión está plenamente garantizada, incluido el derecho a reunirse y protestar pacíficamente. "Lo que se requiere de las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina es proteger estos mítines y no restringirlos ni usar la fuerza contra ellos".

Las fuerzas de seguridad defendieron sus acciones y dijeron que las marchas tenían como objetivo criticar a la Autoridad Palestina y su presidente, Mahmoud Abbas.

 

La AP defiende las medidas

En declaraciones a los medios de comunicación, el portavoz de las fuerzas de seguridad Adnan Damiri dijo que las porras y las bombas de sonido no son herramientas violentas y que, por lo tanto, no se usó la fuerza en la supresión de las marchas.

La razón por la que la Autoridad Palestina reprimió la marcha, dijo Dmairi, es que "fue convocada por Hamás contra la Autoridad Palestina y no contra la ocupación".

"¿Cómo podemos quedarnos callados cuando hay una invitación para una marcha contra la Autoridad Palestina y las fuerzas de seguridad?", dijo, pero agregó que habría una investigación sobre cualquier queja contra los agentes de seguridad.

El lunes, las organizaciones de la sociedad civil se reunieron con el primer ministro de la Autoridad Palestina, Rami Hamdallah, solicitando que el gobierno respete la libertad de expresión como lo garantiza la ley palestina.

Arouri dijo que Hamdallah prometió abrir una investigación sobre los hechos.

En declaraciones a MEE, Khalil Assaf, jefe del Consorcio de Palestinos Independientes, una asociación popular de empresarios y académicos, dijo: “Lo que ocurrió en Nablus y Hebrón no tiene justificación. Es un derecho del pueblo expresar sus pensamientos y sentimientos, y es un derecho protegido en la legislación palestina y en los tratados internacionales.

"Un agente de seguridad debe mantener la ley y no violarla”.

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “Los manifestantes palestinos exigen el fin del brutal trato a manos de la AP”

Dejar una respuesta